Últimas noticias

Los compañeros de Iván Fandiño arropan a la familia antes del funeral

Los compañeros de Iván Fandiño arropan a la familia antes del funeral

Compañeros de profesión del torero vizcaíno Iván Fandiño han trasladado hoy sus condolencias y cercanía a la familia del maestro, al que han rendido su ultimo adiós en la intimidad de la capilla ardiente ubicada en Amurrio (Álava).

Fandiño, de 36 años, murió en la ciudad francesa de Aire Sur L’Adour a consecuencia de una gravísima cornada inferida por un toro de Baltasar Ibán de nombre «Provechito», que lo corneó en el costado derecho después de perder pie cuando instrumentaba un quite por chicuelinas.

El cuerpo del torero llegó ayer pasadas las 20:00 horas al tanatorio de Amurrio, situado a escasos 10 kilómetros de Orduña, localidad de origen de Fandiño que a las 18.30 de esta tarde acogerá su funeral en la céntrica iglesia de Santa María.

Pasadas las nueve de la mañana han entrado a este tanatorio, instalado en las afueras de la localidad alavesa de Amurrio la esposa, los padres y la hermana de Fandiño.

Al lugar se han ido acercando también algunos de los compañeros de profesión del maestro mientras continuaba el goteo de coronas y ramos de flores.

Antes, los maestros Enrique Ponce, El Fandi, Curro Díaz, Pepín Liria, Luis Miguel Encabo, Javier Conde, Paco Ureña y Juan Antonio Ruiz Espartaco habían llegado con semblante serio para trasladar sus respetos a un torero del que han destacado su «seriedad» y cuya muerte en la «flor de la vida» han lamentado.

«Una gran pérdida para el mundo del toro», «nunca lo olvidaremos», «estará en nuestros corazones» son algunas de las frases que se han podido escuchar a las puertas de este tanatorio.

«Esté donde esté que lo saquen por la puerta grande porque ha sido un hombre grande», ha dicho un emocionado Espartaco, ante los periodistas.

Enrique Ponce ha destacado «el sentido de la pureza» que Fandiño tenía «en todas sus formas, desde con el capote hasta con la espada», y ha puesto en valor las «muchísimas cosas» que ha aportado la mundo de la tauromaquia: «Se ha ido uno de los grandes de los últimos diez años». Fandiño, ha añadido, «salía siempre a la plaza a darlo todo» y «ha dado la vida por lo que más quería, el mundo del toro», ha dicho Ponce, que no encuentra «consuelo» ante «una tragedia de esta magnitud».

A la par que llegaban los toreros al velatorio lo han hecho las numerosas coronas, ramos y centros de flores que desde los más diversos puntos de España han puesto color y olor a un día triste, de semblantes serios, lágrimas y abrazos.

Iván Fandiño, padre de una niña que aún no ha cumplido dos años, era muy querido por los aficionados a los toros de la comarca y contaba también con el cariño de sus vecinos de Orduña. De hecho fue el pregonero de las fiestas de la localidad en 2015, por lo que se espera esta tarde que su funeral sea multitudinario.

A esta celebración religiosa está previsto que acudan, además de los toreros que esta mañana se han acercado a la capilla ardiente, otros compañeros de profesión que también quieren darle su último adiós.

El médico que asistió a Fandiño asegura que era “imposible” salvarle la vida

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies