Últimas noticias

Las subidas del IPC y del Euribor pueden suponer 2.800 euros a las familias

NAVARRA INFORMACIÓN

Las subidas del IPC y del Euribor pueden suponer 2.800 euros a las familias, según Irache

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache calcula que las subidas del Índice de Precios al Consumo (IPC) y del Euribor pueden suponer para una familia un coste añadido al año de 2.800 euros.

Tras este análisis, Irache se va a dirigir a la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, para solicitarle que «dé prioridad a analizar y solucionar las consecuencias que la actual inflación tiene en los consumidores».

«Es una cuestión de máxima importancia que afecta a miles de personas en nuestra comunidad y que requiere medidas ágiles y efectivas que ayuden a los ciudadanos de a pie y a la economía navarra», dicen desde la Asociación.

1.000 euros más en hipoteca

Irache, según los datos avanzados de julio por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios de productos y servicios se han encarecido en el último año un 10,8%. Por su parte, el Euribor cerró el mes rozando el 1% cuando, en julio del año pasado, estaba prácticamente a -0,5%. Así, una hipoteca de 123.000 euros, con un diferencial del 1,5% y un plazo de amortización de 25 años, habría pagado este último año de cuota mensual 463 euros, pero si se revisase ahora, pagaría 551 euros. Por tanto, pagaría al mes 88 euros más, lo que supondría al año un encarecimiento del pago por la hipoteca de 1.056 euros. Además, se prevé una nueva subida de tipos por lo que las previsiones apuntan a que el Euribor seguirá subiendo.

660 euros más en gasolina

El precio de la gasolina sin plomo era hace un año de 1,40 euros el litro; ahora está en torno a 1,95 euros el litro. Esto hace que llenar un depósito de 50 litros nos cueste ahora 27,5 euros más. Si lo llenamos dos veces al mes, el coste en combustible al año sería 660 euros más.

480 euros más en luz

La factura de la luz se ha encarecido en torno a un 50% en el último año, al menos en las tarifas reguladas. Si en verano pasado una factura media podría rondar los 75 euros, ahora el coste mensual se acerca más a los 115 euros. Esto hace que una familia hoy pagaría en la factura eléctrica 480 euros más al año, aproximadamente.

En la cesta de la compra, 616 euros más

Los precios de los alimentos y bebidas alcohólicas habían subido, con los datos del INE del pasado junio, un 12,9% en el último año. Una familia tipo gasta en la cesta de la compra 4.806 euros al año. Si aplicamos la subida de los precios, hoy gastaría 619 euros más.

La Administración debe adoptar medidas

Frente a esta situación, las administraciones deben adoptar medidas para que no sean los consumidores los únicos que tengan que cargar con las consecuencias de la coyuntura económica y geopolítica y sufrir el alza de los precios.

Datos económicos que ofrecen margen de actuación

De hecho, hay datos macroeconómicos que indican un mayor margen de las autoridades públicas para intervenir en favor de los ciudadanos. Las Administraciones Públicas del Estado ingresaron el pasado año 223.382 millones de euros, un 15% más respecto al ejercicio anterior.

Esta recaudación supone, además, la mayor de la que se tiene constancia en la Agencia Tributaria, superando también, claro está, los números que se recaudaban antes de la pandemia. En Navarra, Hacienda recaudó en el primer semestre del año 1.770,2 millones de euros, un 2,5% más que en el mismo periodo del año anterior.

Por otro lado, la subida del IPC debería suponer una mayor recaudación del Estado por el IVA, ya que este impuesto grava el precio que pagamos al comprar un producto y, si este precio es más alto, lo que se recaude por la operación será mayor. Si bien últimamente se han moderado, las previsiones indican un crecimiento económico de España para el presente año en torno al 4%. En Navarra, la previsión es del 3,5%. Este crecimiento supone una mayor riqueza del país que debe repercutir en todos los ciudadanos.

En cuanto al mercado laboral, si bien en julio ha sufrido un bache, la tendencia era hasta ahora de crecimiento, con una ocupación muy por encima al nivel previo de la pandemia y medio millón de parados menos en el último año.

En Navarra, el número de parados en el último año se ha reducido en 3.233 personas (9,3% menos) y los afiliados a la Seguridad Social se mantienen por encima de 300.000. Eso sí, la falta de adecuación de los salarios a la inflación es un tema preocupante a abordar.

Mayor protección a los ciudadanos, especialmente a los más vulnerables

Ante el aumento del coste de la vida, es necesario que el Estado ofrezca una mayor protección a los ciudadanos, a las clases medias y especialmente a aquellos hogares que se encuentran en situaciones económicas más ajustadas.
En este sentido, desde Irache se valora como positivo el bono de 200 euros que se va a dar a hogares con bajos ingresos, si bien no parece que suponga una solución real para las actuales consecuencias de la inflación en los ciudadanos.

Medidas fiscales, control de precios, cambio de cultura energética

En este sentido, considera que hay otras medidas que las distintas administraciones deben valorar para no trasladar el coste de la inflación a los ciudadanos o, cuando menos, reducir su impacto. Por ejemplo, cabe aplicar la llamada deflactación en el IRPF. Esto supondría que las personas a las que se les ha subido algo el sueldo para paliar los efectos de la inflación no tengan que pagar más impuestos.

Se podría hacer, por ejemplo, aumentando el tramo de renta para aplicar un mismo gravamen. Sería, en definitiva, acomodar en cierto modo el impuesto sobre las rentas a la situación de la inflación. Eso sí, el consumidor tendría que esperar al año que viene para notar los beneficios de esta medida. Hay que recordar que la Comunidad Foral tiene competencias fiscales por las que puede regular sus propios impuestos.

En cuanto a controlar la inflación en sí misma, si bien en algún caso puede venir muy condicionada por la situación geopolítica actual, no siempre es así. Por ello, es necesario que las autoridades públicas redoblen el esfuerzo por vigilar los distintos sectores y controlar que no se da un encarecimiento artificial y pactado de los precios para ampliar el margen de beneficio empresarial a costa del consumidor. En este sentido, se debe asegurar que existe una competencia real que impulse rebaja de precios en el mercado.

En cuanto al sector energético, en primer lugar, se debe tratar de evitar, dentro de lo posible, subidas como las que estamos viviendo en suministros de luz y gas, que son de primera necesidad para todos los hogares.

Al mismo tiempo, se debe ir trabajando desde ya en un cambio de cultura energética, hacia una producción y consumo más autosuficiente y sostenible. En este sentido, se debe impulsar con decisión el autoconsumo y facilitar la gestión de estas instalaciones.

 

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies