Últimas noticias

Réquiem por un puñado de árboles apeados

Les voy a contar un pequeño vicio. Es que en estos tiempos de fangosfera, demogresca y levantamiento de muros, leo los dos periódicos locales y alguno nacional. Es un ejercicio de aplicación del método científico a la construcción de mi espíritu crítico.

En el día de San Isidro, la entropía ha querido que dos titulares quedarán juntos. Y he preferido reír antes que llorar. En un diario estaba la noticia sobre el Arbola Fest, evento financiado con los fondos Next Generation, bosque de eventos que celebra la fuerza poética y simbólica de los árboles, una bucólica y pastoril definición.

Mientras en el otro diario leo la noticia sobre la tala/apeamiento de los árboles de la Cuesta de Beloso, con casi nocturnidad, alevosía y sin aviso previo, no fuera que los amantes de los árboles de la Plaza de la Cruz se encadenaran para su impedimento, o que los artistas de Arbola Fest hicieran una “perfomance”, o sea una representación in situ. Añadiendo más problemas al tráfico diario de la otra mítica cuesta pamplonesa.

Y había un tercer titular, un artículo de opinión sobre apear o talar. Este me trajo dos recuerdos , el primero sobre cómo adquirí la palabra apear en mi tierna infancia. Gracias a mi abuelo paterno, el cual debió aprender mucho en sus cinco años de “colegio” entre San Marcos de León, compañero en el espacio que no en el tiempo de D. Francisco de Quevedo, de ahí su ironía, y el fuerte en lo alto del Monte Ezcaba.

El segundo fue el artículo que hace unos meses solamente fue publicado en un diario digital, pues los dos de papel, no lo creyeron conveniente. En donde el Colegio Oficial de Biólogos, a través de su grupo de trabajo de Ecología Urbana mencionaba la polarización en torno a los árboles en nuestra ciudad y la falta de criterios técnicos en materia de medio ambiente de profesionales de verdad.

Posteriormente han sido publicadas bastantes cartas de convecinos hablando del tema, y criticando posiciones “ecologistas” y otras pidiendo opinión de voces “ecologeras”.

Como Vicedecano del COB, estoy cansado de reperirlo, aunque seguiré insistiendo, debe de ser cosa del gen resistente del abuelo, en el siguiente asunto. Usualmente cuando hay problemas de cualquier tipo técnico, se consulta a los “expertos” en la materia. Ya sea legal a los abogados, ya sea sanitario a los médicos y quizás a los veterinarios, ya sea de bosques a los ingenieros forestales, el trazado de obras públicas a los ingenieros del ramo, si es de finanzas  a los economistas. Podría seguir enumerando casos hasta el infinito y más allá. Sin embargo es muy llamativo y significativo que en temas medioambientales no se consulta o se pide opinión lo suficiente de  la voz de los profesionales cualificados que son los biólogos. O que a veces se nos silencie como con “Que los árboles no nos impidan ver el bosque”. Texto que sigue siendo de actualidad.

Los biólogos al hablar de Medio Ambiente, Ecología Urbana y Ciudad Verde no jugamos al ajedrez. Y nos gustaría que estos conceptos aparecieran en los proyectos de urbanismo de nuestra ciudad, en vez de los discursos políticos de “hunos y hotros”, que cual caballo de Atila todo lo arrasan, hasta las esculturas.

Hay una tercera cultura la que une ciencia (nos ayuda a resolverlos problemas) y humanidades (nos dice quienes somos y nos vacuna contra nuestra animalidad) y en el que incluyo la sostenibilidad, porque sin ella no habrá futuro para la especie humana.

Por último, quiero poner en valor las aportaciones de mis compañeros de profesión que realizan en las distintas comisiones y consejos de los gobiernos de Navarra y La Rioja y también en algún ayuntamiento, como el de Pamplona/Iruña. Siempre de manera desinteresada muchas veces sin ser tenidos en cuenta sus aportaciones y además sacando tiempo restándoselo a su ocio y al de estar con sus familias.

Un ejemplo nada habitual, con tanto asesor y puesto gubernamental con sueldos de seis cifras. Otro titular.

Es casi seguro, que este texto tampoco se publicará en papel y sólo el fiel medio digital lo hará. Como tampoco nadie acudirá al réquiem por los árboles apeados, también con fondos Next Generation. Contradicciones del sistema, independientemente de que su valor sea alto o bajo ecológica y medio ambientalmente.

Y ¡viva la sostenibilidad! No sabemos de qué, ni de quién. Pero lo verde vende. Ya lo decía el poeta ver que te quiero verde. Y el greenwashing (lavado ecológico) , todo lo blanquea, incluso en el nombre de algunos partidos, o el color de otros, o mejor debiera decir “verdea”.

Jesús Bodegas Frías. Vicedecano del Colegio Oficial de Biólogos

Artículo anterior Lo que nos une, llamados a la misión x la vocación

About The Author

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies