Últimas noticias

Granados negó ante el juez haber tenido negocios con Marjaliza «ni con nadie»

Granados negó ante el juez haber tenido negocios con Marjaliza «ni con nadie»

«Firmé papeles en blanco porque en los bancos suizos nunca firmas impresos rellenos», declaró

Por primera vez han salido a la luz las declaraciones de los implicados en la operación Púnica. Hemos tenido acceso a más de 150 horas de interrogatorios en las que los acusados se explican ante el juez. Francisco Granados que fue mano derecha de Esperanza Aguirre en Madrid niega haber recibido comisiones pero sí reconoce tener una cuenta en Suiza.

El exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, imputado en el caso Púnica como presunto cerebro de la trama, aseguró en su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco que nunca tuvo negocios «ni con el señor Marjaliza ni con nadie», aunque al mismo tiempo reconoció haber traspasado a este constructor una cuenta bancaria en suiza en el año 2000, con unos fondos de entre 320.000 y 340.000 euros. «Firmé papeles en blanco porque en los bancos suizos nunca firmas los impresos rellenos», dijo.

«No hice ningún ingreso, no dispuse de ninguna cantidad hasta que en el año 2006 el señor Marjaliza me comunica que quiere transferir su dinero a otro banco que no sé cuál es y que el banco Paribas le pedía mi firma y firmé papeles, siempre en blanco porque en los bancos suizos nunca firmas los impresos rellenos», declaró Granados ante el magistrado el pasado 31 de octubre.

En su declaración judicial Granados explicó que abrió una cuenta en el Crédit Lyonnais en 1994 «con un poco de dinero» que le dio su padre, «algunas de las remuneraciones» que tenía como director de Análisis Financiero de Société Générale y «lo que iba operando en Bolsa». «Sobre todo con el semaneo, con el que haces una inversión y no liquidas hasta la semana. Puedes invertir mucho con poco dinero», explica.

En 1999, según su versión, cambió los fondos a la entidad Paribás porque su gestor cambió de trabajo aunque, al ganar las elecciones y convertirse en alcalde de Valdemoro, solicitó el cierre de la cuenta y que le devolvieran los fondos. «El banco me dijo que era muy complicado y en 2000 cambié la titularidad por la de David Marjaliza Villaseñor. El dinero dejó de ser mío en el año 2000», añade.

En ese momento Granados asegura que se desvinculó de este depósito. «Me olvidé de esa cuenta, no hice ningún ingreso, no dispuse de ninguna cantidad. En 2006 Marjaliza me dice que quiere transferir su dinero de una cuenta a otro banco que no sé cuál es y el Paribás le pedía mi firma. Me sorprendió porque pensaba que yo ya no figuraba ahí y después no he vuelto a saber nada», señala.

Marjaliza era «una persona con buena posición económica»

Según explica, fue el banco Paribás el que le obligó a cambiar la titularidad de la cuenta cuando quiso sacar el dinero que guardaba en ella. «Me dicen que si quiero dejar de ser cliente, busque a alguien que actúe de contraparte, que nos de a nosotros 50 millones (de pesetas) que le damos a usted y se queda de titular de la cuenta», argumenta Granados antes de apuntar que sus fondos se los devolvieron «en efectivo». «Y entonces yo me olvido», dice.

El exdirigente del PP madrileño, imputado por una decena de delitos de corrupción, tampoco sabe dar una explicación de por qué Marjaliza y él, así como sus respectivas mujeres, abrieron cuentas en Suiza al mismo tiempo.

«Yo nunca he viajado con el señor Marjaliza a ningún sitio. Yo no he abierto esa cuenta en Suiza ni con el señor Marjaliza, ni en el mismo momento que el señor Marjaliza ni nada parecido. Yo no voy a Suiza a abrir una cuenta, me la abre el gestor aquí», afirmó ante el magistrado Eloy Velasco.

Preguntado por qué escogió al constructor para que le sucediera como titular de esa cuenta, indica que se trataba de «una persona con una buena posición económica», lo cual era «conocido por su entorno social». «Le pregunté si estaba interesado y me dijo que estaba dispuesto», explica.

El juez también preguntó a Granados sobre posibles contrapartidas que David Marjaliza le habría otorgado a cambio de la cesión de esos fondos o de numerosas adjudicaciones en el municipio de Valdemoro, entre ellas la venta al constructor en 2007 de cuatro parcelas que procedían de la «herencia de su padre» por un valor superior en un 1.500 por ciento al de su precio de mercado.

Granados aseguró que no hubo «ninguna operación de compensación» y que la transacción de cada terreno rondó los 250.000 euros, «un 1.500 por ciento supondría un valor de 2.000 euros», antes de añadir que la operación se hizo «al precio del mercado».

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies