Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

¡Extra, extra! Nueva Constitución en España

¡Extra, extra! Nueva Constitución en España
  • Por Andrés Valencia. Profesor e historiador.

El 23 de mayo de 1845 se aprobaba una nueva Constitución para este país.

En 1844 reinaba Isabel II, empezaba el Liberalismo y el Carlismo encadenaba derrota tras derrota, el principal partido político y, casi único que había en España – solo había un único diputado en el Congreso de la entonces llamada oposición-, era el partido moderado, dirigido por un héroe de la guerra carlista, el general Ramón María Nárvaez.

Tal era, por tanto, su dominio, que el partido Moderado, plantea una Constitución adaptada a sus principios ideológicos. 13 títulos divididos en 80 artículos en los que se justifica la existencia histórica de dos grandes instituciones, la Monarquía y las Cortes, que acuerdan “regularizar y poner en consonancia con las necesidades actuales del Estado los antiguos Fueros y libertades de estos reinos”.

La soberanía de la Nación desaparece volviéndose a la fórmula tradicional histórica de la soberanía compartida por las Cortes y el Rey. Sobre esta base, se articula el dominio de la Corona sobre las demás instituciones a través de la prerrogativa fundamental de poder nombrar al Jefe de Gobierno, entregándole al mismo tiempo el poder de disolución de las Cortes (Congreso, elección cada cinco años -antes solo tres-; aumento a 349 diputados).

En lo referente a los derechos del ciudadano, solo aparecen regulados que no especificados, con lo que se daba “rienda suelta” al control del gobierno y de la Monarquía sobre ellos. Un ejemplo, el derecho al voto, solo para aquellos que pagasen 400 reales de contribución o algunas profesiones concretas que solo pagaban la mitad. Solo 97.000 españoles.

El Senado fue otro de los temas más debatidos y objeto de sucesivas reformas. No pudiéndose ya adoptar el principio hereditario por la abolición de los mayorazgos, se optó por la fórmula francesa de un Senado de nombramiento real, vitalicio y reservado a diversas personalidades dotadas de una determinada renta.

La reforma constitucional afectó asimismo a tres instituciones políticas de tradición progresista muy cuestionadas por los moderados: el juicio por jurado, las posibilidades de participación en los ayuntamientos, y la Milicia Nacional. Las tres quedaron suprimidas.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies