Últimas noticias

OPINIÓN: Elecciones andaluzas, o el embrutecimiento de un pueblo

OPINIÓN: Elecciones andaluzas, o el embrutecimiento de un pueblo

pio_moa_

Más allá de los análisis digamos técnicos, de las elecciones andaluzas, que a menudo derivan en simple cotilleo político, conviene ir un poco al fondo de las cosas

En ninguna parte de España como en Andalucía ha exhibido con más fuerza el PSOE su carácter corrupto y corruptor, su ineptitud económica y su especial vileza como partido hispanófobo, que convirtió la colonia de Gibraltar en un floreciente y parasitario negocio para Inglaterra. Un partido que ha hecho de Andalucía la región con más paro, más ineficacia económica  y peor enseñanza y servicios sociales en general. Y sin embargo ha obtenido más votos (1,4 millones) que ningún otro partido. ¿Es que a tantos andaluces les importa un bledo la corrupción de los políticos y el atraso de su región? Pues bien, así es, exactamente. Y les importa tan poco porque ellos mismos participan de esa corrupción mediante inventos como el PER o la “paguita”,  formas de comprar a grandes masas para subvencionar la indolencia y el clientelismo político, y pagados en realidad con la “solidaridad” de otras regiones. Sus políticos hasta inventaron aquello de la “deuda histórica” para seguir “chupando”, dicho en términos vulgares.

Consideremos el tercer partido, Podemos, con casi 600.000 votos. No es nada distinto del PSOE, sino solo una versión algo más radicalizada de él. Un partido extremadamente demagógico y comunistoide que en realidad promete más de lo mismo. Entre PSOE y Podemos suman dos millones de votos, casi una cuarta parte del censo electoral y casi tantos como las abstenciones. La coalición también de izquierdas IULV-CA ha obtenido 273.000 votos, que, junto con otros, definen a Andalucía como región inclinada mayoritariamente a la izquierda, si descontamos la abstención.

En cuanto al PP, aun con menos radicalismos, tampoco difiere mucho del PSOE, pues el PSOE se ha convertido en el eje de la política española, junto con algunos separatismos. Es un partido de seudo derecha, también con abundante corrupción, hispanófobo como la izquierda, que aspira a disolver a España en la UE, que ha amparado los separatismos o la  «realidad nacional»andaluza, colaborado en la institucionalización de una bandera islámica como representación de Andalucía  y al que la persistencia de la colonia de Gibraltar ha traído siempre al fresco. Actualmente, ni siquiera mantiene lo único bueno que hizo Aznar, el acoso a la ETA, sino que continúa la política de Zapatero de recompensar a los asesinos con legalidad, poder político, dinero público y liberación de presos. Pues bien,  este partido nefasto ha sacado a su vez algo más de un millón de votos. ¿Por qué?  En gran medida se trata de la mentalidad, también profundamente corruptora, del “voto útil”, que en este caso resulta el más inútil posible.

Noticias algo mejores han sido el relativo ascenso de Ciudadanos, con 370.000 votos, y la amplia abstención de casi un 40% del cuerpo electoral, muy superior a la votación obtenida por cualquier partido, y que da esperanzas para otras alternativas.

En definitiva, lo realmente importante es que se ha votado mayoritariamente la corrupción y la demagogia más barata, un verdadero embrutecimiento contrario al espíritu de la democracia y a la misma subsistencia de España. Realidad extrapolable, con más o menos grados, al resto del país. Realidad no imposible de cambiar, pero sí difícil, porque estas demagogias y corrupciones crean fuertes lazos de lealtad, por encima de sus resultados evidentes.

La pregunta es: ¿cómo y por qué hemos llegado hasta aquí? En la transición se produjo un doble movimiento ideológico: izquierdas y separatismos se identificaron con el Frente Popular (que destruyó la república y emprendió un proceso totalitario) y atacaron sin tregua al franquismo, que había dejado un país próspero, moderado y muy mayoritariamente reconciliado y apto, por ello,  para una democracia no convulsa. La UCD primero y AP y PP después, renunciaron a la defensa de la verdad y aclaración del pasado, de cuyos logros  ha dependido la estabilidad, cada vez más precaria, de España desde entonces. Es más, se sumaron a la campaña, convirtiendo el fondo de la política en una farsa. El franquismo fue así pintado con los tintes más oscuros, y todo lo relacionado con él, como el espíritu patriótico y nacional, denigrado por sistema. La democracia fue tan deformada y falsificada como el relato del pasado. Como ha señalado Ricardo de la Cierva: “Quienes estaban más obligados a defender la memoria de Franco no lo han hecho; o, peor aún, han emprendido para ello caminos equivocados, en política y en acción cultural, que la  han perjudicado tanto o más que las actuaciones y tergiversaciones enemigas”.

Muchos creen que de todos modos eso es agua pasada , sin  relevancia actual. Lo creen en la derecha, porque la izquierda es muy consciente del poderoso influjo del pasado –en su caso del falseamiento del pasado– sobre el presente y el futuro. El antifranquismo, que aúna a De Juana Chaos o Bolinaga con Rajoy, Zapatero, Mas, Pujol, Arzallus, comunistas, terroristas, etc., está en el fondo de todos los vicios que arrastra una democracia corrompida. He preguntado a veces: ¿los lamentables políticos que nos gobiernan son reflejo de una sociedad desinformado y por ello embrutecida, o bien son los inductores de ese embrutecimiento? Me parece indudable que lo segundo es lo cierto, y basta repasar nuestra historia política desde Suárez para comprobarlo. Es necesario que surjan políticos de otra pasta.

En fin, para finales de abril saldrá mi libro  Los mitos del franquismo, con el que espero aclarar algunas realidades históricas de efectos actuales y que debieran ser evidentes.

Pio Moa, historiador y escritor

OPINIÓN: El ateísmo como culto a la diosa Materia

About The Author

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies