Últimas noticias

Publicado un epistolario y libro de viaje realizado en el XIX por el escritor Pedro Madrazo y el pintor Jaime Serra

 

El Gobierno de Navarra ha colaborado junto a otras instituciones en la publicación del libro titulado “Pedro Madrazo y Jaime Serra. Epistolario y viaje artístico por Zaragoza, Navarra y La Rioja”, editado por la Fundación Lázaro Galdiano.

Desde que se creó la Fundación en 1948 se planteó la conservación y difusión de los bienes heredados de José Lázaro, entre ellos los autógrafos que reunió de personajes ilustres y por los que sentía pasión. De hecho, su colección incluía un conjunto extraordinario de cartas: algunas muy conocidas, como las de Lope de Vega o Goya, y otras menos divulgadas, como éstas que ahora se publican.

El escritor Pedro de Madrazo y el pintor y dibujante Jaime Serra eran, como reza un capítulo de la obra, “confidentes y viajeros”.

Si nos centramos en el epistolario, salvo una carta, todas las otras están relacionadas con los trabajos como dibujante que realizó Serra para la Comisión encargada de publicar los Monumentos Arquitectónicos de España, dirigida entonces por Madrazo. No obstante, el epistolario desvela que el vínculo profesional y amistoso que unía a ambos dio lugar a nuevos trabajos, a veces realizados de forma conjunta.

Ambos colaboraron de manera especial en el viaje artístico que hicieron juntos en agosto de 1865 por Zaragoza, Navarra y La Rioja, del que dice el autor de esta recopilación, Juan Antonio Yeves: “El álbum de Jaime Serra, confeccionado durante la expedición que realizó en compañía de Pedro Madrazo, es un testimonio excepcional de una forma de viajar, frecuente en el s. XIX entre los interesados en conocer y preservar el patrimonio artístico: escritores y pintores viajaban juntos y sumaban sus discursos –literario y plástico­­- para dar cuenta, lo mejor posible, de los lugares visitados. (…) Además, el álbum nos desvela su método de trabajo­: el artista toma apuntes, hace croquis y reelabora los dibujos antes de entregarlos al grabador y sus materiales se pueden utilizar en el proyecto programado o en otros ideados más tarde, en los que se pueden aprovechar esos dibujos”.

Éstos son sólo una parte de la memoria del viaje; la otra parte son las noticias que dio Madrazo y que hizo públicas posteriormente en una revista, El Museo Español de Antigüedades, y en una monografía titulada España, sus monumentos y artes, su naturaleza e historia: Navarra y Logroño, en las que proporcionaba detalles precisos de sus andanzas.

En esta aventura, el pintor y el escritor contaron con la asistencia de miembros de la Comisión Provincial de Monumentos de Navarra, que cooperaron con ellos compartiendo “con incansable e ilustrada solicitud” su misma pasión por la memoria material. Entre estos miembros figuraban Maximiano Hijón, notable arquitecto de la provincia y el escritor Juan Iturralde y Suit.

En este viaje artístico de 1865 documentaron, a su paso por Navarra, patrimonio monumental y obras de arte a lo largo de un recorrido que atravesó Tudela, Olite, Tafalla, Pamplona, Roncesvalles, Leyre, Sangüesa, Pamplona, San Miguel in Excelsis, Estella, Puente La Reina, Monasterio de Irache, Monasterio de la Oliva y Monasterio de Fitero.

Pedro de Madrazo y Jaime Serra

Pedro de Madrazo y Kuntz fue hijo del pintor y grabador español José de Madrazo y hermano del conocido retratista Federico Madrazo. Nació en 1816 en Roma y estudio en el Seminario de Nobles de Madrid donde fue compañero de José Zorrilla. Pedro Madrazo fue autor de poesías románticas, escritor y articulista sobre los más variados temas. También fue miembro del Consejo de Estado y académico de la Real Academia de Bellas Artes, de la Real Academia de la Historia y de la Real Academia Española.

Publicó el Catálogo descriptivo e histórico del Museo del Prado y Viaje artístico de tres años por las colecciones de cuadros de los Reyes de España; y colaboró en la serie Recuerdos y bellezas de España con dos tomos. Según la breve pero elocuente referencia de Lampérez: “Fue académico a los veinticinco años; poeta mimado por la sociedad romántica de su tiempo; crítico e historiador acaparado por los editores; alto y tranquilo funcionario a quién respetaron todos los partidos; y gozó vida prolongada, cumpliendo los ochenta y dos años”.

Del pintor, dibujante y decorador, Jaime Serra, hay pocas noticias. Nació en 1834 en un municipio, San Ginés de Vilasar, muy próximo a Mataró. Comenzó su formación de platero, donde hizo el aprendizaje reglamentario de seis años a la vez que asistía a las clases de dibujo impartidas en la Escuela de Bellas Artes de la Lonja. Pasó después por el taller de joyería de Joseph Artigas, que abandonó un año después para dedicarse a la pintura decorativa, y regresó a Vilassar donde fundó una escuela de dibujo.

Asistió a clases de pintura y Teoría de las Bellas Artes, y ejerció de profesor de dibujo lineal, adorno, metalistería y cerámica en la Escuela de Bellas Artes.

Realizó dibujos para la Comisión de Monumentos, donde contactó con Pedro Madrazo, entonces presidente del organismo. Los trabajos para esta Comisión le valieron el nombramiento de académico correspondiente de la Real Academia de San Fernando en 1869. En 1873 fue nombrado académico de la real Academia de Ciencias Naturales y Artes de Barcelona.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies