Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Barbados, sede oficial de las celebraciones del Día Mundial del Medio Ambiente

Barbados, sede oficial de las celebraciones del Día Mundial del Medio Ambiente
Barbados y otras islas están en peligro real.
Barbados y otras islas están en peligro real.

La pequeña isla caribeña de Barbados ha sido elegida este año por la ONU como país anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente para llamar así la atención sobre los retos que afrontan éste y otros pequeños estados insulares en desarrollo ante el cambio climático.

El Día Mundial del Medio Ambiente (DMMA) se celebra hoy, 5 de junio, y este año Naciones Unidas quiere llamar la atención sobre la gran vulnerabilidad de Barbados y el resto de los pequeños estados insulares en desarrollo (SIDS, en inglés) ante los problemas derivados del cambio climático.

“Desde el impacto en la agricultura hasta la destrucción de sus ecosistemas costeros, estas islas se enfrentan a enormes retos, tanto para su economía como para sus poblaciones”, explicó Naysan Sahba, portavoz del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Sin embargo, esta ex colonia británica, que no llega a tener más de 33 kilómetros de costa a costa, “ha dado grandes pasos para reducir su impacto climático y proporcionar energías renovables y limpias, así como oportunidades para el crecimiento económico sostenido”.

Casi 300.000 personas viven en los 430 kilómetros cuadrados con que cuenta la «vulnerable» Barbados, que trata de combatir los efectos negativos del calentamiento intentando cubrir sus necesidades energéticas a partir de fuentes limpias. Abriendo, también, la posibilidad al fomento de la economía «verde» en la isla.

De hecho, Barbados se ha comprometido a aumentar el porcentaje de energías renovables que utiliza hasta alcanzar el 29 % en 2029, para lo que está implantando medidas que persiguen aprovechar mejor fuentes energéticas sostenibles con las que cuenta, sobre todo el sol. Según el Gobierno de la isla, si ese objetivo se cumple, se podrían ahorrar 283,5 millones de dólares en electricidad y reduciría las emisiones de dióxido de carbono en 4,5 millones de toneladas.

“El Día Mundial del Medio Ambiente da la oportunidad a Barbados de mostrar su riqueza cultural y turística al mundo”, dijo recientemente su primer ministro, Freundel Stuart. El mandatario quiere aprovechar la ocasión para situar a Barbados, de 430 kilómetros cuadrados y unos 270.000 habitantes, “en el contexto internacional del medio ambiente y el desarrollo sostenible”.

Como Barbados, “los pequeños estados insulares en desarrollo están haciendo frente a multitud de riesgos relacionados con el cambio climático”, explicó el subsecretario de Naciones Unidas y director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, al anunciar la elección de este país. Según apuntó en un comunicado, “el aumento de las temperaturas ha afectado negativamente a la agricultura” de estas islas, al tiempo que “la subida de los niveles del mar amenaza la existencia de algunas naciones”.

Trinidad, Tobago, Tonga y Samoa son sólo algunos de los nombres que acuden a nuestra mente cuando pensamos en «islas paradisíacas»; más en estos días, cuando hay quienes han iniciado sus vacaciones veraniegas. Sin embargo, como consecuencia del calentamiento global y del deshielo asociado, numerosas comunidades costeras en todos los países del mundo están sufriendo inundaciones y tormentas cada vez más frecuentes e intensas.

El nivel del mar aumenta a un ritmo acelerado y se prevé que siga incrementándose durante el presente siglo. Pero no es el único frente abierto: la gestión de los residuos, la degradación de los recursos naturales, el crecimiento demográfico o el continuo proceso de industrialización aparecen también como temas prioritarios a tratar en las agendas de las autoridades de Trinidad, Tobago, Tonga y Samoa. Y Barbados.

Otra de las mayores preocupaciones medioambientales en estas islas es el exceso de dependencia de los combustibles fósiles importados, que está lastrando seriamente su competitividad. Según Sahba, “lo curioso es que mientras los pequeños estados insulares en desarrollo son deficientes en la producción de energía convencional, poseen un enorme potencial para la producción de energía renovables”, aunque les cuesta explotarlo porque tienen problemas estructurales inherentes y limitados recursos.

Por ello, las actividades diseñadas para celebrar esta edición del DMMA se centran en la adaptación de tecnologías del clima y la gestión sostenible de recursos, áreas protegidas, infraestructuras públicas y cultura local.

La celebración del Día Mundial del Medio Ambiente comenzó en 1972 y ha crecido desde entonces hasta convertirse en uno de los principales vehículos de Naciones Unidas para instar a la acción positiva por el medio ambiente.

El objetivo del PNUMA con esta celebración, que es la mayor que tiene lugar anualmente a nivel mundial centrada en el medioambiente, es lograr que “todos nos demos cuenta no sólo de nuestra responsabilidad en el cuidado de la Tierra, sino también de que todos podemos convertirnos en actores de cambio”.

“Cada acción cuenta y cuando se multiplican convirtiéndose en un coro mundial, su impacto se convierte en exponencial”, explicó su portavoz sobre una celebración que se observa en mas de cien países, con actividades como campañas de limpieza, exposiciones de arte y plantado de árboles, conciertos, recitales de baile, actividades en las redes sociales y concursos sobre el cuidado del planeta.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies