Últimas noticias

De un posible fraude electoral a la mentirij… Illa de un ministro “centenario”, candidato a tiempo parcial.-

Escribía mi artículo ayer, fecha que muy posiblemente quedará como histórica por las consecuencias, hoy imprevisibles, que puedan derivarse de unos resultados electorales que dejan no pocos indicios de que en las últimas elecciones USA se haya podido producir un fraude porque, cuando menos, se vieron cosas que no encajan demasiado (más votos que censo en algunos condados o estados, votos de fallecidos, desapariciones y apariciones “milagrosas” en números sorprendentes de cientos de miles de votos que dieron la vuelta al resultado de esas zonas, etc.). De nuevo, esta vez en el país más poderoso del mundo -no sé si seguirá siéndolo y ni siquiera si lo es todavía-, un golpe de Estado incruento en cuanto a vidas -de momento-, pero cruel en el medio y largo plazo, si no se remedia.  Parecido -a mi juicio-, pero a mayor escala por la trascendencia mundial y la importancia del país, a lo que se produjo en España con el atentado del 11M, que no buscaba otra cosa que un cambio de régimen y que fue cerrado en falso, algo que don José Mª Aznar parece que no alcanzó a ver entonces ni hoy, a juzgar por sus últimos comentarios a raíz de la penúltima estupidez del “vicedos” PabLenin Iglesias tras su periodo de hibernación en el que estuvo desaparecido y su nueva salida del tiesto al comparar al rebelde fugado, Pico del Monte, con los exiliados durante la Guerra Civil.

De nuevo, la mentira y la manipulación desde los medios afines a la izquierda, o sea, prácticamente todos en el mundo -algo no habrá hecho bien la derecha para esta soledad mediática mundial-, consiguieron su propósito. Entonces eran los “terroristas yihadistas con tres capas de calzoncillos”, por haberse alineado España con los EE. UU. en la Guerra de Irak, en la que no participó, pero se hizo ver como si sí y toda la SER y el grupo PRISA y esas televisiones que ya apuntaban, aparte de la TV “Espantosa” que Aznar tampoco se atrevió a limpiar debidamente -¿se atrevió a algo aparte de a hablar “catalán en la intimidad”, difuminar la Alta Inspección de Educación o suspender el Servicio Militar?- capitaneados por sus principales espadas, se lanzaron a difundir esa falacia y a crear opinión en el fácilmente manipulable españolito medio, hoy más abundante y mucho más medio, por no decir mediocre. Entre ellos los que hoy dirigen la información deportiva de la COPE, altavoz en España de la CEE que representa aquí al Vaticano, cuyo máximo representante parece que suscribe la Agenda 2030, se alinea en su “Laudato si” con esa otra falacia del cambio climático -no digo que no lo haya, porque el  clima es y será cambiante siempre, sino que lo venden como le interesa a los que mueven todo el tinglado y se enriquecen a su costa-, dice que “el comunismo es lo más parecido al cristianismo” o que “la inmigración está por encima de la seguridad de los países”, que puede que en parte estén sacadas de contexto, pero que podría haber evitado decirlas y con ello la polémica que parece gustarle. Ahora fueron los supuestos seguidores de Donald Trump que, si bien es cierto que no midió bien esa llamada a sus fieles a manifestarse ante el Capitolio el pasado 6 de Enero, algo no previsible en un reputado gestor como parecía ser el extravagante expresidente, por todas las fotos, vídeos y detenciones que se han visto, más que seguidores de Trump parecen Antifas de izquierda disfrazados como tales, algunos de ellos ya famosos por haberse manifestado precisamente contra él en el mes de Junio pasado en defensa del ultraizquierdista movimiento BLM -Black Lives Matter-. Pero si los medios dicen lo contrario, la “verdad” es la que ellos digan y no hay más que ver los silencios de los informativos españoles cuando la duda del resultado se imponía y la euforia “todos a una” cuando ese error de cálculo permitió dar la vuelta a la tortilla. Y es que, como decía el viejo profesor, Enrique Tierno Galván, cuyo aniversario de defunción se recordaba el martes y que a la izquierda tanto le gusta recordar como “el mejor alcalde de Madrid” -para ellos desbancó a Carlos III, hasta entonces considerado así-: “El poder es como un explosivo: o se maneja bien o estalla” y a Trump le estalló. Sin duda, esos poderes ignotos, entre los que se nombran a muchos organismos y personas, pero cuyo vértice se desconoce, yo al menos no sé quién pueda ser, no le perdonan su discurso en la ONU, uno de esos organismos que decía, si no el principal, del 24 de Septiembre de 2019, poco antes de que se pusiera en marcha el llamado COVID 19 -¿casualidad o causalidad?, ahí lo dejo para los expertos-: https://uy.usembassy.gov/es/discurso-del-presidente-trump-ante-la-74-a-sesion-de-la-asamblea-general-de-las-naciones-unidas/. Lo cierto es que el único responsable político importante que defendía los valores occidentales que conocemos y los principios cristianos en los que se basa, estorbaba y entre todos esos poderes fácticos y sus medios se lo cargaron. Que Dios nos ayude, pero deberíamos empezar por ayudarnos nosotros mismos. Y creo que viene a cuento para esto recordar el poema atribuido a Bertolt Brecht, que parece que se debe al pastor protestante alemán Martin Niemöller que dice en su versión lo que conviene tener muy presente en este tiempo convulso y de pretendido y cada vez más cercano cambio de civilización: Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista. Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron a buscar a los judíos, no pronuncié palabra, porque yo no era judío. Cuando finalmente vinieron a buscarme a mí, no había nadie más que pudiera protestar”. No sé si no estaremos ya a las puertas de ese Gran Reseteo que Monseñor Carlo Mª Viganó decía en su carta a Donald Trump del pasado 2 de Noviembre, día antes de esas dudosas elecciones USA, definía como “la imposición de una dictadura sanitaria que procura la imposición de medidas liberticidas, ocultas detrás de promesas tentadoras de asegurar una renta universal y cancelar las deudas individuales”. El tiempo dará o quitará razón, pero “Ke-Mala” suerte para el mundo, creo, con esa número dos del muy dudoso número uno USA.

Volviendo a lo nuestro, más cercano, pero con todos los indicios de estar también en la misma línea, nos encontramos de nuevo con ese personaje, Salvador Illa, antítesis de su supuesta vocación derivada de la titulación que dice tener, Licenciado en Filosofía -amor a la sabiduría-, pero que ha demostrado saber poco y menos aún tender a esa sabiduría. Lo que no se puede poner en duda es su “dedicación” cuando dijo algo así como: “voy a ejercer mi labor ministerial al 101 % hasta que empiece la campaña electoral” -demostrando que de Aritmética tampoco sabe demasiado- y que en otro despropósito del desempeño de ese puesto, se presenta en Cataluña respaldado por las banderas de España, Europa y catalana, sabiendo -o debiendo saber- que podría crear polémica, pero estos se atreven con todo. Cada vez se ve más claro que era un ministro de “pacot…Illa” y ya veremos si se consuma como candidato, ante la todavía dudosa celebración de las elecciones convocadas para el “Día de los enamorados” -cuando menos curiosa la fecha, para unos comicios en los que abunda más el odio y los intereses partidistas que el “amor” entre sus contendientes- o se consume en el intento bicéfalo, porque “el que mucho abarca, poco aprieta”, que dice nuestro sabio Refranero. Y como prueba de que el desgobierno de España está en la misma línea que ha provocado el resultado electoral americano, que decía antes, el desgobierno de Sánchez e Iglesias, decía que “espera y pretende, que una vez que haya alcanzado los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) en 2030, España será el país con el que todos y todas soñamos”. En otras palabras, la felicidad suma que traerá a los hombres el gobierno mundial. Por eso, la Agenda 2030 está ya en el centro de la visión de Estado y la acción de Gobierno de esta “pareja de desecho” e incluida en el ministerio que “gestiona” el marqués de Galapagar, que en la web pagada con el dinero de todos los españoles, parece que dice algo así como: “… La Agenda 2030 representa una forma de actuar en el mundo. Para alcanzar las metas de cada Objetivo todo el mundo tiene que hacer su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y personas como TÚ…”. Y por si algún lector no ha reparado del todo en el significado de esa buenista Agenda 2030 diseñada para el bienestar de los ciudadanos gracias a la magnanimidad de ese Gran Hermano que velará por todos, lo invito a leer este artículo: https://www.eldiestro.es/2021/01/saben-lo-que-es-la-agenda-2030-saben-lo-que-es-esta-barbaridad-que-muestran-orgullosos-en-sus-solapas-sujetos-como-sanchez-o-iglesias/, que recoge los diecisiete objetivos, cuyo enunciado no puede ser más idílico. Y es que entre pillos anda el juego, al número uno lo “pillaron” metiendo papeletas a puñados en aquel sucedáneo de primarias de Ferraz de 2016, que le costó el puesto -lástima que le permitieran volver en lugar de haberlo expulsado definitivamente del partido- y al partido del segundo lo han “pillado” manipulando otras primarias en Madrid que le acarrea una condena. Al final parece que en política esto de “primarias” viene de primo y si no que se lo pregunten a alguno del norte que es especialista en “ganarlas” por abrumadora mayoría.

Pero tranquilos, que “su Sanchidad” el presimiente Pinocho cum Fraude, dejó claro en su discurso de inauguración de la conferencia de Embajadores del pasado lunes que “2021 tiene que ser el año de la recuperación y de consolidación de la arquitectura de las instituciones”, y le faltó añadir para redondear la faena e ir directo al descabello: “porque YO lo valgo y olé”, aunque se contuvo porque incluso para él hubiera sido demasiado. Así que como recordaba antes con el poema de Niemöller/Brecht: ¿Hacemos algo o nos terminan borrando del mapa?

Antonio de la Torre, licenciado en Geología, técnico y directivo de empresa. Analista de opinión

Artículo anterior ¿Ni un tonto más o la teoría de los vasos comunicantes llevada a lo “social”?

About The Author

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies