Últimas noticias

El símbolo histórico de Roodán en Roncesvalles cumple 50 años

El símbolo histórico de Roodán en Roncesvalles cumple 50 años

«Muerto está mi sobrino, el bueno de don Roldán, y veo una cosa que nunca vi tan grande: era yo quien debía morir y vos salvaros. (…) Pues si vos estáis muerto, Francia poco vale” es el lamento de Carlomagno recogido en el fragmento de la Canción de Roncesvalles conservado en el Archivo Real y General de Navarra y que narra el resultado de la batalla acaecida en dicho lugar, según la tradición, el 15 de agosto del año 778.

Unos hechos magnificados siglos después por la Chanson de Roland, paradigma de la literatura épica medieval, y que también son recordados por el monumento a Roldán emplazado en el puerto de Ibañeta y diseñado, hace ahora 50 años, por el entonces responsable de la Dirección de Arquitectura de la Diputación Foral de Navarra, Cándido Ayestarán.

Así lo ha descubierto ahora el Archivo de la Administración al reorganizar, digitalizar y catalogar los mapas y planos que custodia. Hasta el momento se conocía el autor de la cercana ermita de San Salvador, José Yárnoz Orcoyen, pero no la del monumento al sobrino de Carlomagno.

El porqué de este monolito parece estar ligado a los proyectos de desarrollo turístico de los Pirineos impulsados en aquella época y a la candidatura del Ayuntamiento de Valcarlos al Premio de embellecimiento de los pueblos de España convocado por el Ministerio de Información y Turismo en 1965.

De hecho, este ayuntamiento solicitó a la Institución Príncipe de Viana la restauración de la ermita medieval de San Salvador, pero su deterioro extremo debió impulsar la edificación de una nueva, inaugurada el 25 de julio de 1965, día de Santiago, con la actuación de los Bolantes de Valcarlos.

Sin embargo, la construcción del monumento a Roldán se retrasó dos años más debido a una demora en la tramitación administrativa. Su coste fue de 100.692 pesetas, de las que 15.600 correspondieron a las desaparecidas mazas y espada (robadas en 2005). El arquitecto Ayestarán, autor del proyecto, encargó la elaboración del monolito de granito, la instalación y la jardinería del entorno a CYDE, Empresas Reunidas S.L.

A comienzos de noviembre de 1967, según atestiguan los documentos albergados en el Archivo de la Administración, la Diputación Foral pagó el montante del monumento y los honorarios de la dirección de obra, lo que permite suponer que en esa fecha ya estaría instalado en su actual emplazamiento. 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies