Últimas noticias

La inversión española en paraísos fiscales creció más de un 200% en el último año, según Oxfam

La inversión española en paraísos fiscales creció más de un 200% en el último año, según Oxfam

Panamá-el-paraíso-fiscal

España ingresaría 25.500 millones más si redujese a la mitad la evasión fiscal. Son algunas de las conclusiones del informe La ilusión fiscal publicado por esta ONG

La inversión española hacia paraísos fiscales se incrementó en un 205% entre 2013 y 2014, según denuncia Oxfam Intermón en su informe “La ilusión fiscal”, presentado este jueves. Según los cálculos de esta ONG, si España consiguiera reducir su fraude fiscal a la mitad “podrían recaudarse 25.500 millones de euros más, 18.300 de ellos provenientes de grandes fortunas y grandes empresas”.

Con esos ingresos adicionales, Oxfam asegura que se podría más que triplicar el 0,7% que España se comprometió a destinar a ayuda al desarrollo y que nunca ha llegado a alcanzar. Sin embargo, recuerda que el sindicato de técnicos de Hacienda Gestha estima que, el año pasado, “apenas se ha logrado recaudar el 23,3% del total del fraude fiscal”.

Según las estimaciones de este informe, el fraude fiscal cuesta a España unos 59.000 millones de euros al año, el 72% de los cuales corresponde a grandes empresas y grandes fortunas, una cifra “mayor que todo el presupuesto de Sanidad (57.000 millones)”.

“De la misma manera- continúa el estudio-, los países en desarrollo pierden cada año más de 100.000 millones por malas prácticas e incentivos fiscales a las empresas. Esta cantidad es cuatro veces superior a lo que se necesita para escolarizar a todos los niños del mundo”, señala Oxfam en su nota de prensa.

Presencia del Ibex 35 en paraísos fiscales

Según sus datos, 34 de las 35 empresas del IBEX tienen presencia en paraísos fiscales, donde contaban con un total de 810 filiales en 2013, un 44% más de las que tenían en 2012. El Banco Santander -con 182- y ACS -con 119- eran las compañías con mayor número de filiales en estos territorios.

Además, advierte que el 26,4% de la inversión que realizan las grandes empresas fuera de España son préstamos a sus propias filiales.

“Que sea legal no significa que sea moral. En la mayoría de los casos, las empresas no están cometiendo ilegalidades, sino utilizando mecanismos que están a su alcance para no pagar impuestos”, ha afirmado Jaime Atienza, director del departamento de campañas y ciudadanía de Oxfam Intermón.

El estudio analiza y explica con detalle algunas de las prácticas contables e ingeniería fiscal utilizadas por las grandes empresas para eludir el pago de impuestos en los países donde generan sus beneficios.

“Las empresas actúan dentro del marco de la legalidad, pero sus prácticas corporativas generan un efecto perjudicial para la gran mayoría de países. La inoperancia, permisividad o connivencia de los gobiernos con estas prácticas es alarmante, y deja a la intemperie y sin recursos a las personas más vulnerables”, alerta el informe.

Así, la ONG indica que -según la Agencia Tributaria- las grandes empresas pagaron en 2012 un 5,3% de sus beneficios contables, mientras que el tipo nominal era del 30%. Por entonces, las pymes tributaron al 16%. “Si las grandes empresas hubieran pagado al menos tanto como las pymes, se habrían recaudado 8.227 millones de euros más, suficiente para financiar 6 veces el presupuesto de dependencia para todas las personas que lo necesitan (1,2 millones)”, advierte en la nota de prensa.

También destaca que, entre 2007 y 2014, la recaudación por el Impuesto de Sociedades cayó un 56,3%, lo que ha supuesto una pérdida de ingresos de 25.234 millones de euros en la recaudación de 2014. Esa cantidad “permitiría duplicar las dotaciones para prestaciones por desempleo asignadas en los Presupuestos Generales del Estado para este 2015”.

A la vista de estos datos relativos al período más duro de la crisis, Oxfam señala que “la ciudadanía no entiende que, mientras se recortan derechos o se exige mayor esfuerzo a los que menos tienen, los gobiernos no sean implacables a la hora de frenar las fugas injustas y desleales de recursos”.

Paraísos fiscales

Los paraísos favoritos de nuestras empresas son Delaware (EE.UU.), que alberga 352 de las filiales españolas, seguido de Holanda, Luxemburgo y las Islas Caimán. Indra es la única del Ibex35 que no tiene ninguna filial en estos paraísos.

Actualmente, 30 billones de dólares están escondidos en paraísos como estos. De esta cifra mundial, 100.00 millones de dólares se escapan de las arcas de los países en desarrollo. Con estos recursos se podría cubrir la escolarización de todos los niños del mundo.

Solo en la Unión Europea, un billón de euros se va a paraísos fiscales cada año: una cifra que supone el doble del coste de la sanidad de todos los ciudadanos europeos, 508 millones de personas, según la organización.

Según la Agencia Tributaria, el tipo efectivo que pagan las grandes empresas españolas es del 5’3%. Un impuesto que resalta notablemente si se compara con el 16% que pagan las pymes sobre su resultado contable.

Si las grandes empresas tuvieran que contribuir con un 16%, como lo hacen las pymes, el Estado recaudaría 8.227 millones de euros más. “Suficiente para financiar seis veces el presupuesto de dependencia” español, destaca la organización.

Una nueva ley contra la evasión fiscal

Para poner fin a esa situación, esta ONG propone a todos los partidos políticos que incluyan en sus programas electorales, “como una prioridad absoluta, la lucha contra la evasión y elusión fiscal de las grandes empresas, para garantizar que todas las personas cuentan con ingresos que les aseguren una vida digna y financiar las políticas sociales (sanidad, educación, protección social y cooperación)”.

Así, pide que se comprometan a aprobar una ley contra la evasión fiscal para “reducir a la mitad el nivel de evasión y elusión fiscal de manera general y, en particular, de las grandes empresas en el plazo de 5 años”, erradicar el uso abusivo de los paraísos fiscales, lograr que se eleve el tipo efectivo de las grandes empresas hasta acercarlo al tipo nominal en vigor, y conseguir que “las grandes empresas españolas paguen la parte justa que les corresponde en España y fuera de nuestras fronteras, especialmente, en los países en desarrollo en los que operan”.

Según Oxfam Intermón, la lucha contra el fraude fiscal debe ser un objetivo global, por lo que también ha puesto en marcha una campaña para reformar el sistema fiscal internacional para “reequilibrar los criterios fiscales en beneficio también de los países en desarrollo”. Para eso, propone realizar una Cumbre Fiscal Mundial el próximo julio en la capital etíope, Addis Abeba, en el marco de las negociaciones por la financiación del desarrollo que prepara Naciones Unidas.

Como ejemplo del impacto de la evasión fiscal en los países más pobres, la ONG recuerda que, en 2012, en Sierra Leona, los incentivos fiscales aplicados a seis empresas equivalían al 59% del presupuesto total del país, “más de ocho veces el gasto público en sanidad y siete veces el gasto en educación”.

Sus cálculos apuntan a que las salidas de capital ilícitas, “principalmente por los abusos de grandes empresas”, provocaron que África perdiera 1,8 billones de dólares entre 1997 y 2008. Solo en Chad, uno de los países más pobres del mundo, la evasión fiscal equivale al 20% del PIB del país, según Oxfam Intermón.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies