Últimas noticias

Un aniversario, vuelta la burra al trigo y “otro de los nuestros” solo ante el peligro

 

Empezando por el final de una semana intensa, se recordaba el viernes el cuadragésimo tercer aniversario del intento de Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, cuando unos pocos cientos de guardias civiles, bajo el mando del teniente coronel Antonio Tejero, irrumpían en el Congreso de los diputados, durante la sesión de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo, que sustituía al recién dimitido Adolfo Suárez.

En esos primeros años de la Transición se vivía en España una cierta convulsión política que se tradujo en una serie de maniobras militares que tuvieron un primer conato en la conocida como Operación Galaxia de 1978 y algo después en la que se llamó Golpe de Timón, que se dijo que podía estar basada en la Operación Resurrección que protagonizó el General Charles de Gaulle en Francia a finales de los cincuenta. El resultado final fue esa toma del Congreso que duró pocas horas y que, supuestamente, acabó “reforzando” el tortuoso arranque de la democracia en España, que hoy, cuarenta y tres años después, me plantea, cuando menos, serias dudas sobre si se trata de una verdadera democracia lo que vivimos aquí. Sobre este asunto quiero recomendar un libro de reciente aparición que leí a finales del año pasado y que, con el título de “23-F: Recuerdos de u n testigo silente”, nos dejaba un buen amigo, el general de la Guardia Civil en la reserva y doctor –éste de verdad– en Derecho, Guillermo Ostos Mateos-Cañero. Me limito a decir que desmonta, con datos y vivencias propias, como comandante ayudante entonces del director General de la Guardia Civil, José Luis Aramburu Topete, la muy extendida creencia de que el Rey Juan Carlos I estaba en la trama de ese fallido golpe de Estado. Recuerdo perfectamente aquella hora, cercana a las 18: 30 del día de marras, porque iba desde Villaluenga de la Sagra un pequeño municipio de la provincia de Toledo, sede de una de las fábricas de cemento de Cementos Asland, S. A. y de su Centro de Investigación, donde trabajaba entonces, para llevar a un pediatra de la capital a dos de mis hijas (de tres y cuatro años entonces) y la emisora que iba oyendo interrumpió su emisión para decir “La Guardia Civil irrumpe en el Congreso, se oyen tiros (los oí)…” y se cortó de inmediato la transmisión. Cuando llegué a Toledo, a escasos veinte minutos, por las calles desiertas sólo circulaban algunos jeeps del Ejército hacia el Alcázar, sede de la Academia de Infantería, a escasos 200 m. de la consulta, en la Plaza de Zocodover de la hoy capital castellanomanchega.

Y, volviendo a la actualidad, se iniciaba la semana con los ecos de la tan abrumadora victoria del Partido Popular como apabullante derrota del Partido Socialista (antes) Obrero (y casi nunca) Español y sus socios, oficiales u oficialistas. Y no se puede decir que empezara, tampoco, nada bien para el sanchismo, puesto que conocíamos el varapalo que le daba una nueva sentencia del Tribunal Supremo, que anulaba el decreto de transferencia de las competencias de la Guardia Civil de Tráfico a Navarra, otra generosa dádiva del dictraidor Pedro Antonio PinócHEZ… “el generoso” a sus socios de BILDU de cara a la aprobación de los próximos PGETA, tras regalarles la alcaldía de Pamplona. Aducía el TS que “esas competencias podrán asumirse por Navarra, pero reformando la LORAFNA –Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra– o bien mediante una ley orgánica, como se recoge en el artículo 150.2 de la Constitución”. Y no tardaron mucho en repicar desde el “orfeón monclovita” la oportuna consigna, encabezados por su titular que respondía así en el Congreso a la queja de la portavoz de BILDU: “El fallo no descarta el traspaso… Nosotros estamos, lógicamente, estudiando como proceder al traspaso y lo vamos a hacer, como tiene que ser, dialogando con el gobierno foral de Navarra”. Y, como adelantaba en el título, “vuelta la burra al trigo” en su ataque al PP: “Esto ha sido utilizado por parte de la oposición de manera bastante torticera… Lo que hacemos es cumplir con la transferencia de una competencia, a la cual ya se comprometió el señor Aznar cuando era presidente del gobierno. Por cierto, lo mismo que reclamaba el señor Feijoo para Galicia”.

Y vuelta también del esperpento de una ley de amnistía aberrante, tumbada por mayoría absoluta en el Congreso y sobre lo que el ejecutivo, por diferentes razones en cada uno de sus socios componentes, prefirió aparcar para que no influsese durante la campaña gallega. Así, nada más pasar, la “Petra, criada para todo” que su Sanchidad ha colocado al frente del Congreso, Paquita Armengol, junto a su socio SUMAR, mayoría en la Mesa, aprobaron la prórroga que pedía el PSOE para el nuevo dictamen de la Comisión de Justicia fijando la fecha del 7 de marzo, quince días más sobre los que aconsejaron los servicios jurídicos tras la negativa del pleno, con lo que se va a un mes desde aquella sonora derrota, plazo límite que otorga el Reglamento del Congreso para emitir un nuevo dictamen. Aunque como argumentan no pocos juristas, no debería haberse concedido un nuevo plazo. Pero para estos todo es igual y lo cierto es que el PSOE no quiere llevar su proyecto a una nueva votación sin haber llegado a un nuevo acuerdo/sumisión con Junts, que lo sigue poniendo difícil al no ceder en sus pretensiones de totalidad. Sobre todo después del auto del juez García Castellón que considera terrorismo los actos de Tsunami Democratic y coloca a Carlos Puigdemont como precursor de estas acciones. Criterio en el que ha coincidido (doce contra tres) la Junta de fiscales del Tribunal Supremo del 6 de febrero, como recoge el informe del fiscal jefe de Sala de lo Penal, Fidel Cadena: «Coincidimos con el magistrado instructor en que es el momento procesal oportuno para elevar la exposición razonada que ahora nos ocupa», tomando en consideración el dictamen de la Junta sobre Puigdemont: «desde el principio estuvo informado de la constitución del grupo organizado, animado por fines de subversión del orden constitucional y desestabilización grave de las instituciones democráticas», y añadían que el prófugo «animó a seguir en las acciones violentas que se desarrollaron con su conocimiento y consentimiento y tuvo el «dominio funcional del hecho, liderazgo absoluto, autoría intelectual y asunción de las riendas del actuar típico, de tal manera que hubiera podido evitar la lesión del bien jurídico…», en unos hechos que «encajaban perfectamente en el artículo 573.1 del Código Penal”. Informe remitido a la teniente fiscal del Tribunal Supremo María Ángeles Sánchez-Conde, que, como número dos de la Fiscalía General –que ya sabemos de quién depende–, no comparte esa decisión en su informe no vinculante a la Sala correspondiente.

No tardó el inquilino de Waterloo en acusar a la judicatura de actuar «como artificieros del Estado de Derecho», diciendo que «el fiscal da credibilidad a una información delirante y manipulada por los servicios policiales, que la utiliza para un propósito puramente político». Y en esa línea, la Mesa del parlamento catalán, pese al informe desfavorable del letrado ha admitido a trámite la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que registró Solidaritat Catalana, pidiendo la independencia de Cataluña. “Lo volveremos a hacer” repetían los delincuentes y su entorno desde que huyeron o fueron indultados.

Y de nuevo me vino a la memoria el cine, cuando saltaba el miércoles el caso Koldo. Esta vez era la película que dirigía Martin Scorsese en 1990, “Uno de los nuestros”. Porque no tengo la menor duda de que volvemos a toparnos con uno más de los casos de la corrupción socialista que expulsó del gobierno a Felipe González, y que no faltó en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero.

Así que no podía faltar en esta serie el tercero en discordia, nuestro presimiente y doctor Plagio cum Fraude que, aparte de la constantemente repetida corrupción política, puede verse implicado, si no lo estaba ya con la opacidad del destino desconocido de parte de los Fondos Europeos, por lo que saltaba durante su nuevo viaje de sumisión a Marruecos. ¿Casualidad que se publique durante su precipitada ausencia? Ahí dejo otra pregunta para le serie “piensa mal… y te quedarás corto”. Lo cierto es que el que fuera hombre de confianza de su hombre de confianza –perdón por la redundancia–, José Luis Ábalos, también ministro de Fomento en la época de los hechos que hemos conocido. Ya fue sospechosa su fulminante desaparición del ministerio y secretaría de Organización del PSOE (número dos del partido) en la crisis de gobierno de junio de 2021 y ahora podemos tener la explicación pese a que no ha perdido, de momento, su escaño, que revalidó en las últimas elecciones. Y se ha vuelto a dar un nuevo caso de “progresión” curricular en un próximo del “progresista” PSOE. Si en la etapa de González vimos cómo un don nadie, Luis Roldán, ascendía a la cúpula de la Guardia Civil, vemos ahora como Koldo García, una especie de “Luis Roldán XXL”, pasó de portero de puticlub a chico para todo de su amigo Ábalos.  Ser asesor –no sé de qué con este currículum que recomiendo consultar  –, chófer, guardaespaldas –esto le pega más–, cajero en efectivo en los viajes con pretexto “oficial” y complemento turístico… se sublimó como consejero de RENFE Cercanías y vocal del Consejo Rector del Organismo Público Puertos del Estado. Tal vez por su experiencia en el “transporte” de su protector, con nocturnidad y felonía, al aeropuerto de Barajas para recibir a la vice de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, a la que, tal vez también, pudo llevar en brazos para que no pisara suelo español, como parte del europeo que tenía prohibido pisar, o, quién sabe, si porque tuviera algo que ver con el “transporte” de esas cuarenta misteriosas maletas cuyo destino sigue oculto. Lo cierto es que parece que esa mano derecha de Ábalos tuvo que ver Soluciones de Gestión y Apoyo de Empresas, S.L. –el “apoyo” bien entendido empieza por uno mismo–, de la que era titular un tal Juan Carlos Cueto, sin actividad conocida anterior y a la que por procedimiento de urgencia se le adjudican contratos para la compra de mascarillas por importe de 53 millones de euros, “de los que se metieron al bolsillo el 32 %”, uno de cada tres euros, para entenderlo mejor,  unas comisiones de 17 millones de los que al amigo Koldo parece que le quedaron 10. Y en esas adjudicaciones con tan “generosas” comisiones, aparecen implicados, de momento, el ministerio del Interior del “valiente” Pequeño Marlasca; el gobierno balear, encabezado entonces por la hoy marioneta de Moncloa en el Congreso, tercera magistratura del Estado para más inri, la antes citada Paquita Armengol; el gobierno canario del hoy ministro de Política Territorial y Memoria Democrática, Víctor Ángel Torres y, quién sabe, si el propio padrino del portero de esos centros que tanto les gusta frecuentar a no pocos socialistas. Uno de ellos, se dice, el propio Santos Cerdán, hoy número tres del PSOE y negociador con los delincuentes de Bruselas, allí y en Suiza, que, se cuenta, pudo ser el que, tal vez en una de sus “presuntas” visitas a Rosalex, el garito pamplonés donde ejercía el tal Koldo, fuera el “presentador” a su compañero Ábalos, con el que parece que debió sintonizar bastante. Todo, con ese “tal vez” por delante, hasta que vayamos sabiendo más, que espero sabremos teniendo un gobierno ejemplo de “transparencia” y claridad explicativa como el que tenemos. Por lo que se ha sabido hasta ahora, en 2020, el gobierno de Armengol gastó casi cuatro millones de euros en mascarillas que, al parecer, no cumplían con los requisitos sanitarios y fueron a parar a una nave del departamento de Salud de las Islas Baleares (IB Salut), en la que están todavía. Hecho que, curiosamente, denunció la susodicha después de perder las elecciones autonómicas, tal vez, de nuevo, en un posible “sálvese quien pueda” por lo que pudiera venir, que llega ahora. En resumen, 26 registros y 20 detenidos, entre ellos Koldo, su mujer y su hermano. Ya veremos cómo evoluciona esta Operación Delorme y a quiénes se lleva por delante además del “amigo” Koldo, que puede empezar por el “padrino” Ábalos, cuya primera reacción ante los medios fue la de casi no conocer a su “ahijado político” y haber perdido el contacto: “No tengo ni idea, me he enterado ahora, me he quedado estupefacto con esto. Duelen estas cosas, claro. Siempre he estado tranquilo y sigo tranquilo. Lo que no acabo de entender es su participación en esto, es que me cuesta creerlo. Bueno, muy decepcionado estoy. Sólo deseo que quede en nada”, añadiendo que “Todo se hizo bien, a través de los mecanismos legales, algo de lo que siempre me preocupé. Por cierto, se hicieron las contrataciones por entidades autónomas y además fueron revisadas por el Tribunal de Cuentas” y echando balones fuera para intentar dejar “solo ante el peligro” a su chofer: “Hasta donde yo sé, tenía una vida muy normalita y es que… me cuesta creerlo”, para referirse a su relación con un poco convencido “Bueno, con el tiempo la vas perdiendo… yo ya no puedo dar trabajo ni tengo asistente ni nada…”. Y para completar este “folclore” de irregularidades, otro asesor de Ábalos, Rogelio Pujalte, “habría recibido fondos procedentes de Soluciones de Gestión”, canalizados a través de la sociedad Deluxe Fortune, S.L. de Víctor de Aldama, presidente del Zamora, C.F., al que otro amigo de Sánchez, el hoy destituido presidente ruina de Correos Juan Manuel Serrano, le obsequió en 2021 con un sello conmemorativo “por ser un ejemplo valiente, ejemplo de esfuerzo y dedicación”.

Y ahora, toda la banda socialista, desde su secretario general, se hace la ignorante y todos a una vienen a decir que se investigue, que actúe la Justicia y que caiga quien caiga. Hasta el punto de aparcar la primera reacción de Fray Perico, que con una mentira más volvía a atacar a su mayor enemiga: “Me llama la atención que sean tan celosos, cuando quiero recordar que el señor Feijoo se aupó a la presidencia del partido popular después de una denuncia del anterior líder del PP sobre un caso de corrupción de la presidente de la comunidad de Madrid, de su hermano en concreto, que no ha sido ni investigado ni tampoco recriminado por parte de la actual dirección del Partido Popular” –lo que no es cierto porque sí fue investigado y el caso fue archivado por la fiscalía y por Europa–. Y, como no, la nuevamente aludida Isabel Díaz Ayuso, resumió el caso con una de sus acertadas frases: “Pasar de portero de un burdel a consejero de RENFE Mercancías… lo normal. Este gobierno va limpio de… Koldo y paja”. Ya veremos quienes lo consiguen

Termino sin poder comentar cosas como el nuevo brindis del sátrapa al sultán –vendido como el amigo de Maduro desde el 11M– anunciando inversiones de 45.000 millones de euros en Marruecos que su “mampoministro” Puente intentaba disimular dándole la vuelta. Pero no hay 35 millones para los enfermos de ELA ni presupuesto para la división antinarcos de la Guardia Civil, ni dinero para dotarlos de medios a ellos y Policía Nacional…

Antonio De la Torre,  licenciado en Geología, técnico y directivo de empresa. Analista de opinión.

Artículo anterior Vísceras y razón, dos “ingredientes” inmiscibles que pueden hacer un 18-F como el 23-J

About The Author

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies