Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

OPINIÓN: Volver al Sur

OPINIÓN: Volver al Sur

Fran G. Adámas

Algunos pensaran que ya está todo el pescado vendido. Otros, que, ni tan siquiera tuvimos que agazaparnos tras el mostrador a recoger los desechos de pescado y menos habiendo sido “pescateros” en otras tierras, tal vez debimos tomar otro camino. Puede que de Madrid  para arriba, era un” KOTO PRIBADO”, como dirían ellos, para todo aquel que cargado con 850 g de hierro y plomo en su costado, tuviera la osadía de cruzar fronteras, de atravesar “mugas”, por la simple necesidad de dar de comer a su familia e incluso con la vena vocacional de hacer tu trabajo…y punto.

No pudo ser. Tras todos estos años se ha demostrado que el bando de “los vencidos”, supera en número al de” los vencedores “, paradójico, pero cierto. Probablemente estas palabras hagan que más de uno sienta mariposillas en el estomago, licuefacción  mental e incluso ¿por qué no?… se le escape un tímido gemido de placer al sentirse dentro de los del segundo bando. Pues nada a disfrutarlo. Ahora tenéis todo a vuestro favor: ya no hay tanto “hierro” por las calles, paseáis libres por ellas para poder corroborarlo, habéis cumplido vuestro cometido… sois HEROES DEL PUEBLO.

Enmarcaran vuestros nombres por doquier en las esquinas de calles y plazas. Inaugurareis casas del pueblo TAVERNAS…habrá homenajes, vítores, banderas tricolor, juegos rurales para chicos y grandes, TXISTORRAS sin fin y dulces típicos que sólo la AMATXO  sabe preparar. Y, tras toda una jornada eflúvica, borrachos de agradecimientos y palmaditas en la espalda, caeréis en brazos de Morfeo, plenos y satisfechos, con vuestra conciencia limpia, bueno, más bien turbia….

Nosotros, los otros, los vencidos, los que, lágrima a lágrima, van desgastando su vida y la de los que le rodean desde el principio de los tiempos, sumergidos  en el bucle de los recuerdos y la impotencia por la indecencia y la desidia de unos gobernantes que lejos, muy lejos, de colocarse y no sólo para la foto, tras la pancarta de EL DERECHO A LA VIDA, no hacen sino cumplir a pies juntillas una hoja de ruta marcada por el filo del hacha y la lengua bífida del terror. Lejos, muy lejos, de cumplir una ley-ya obsoleta-, hace cumplir la del interés y la de los que hoy se sientan en “poltronas” pagadas por todos y en otros tiempos empuñaban ese hacha con una mano y bebían del veneno de la serpiente escupiéndolo con saña y sin escrúpulos sobre hombres ,mujeres y niños.

Y nosotros, escudos de improperios, amenazas y agresiones, presos de vidas ajenas, también vencidos, vamos dejando sobre una mesa de despacho, nuestro trabajo; horas interminables al servicio de una llamada de teléfono, sin horas, sin minutos, sin mujeres ni hijos, sin cumpleaños, sin bautizos… compartiendo nuestra propia vida con otro, y llegado el caso de que alguno de estos, hoy homenajeados, decidiera segar de raíz su vida, ofrecer la nuestra  sin reparos. Porque así tenía que ser. Porque esa era nuestra misión. Porque nos pagaban por ello y mucho, demasiado, -según algunos-. Porque nuestras vidas si tenían precio, sus muertes…ninguno.

Hoy, cuando unos continúan sumidos en la algarabía de la victoria auspiciada por gobierno y gobernantes, leyes, legisladores y ejecutores de las mismas, impudorosos en decisiones y faltos  de humanidad, aunque sobrados de amiguismos y engordados a  intereses, sin ética y mucho menos sin moral. Otros ya en la franja de los 40 y subiendo, deambulamos por las calles, con la esperanza en nuestras mentes y decenas de Curriculum en las manos.

Mientras unos celebran la victoria, otros pensamos en volver. ¿A dónde?… a la tierra que nos vio nacer, a esa tierra que dejamos  sin presente y mucho menos con futuro. ¿A dónde?… ¿al Sur?… ¿al Este?… ¿al Oeste?… ¿quedarte?…¿emigrar?. Ya se encargan los mismos que por 33 monedas nos vendieron, de buscarnos país donde echar raíces, invitándonos sutilmente a que nos marchemos, que desengrosemos esa gran lista que ya la hubiera querido para él  Schindler, a que “emprendamos”, que hoy si no sabes Ingles o Alemán, no eres nadie.

¡Vete!.. ¡sal del país!… Aún puedes conseguirlo, solo tienes 47 años, has dedicado casi 20 años de tu vida a una profesión que te marca a hierro y plomo, y ahora simplemente… ESTORBAS.

Puede que vuelva al Sur.

Gracias Sres. gobernantes. Me deben ustedes 20 años.

A Protectores y Protegidos.

Fran González Adamas.

Otras noticias publicadas

1 Comentario

  1. A. A. R

    Tendrías que a ver emigrado hace tiempo ya. Igual que otros hicieron, volvieron a sus raíces porque nada les quedaba ya, tal vez algo o alguien te impida volver atras, que el amor a un pueblo que no te vio nacer te detenga, dice mucho de principios cual valiente pensamiento perturba tu descanso memorial, al igual que yo algún día te verás con el corazón lleno de más mierda que un container, y será entonces, no antes, cuando decidas regresar a tu querido pueblo estatal.

    Responder

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies