Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Un jeque ofrece 2.200 millones para convertir la plaza de toros Monumental de Barcelona en una mezquita

Un jeque ofrece 2.200 millones para convertir la plaza de toros Monumental de Barcelona en una mezquita
Plaza de toros Monumental de Barcelona. La Vanguardia.
Plaza de toros Monumental de Barcelona. La Vanguardia.

La familia Balañá, propietaria de la plaza de toros Monumental de Barcelona, estaría negociando la venta del recinto al emir de Qatar, quien habría puesto sobre la mesa una inversión de 2.200 millones de euros para la compra y reconversión del coso en la tercera mezquita más grande del mundo, después de las de La Meca y Medina. El proyecto de megamezquita tendría una capacidad para unas 40.000 personas y un minarete de 300 metros de altura.

La comunidad musulmana en Barcelona finalmente ha encontrado quién financie la construcción de la gran mezquita que reivindicaba desde hace décadas. El emir de Qatar ha puesto sobre la mesa una inversión de 2.200 millones de euros para la compra de la plaza de toros Monumental y para reconvertirla en un enorme centro espiritual con un minarete de 300 metros de altura, según han indicado fuentes de la negociación. El jeque Tamim bin Hamad al Zani pagaría los 2.200 millones de euros que costaría transformar la plaza de toros en una mezquita, que se convertiría, así, en la tercera más grande del mundo por detrás de las ciudades santas de La Meca y Medina. Según fuentes conocedoras del proyecto, la familia Balañá habría ultimado ya la venta de la plaza de toros y sólo faltaría el visto bueno municipal, que es quien tiene que conceder la licencia. El grupo Balañá, sin embargo, no ha confirmado la operación, que sí da por hecha la comunidad musulmana de Barcelona.

Los trabajos durarían cinco años, con lo cual podría abrir de cara a 2020. La mezquita estaría abierta a todos los grupos musulmanes, sin distinción de origen. Habría sido clave en el acuerdo el hecho de que sea Qatar y no Arabia Saudí quién financie el proyecto, puesto que presupone que no se imponga un imán de línea integrista. En esta negociación ha sido clave Mowafak Kanfach, fundador de la Casa del Libro Árabe en Barcelona y vinculado a varias entidades del mundo árabe en Cataluña. Después de presentar un primer proyecto en 1998, que finalmente no prosperó, ahora parece que su «objetivo vital» está a punto de hacerse realidad. Según explica él mismo, Barcelona tendrá una gran mezquita.

«La ley dice que todo el mundo puede rezar en un lugar digno, no en un local comercial», lamenta Kanfach, insistiendo en las deficiencias de seguridad de los oratorios actuales, ubicados en los bajos de viviendas, cosa que también ha propiciado conflictos con el vecindario y obliga a hacer varios turnos para rezar.

Según fuentes conocedoras del proyecto, la futura mezquita dispondría de una sala de oración con capacidad para 40.000 personas, a pesar de que no se espera que se llene de feligreses. Pero además, el recinto proyectado incluye un centro de estudios del Corán para 300 estudiantes, una sala de conferencias, un museo de arte y de historia islámica y un centro de investigación sobre la historia de Al Andalus. Se prevé llevar a cabo exposiciones abiertas a la ciudad. El espacio contará con un restaurante y locales comerciales. Mowafak Kanfach insiste que se tratará «de una atracción turística de gran nivel» tanto por su ubicación como espectacularidad. La entrada será gratuita.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies