Últimas noticias

¡Cuando uno es fiel a sus valores la posibilidad de éxito es mayor!*

No es mía esta frase, pero bien la podría haber dicho yo, que la he escrito en muchas ocasiones, pero al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Es una reflexión de los cincuenta años de un ser creativo, de uno de nuestros grandes pueblos de Navarra: Peralta. Pueblo rico en tierras y en personas. Desde el sigo XI tenemos noticias de este pueblo en Navarra, cuando el rey García Ramírez les dijo a la Saga de los Peralta, que poblaran la “piedra alta”. Pues ahí, está este creador hijo y padre que han cumplido cincuenta años de una empresa que es modelo de trabajo y de creatividad: Jofemar.

Los valores, son aquellos motores emocionales y subjetivos que vamos aprendiendo a través de la vida y nos van llevando como hitos luminosos por caminos de felicidad, pero una felicidad subjetivo-objetiva, es decir que es intencional, aprendida y percibida desde nuestra infancia, en la familia, en la escuela y en todo lo que nos rodea -lo que hoy llaman las neurociencias: epigenética-. Esos valores, siendo fiel a ellos, el éxito y los fracasos son fuentes de felicidad; no lo dudemos.

Nos lo aclara muy bien padre e hijo en este cincuentenario de la empresa

(D.N.:9-VI-21): D. Félix Guinduláin Busto y su padre, también Félix y su madre Loly. Son noticias, son ejemplos vivos, son personas creativas, socialmente comprometidas y con unos valores e ideales que muchas veces han rayado en lo utópico y en lo imposible… ¡Eso es un modelo para seguir, máxime después de atravesar un desierto llamado pandemia! Es una noticia viva, de nuestra gente, de nuestros pueblos, de Navarra…que “tiran del carro del I+D+I “como garante del futuro para las siguientes generaciones. Quedarse quieto no es una opción. Cuando uno se mantiene fiel a sus valores y sabe a dónde quiere llegar, las posibilidades de éxito son mayores”.

Los valores son siempre positivos y enaltecen a las personas, son motores profundos de superación continua, donde gracias a la madurez personal, al optimismo, al amor que pones en las cosas que haces, a la lealtad a un mismo y al grupo social, el respeto que te mueve para poder seguir en la brecha, junto a la responsabilidad y solidaridad que supone una vida, una actividad, un trabajo, un empuje a pesar de lo errores, aprendiendo de ellos y siendo agradecidos; desarrollamos las fuerzaspara seguir creando, manteniendo, aprendiendo, modificando y generando vínculos emocionales con ese continuo sueño de seguir creciendo.

Por eso me ha parecido impresionante que a pesar de los avatares de esta pandemia, haya hombres y mujeres, autónomos y soñadores que sienten, que la vida cuando uno es “fiel a sus valores, la posibilidad de éxito es mayor”. Estos hechos y muchos más que no sería posible enumerarlos todos, hacen que la vida sea más vida, que valga la pena vivirla, que merece la pena esforzarse y ser solidarios, porque este mundo es una realidad de todos, no esperemos -¡no seamos miserables!-, que el gobierno nos resuelva la vida, la vida es nuestra y está en nuestra manos, y es posible -sin duda alguna-, salir ilesos o con alguna “tirita” pero no perder la ilusión, el optimismo inteligente que nos hace pensar que siempre hemos salido y saldremos de esta… ¡Esa es nuestra esperanza y nuestro futuro: soñar y trabajar, cada uno en lo suyo; pero haciendo gala de nuestros valores aprendidos en la familia, en la escuela, en la vida…!

Interpretemos, traduzcamos  y desarrollemos esos valores, para que sean útiles, importantes, den interés a nuestras acciones y sean quienes hagan brillar nuestros objetivos-ideales, y esta opción intencional de cada uno de nosotros, hace que dicha conducta-acción dé producto y éxito a nuestra existencia, y nos gustoo no, es fruto de un aprendizaje, de una experiencia, la existencia de un ideal que irradia al sujeto en todo su ámbito de trabajo y en el grupo social que se mueve.

No sé dónde leí esta reflexión que me ha hecho pensar más de una vez:

“Los tiempos difíciles crean hombres fuertes, los hombres fuertes crean tiempos fáciles. Los tiempos fáciles crean hombres débiles, los hombres débiles crean tiempos difíciles.”

Dr. Emilio Garrido Landívar, Catedrático de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos (CEU)

Artículo anterior ¡Reconquistemos el trabajo en la oficina!

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies