Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

ARTÍCULO: Recordando la historia

ARTÍCULO: Recordando la historia

Esta semana de mayo 2016, se celebra en Pamplona el 11ª Congreso de UGT Navarra, coincidiendo con su 128 aniversario; es comprensible, por lo tanto, que el concepto de memoria histórica en torno a UGT,  los debates del congreso formen parte de las resoluciones finalmente aprobadas, encaminadas de verdad a responder a los problemas derivados de la crisis, al desempleo y al aumento de la desigualdad y de la pobreza. La memoria histórica nos remite a la revolución industrial y al nacimiento de dos figuras claramente antagónicas: el capital y el trabajo. La acumulación del capital necesario para financiar el maquinismo conduce a una feroz explotación de los trabajadores, sobre todo en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX.

En 1936 la UGT, de navarra que era la organización más numerosa, mejor organizada y más extendida por el conjunto de Navarra, fue también el objetivo prioritario de la represión franquista, contabilizando más de 1.300 afiliados asesinados (prácticamente un 10% de la totalidad de sus miembros y cerca de un 40% del total de personas ejecutadas en Navarra tras el golpe del 18 de julio), entre los que se encontraban la casi totalidad de los cuadros dirigentes de la UGT.

La sociedad en Navarra, tras la guerra civil, fue evolucionando en ideas y modos de vida, aunque siempre conviviendo con el pensamiento tradicional. Se desarrollaron muchas industrias, como la metalúrgica y la alimenticia. Así, en los años 60, dejó de ser esencialmente rural para convertirse en una sociedad urbana.

Con la aprobación, el 1 de abril de 1977, de la ley reguladora del derecho de asociación sindical se legalizan los sindicatos de clase, hasta ese momento en situación de legalidad tolerada. Las elecciones sindicales celebradas a principios de 1978 supusieron la afirmación de la evidente implantación hegemónica del sindicalismo de clase frente al independiente.

Para los que no tienen memoria, o quieren ocultar la historia, quiero recordad que al frente de UGT Navarra, firmamos tres acuerdos por el empleo de Navarra, vigentes desde 1998 hasta 2007.

El mapa sindical navarro se conformó alrededor de un bloque mayoritario integrado por las dos grandes confederaciones sindicales estatales, UGT y CCOO, y de un sindicalismo nacionalista vasco, con implantación algo menor, articulado en torno a ELA y LAB. Desde el año 1980 y hasta la actualidad, la UGT ha ganado ininterrumpidamente las elecciones sindicales, constituyéndose como la primera fuerza sindical de Navarra, contando en el año 2005 con 2.050 representantes sindicales (33%) y 22.360 afiliados y afiliadas.

Hoy se nos informa que hay un “GRAN PROCESO” DE TRANSFORMACIÓN ORGANIZATIVA

También en representación de UGT de Navarra encabezando la delegación, al 39ª Congreso Confederal, celebrado en junio del año 2005 presentamos dos propuestas para debatir, una y de reducir el organigrama a tres federaciones (Industria, Servicios Públicos y Servicios Privados) y dos, la posibilidad de desarrollar la caja de resistencia.

Entonces no fueron aprobadas, han pasado 10 años desde que presentamos esta propuesta, hoy se han dado cuenta, que era necesario hacerlo, bienvenida sea el reconocimiento a las propuesta realizada por UGT Navarra en el año 2005.

Por eso, se debe seguir apostando por un sindicalismo en permanente contacto con la realidad social: más democrático, más participativo a través de las Secciones Sindicales, más abierto, más de combate y, por lo tanto, más creíble y capaz de ilusionar, sobre todo a los más jóvenes.

Un sindicalismo con capacidad de asimilar los cambios sociológicos que se expresan a través de las redes sociales a la velocidad de la luz; un sindicalismo capaz de conectar con los movimientos sociales emergentes y de llegar a acuerdos con ellos en defensa de los más desfavorecidos.

Por eso, una sobreactuación sindical de carácter burocrático, institucional y administrativa, o, si se prefiere, una acción sindical acomodaticia, encaminada simplemente a limitar daños y a conseguir logros a corto plazo, está condenada al fracaso. Sobre estos hechos se debe trabajar, y serán motivo de nuevas discusiones en los próximos meses por parte de la ciudadanía. En todo caso, recordar la historia es el mejor homenaje que podemos hacer a nuestros fundadores, a nuestros mayores y a los miles y miles de héroes anónimos que han luchado desinteresadamente desde hace más de cien años por la causa obrera. A todos ellos, nuestro más sincero y profundo agradecimiento.

Juan Antonio Cabrero Samaniego, ex-Secretario General de UGT NAvarra (1997-2006)

 

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies