Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Expulsión de los judíos de España

  • Por José V. Ciordia, historiador

Tal día como hoy un 14 de marzo de 1492 la reina Isabel La Católica ordena la conversión de los judíos españoles al cristianismo y para aquellos que no lo acaten, su expulsión.

Esta se dará unos días más tarde, el 31 de marzo, mediante el Edicto de Granada con la finalidad, según el decreto, de impedir que siguieran influyendo en los cristianos nuevos para que éstos judaizaran. La decisión de expulsar a los judíos está relacionada con la instauración de la Inquisición catorce años antes en la Corona de Castilla y nueve en la Corona de Aragón, porque precisamente fue creada para perseguir a los judeoconversos que seguían practicando su antigua fe.

A causa de esto muchos judíos se escaparían y refugiarían en el Reino de Navarra, el Reino de Portugal, el Reino de Francia y otros decidirían irse al norte de África.

En 2015, el Parlamento español aprobó una ley por la que se reconocía como españoles a los descendientes directos de los judíos expulsados en 1492, con lo que de facto se anulaban en la medida de lo posible las consecuencias de aquella expulsión.

Aunque siempre se ha dicho que la tolerancia entre las culturas en la Península Ibérica había sido ejemplar, estudios recientes nos demuestran que en ningún caso fue así. Los judíos que vivían en los dominios musulmanes eran respetados, debido a que debían de pagar una serie de tributos por mantener su Fe, aunque eran confinados en una serie de barrios de los cuales apenas podían moverse.

En los territorios pertenecientes a los cristianos, las aljamas/juderías eran los barrios especiales para este tipo de grupo, los cuales desde el S XIII pasaron a situarse cerca de los núcleos de poder como podía ser el Alcázar en el caso de la ciudad de Sevilla.

Esto sin duda de debió a que desde muy temprano se originaron una serie de brotes antisemitas, encabezados por los eclesiásticos y miembros de la nobleza. Así encontraremos masacres como la realizada en 1348 en Barcelona debido a un brote de peste negra que asoló la región y cuya culpa recayó sobre dicho pueblo.

El siglo XIV estuvo marcado por una gran tensión racial tanto en la Corona de Castilla como en la Corona de Aragón, así un hito fundamental para comprender la expulsión de este pueblo se produce en el año 1391, momento por el cual la judería de Sevilla queda totalmente arrasada en una noche, falleciendo unas 2000 personas durante el asalto.
Este hecho estuvo provocado desde los púlpitos, a manos del discurso de Fernando Martínez, el arcediano de Écija. Tras esto, Córdoba, Burgos y otros puntos importantes de la Corona de Castilla, sufrirían el incipiente odio provocado por la Iglesia y apoyado por los nobles, los cuales debían mucho dinero a estos banqueros.
Desde aquel momento deberemos saber que la Corona hubo de aplicar una serie de medidas para apaciguar y salvaguardar la vida de los judíos: Se les obligó a dejarse la barba; Debían llevar en su vestimenta un distintivo rojo cosido, para poder ser diferenciados a simple vista; No se podía hacer proselitismo, es decir, no podían intentar convertir a las personas a su religión, ni a sus hijos; Obligación de asistir a tres misas anuales, con la intención de que fueran convertidos a la Fe cristiana; Limitación de las sinagogas.

La creación de la Santa Inquisición y la expulsión de los judíos

La creación de la Santa Inquisición en Castilla en 1480 inició el proceso de la expulsión definitiva. Durante los años anteriores a esta, un número indefinido de personas fueron saliendo de los reinos castellanos y aragoneses hacia Italia o Portugal, lugares donde aún se respetaban su cultura. Estos fueron vendiendo sus posesiones, pudiendo sacar beneficios de estas.

En el año 1482 se produjo en el reino de Sevilla la expulsión de todos los judíos que hubiera en dichas tierras, elemento que abarcaba Sevilla, Huelva, Cádiz y algunas zonas de Córdoba, es decir, de toda Andalucía occidental. Esto hizo que muchas familias fueran desalojadas y algunas se embarcaran al norte de África y otras marcharan a Portugal.

El otro gran hito dentro de este resumen sobre la expulsión de los judíos de España, tuvo lugar en el año 1492, momento en el que se obligaba a todo judío a marchar de la Península Ibérica, a menos que se convirtiera al cristianismo, así en cuatro meses se realizó uno de los mayores movimientos poblacionales que ha tenido la península ibérica.

En total sabemos que entre 70.000-100.000 personas fueron expulsadas del territorio peninsular y los estudios más recientes advierten que no conllevó a la pérdida económica, debido a que fueron confiscados sus bienes, pasando de esa manera a la Corona y a otros grupos sociales.

Tal día como hoy anterior ETA vuelve a asesinar

Pie de foto. Traducción: «Nosotros ordenamos además en este edicto que los Judíos y Judías cualquiera edad que residan en nuestros dominios o territorios que partan con sus hijos e hijas, sirvientes y familiares pequeños o grandes de todas las edades al fin de Julio de este año y que no se atrevan a regresar a nuestras tierras y que no tomen un paso adelante a traspasar de la manera que si algún Judío que no acepte este edicto si acaso es encontrado en estos dominios o regresa será culpado a muerte y confiscación de sus bienes.» Alhambra Decree.jpg

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies