Últimas noticias

Solasbide: Crónica de un encuentro

 

A pesar del ardiente calor del sábado, alrededor de una cuarentena de personas acudieron a la convocatoria del grupo navarro de Solasbide*. En el ya VII Encuentro que llevaba por título “Un mundo en cambio”.

El objetivo escucharnos y dialogar como señalo, en la apertura, el nuevo presidente de Solasbide Jesús Bodegas, citando a Antonio Machado “Hay que esforzarse en entender al otro”. También tuvo un sentido recuerdo a los amigos desparecidos durante este paréntesis obligado de la pandemia. Especialmente al compañero de reflexiones Gabriel Hualde, sociólogo.

Tras la visualización de unos cortos videos bajo la mano de Josep mMª Valls. Camino Bueno, moderadora, planteó la duda: ¿cambio de época o época de cambios?

La timidez inicial, dejando las primeras filas vacías y que recordaba a los tiempos de las aulas, pronto se destapo como un espejismo gestual. Y las manos se levantaron pidiendo turno de intervención. Como es habitual en anteriores encuentros, el economista Sixto Jiménez inició el fuego, hablando del envejecimiento de la sociedad, la falta de participación de la juventud en las elecciones y la preocupación de los políticos más por las pensiones que por los problemas de los jóvenes. Subrayó la crisis ecológica y el preocupante auge de los extremismos. A la vez que rompió una lanza en defensa de la política responsable.

El activista, Javier Etxeberria, dejó el titular “el capitalismo no tiene cabida en la biosfera” y mostró su preocupación por la crisis de la democracia.

Distintas voces remarcaron la pujanza del individualismo frente a la búsqueda del bien común.

Vicente Madoz, psiquiatra, citó la terapia del ensimismamiento, fundada en las 4´S: silencio, soledad, sosiego y serenidad y la necesidad del “cultivo del ser”.

Pese a todo, Fernando Armendáriz aportó un rayo de esperanza para mantener la voluntad de combatir la maldad en el mundo, que es mucha. Anhelo de esperanza que sustentó en la justicia, a la libertad, y en definitiva en los derechos humanos. “Debemos ser críticos y nunca quedarnos callados”.

Algunas voces se acordaron de los más débiles, criticando nuestro eurocentrismo.

Otras señalaron el “valor de lo pequeño” y la capacidad e influencia, muchas veces desconocida o no valorada, que tenemos como consumidores.

Durante el descanso, entre los corros del café y el agua para combatir el calor, muchos señalaron la necesidad de mayor presencia femenina, la ausencia de jóvenes y la necesidad de una mayor diversidad de los asistentes. En algún caso por ausencias justificadas de invitados veteranos de anteriores encuentros.

Las intervenciones a la segunda pregunta pusieron sobre a mesa la guerra de Ucrania, Felipe Gurrutxaga apunto el valor de la Europa construida tras la segunda guerra mundial y matizó que, si Europa va mal, el mundo está peor. Desde su antimilitarismo planteó la disyuntiva entre favorecer la autocracia o defenderse ante un ataque inaceptable. Frente a su postura, Imanol Miramón criticó el envío de armas a Ucrania y que la guerra es la peor alternativa. Aunque no dio con la solución para cuando una de las partes no quiere sentarse a dialogar y emplea el abuso de su fuerza.

Algunos señalaron la falta de implicación de los jóvenes a la cual la joven psiquiatra, Gabriela Sánchez matizó que su generación es el fruto de sus mayores y que han crecido influenciados por sus esquemas mentales.

Casi finalizando, Alberto Goñi planteó el dilema de muchos trabajadores concienciados que son conscientes de mantener el sistema para poder vivir y sacar a sus familias adelante. Ante esta paradoja José Antonio Yeregui puso en valor modelos empresariales de colaboración y cogestión.

Pasado el límite del horario establecido y con mucho pesar, tomó la palabra Miguel Izu, miembro de Soalsbide para sinterizar las ideas principales surgidas en el encuentro.

Por último, Jesús Bodegas, citó a Emilio Garrido “No soy dueño del viento, pero sí de las velas”. Mencionó la frase de Philip Randolph “hagamos las guerras no rentables para que sean imposibles”. Concluyendo la jornada recordando a los asistentes que:la alegría es una forma de resistencia” y emplazándolos al siguiente encuentro del curso que viene.

*Solasbide pertenece a Pax-Romana, movimiento católico internacional de profesionales e intelectuales. El grupo en Navarra surgió en 2011 para fomentar la reflexión, y defender la dignidad de los derechos humanos. Sus componentes analizan un tema durante el curso y lo finalizan con un encuentro abierto.

Por Alberto Bodegas García

VII Encuentro de Solasbide-Pax Romana «Un mundo en cambio»

Integrantes de Solasbide son: Josep Mª Valls, Jesús Bodegas, Javier Lasheras, Camino Bueno, Guillermo Múgica, Nacho Sánchez, Mertxe Berasategui, Lucio Zorrilla. Y faltan en la fotografía Vicente Madoz y Miguel Izu.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies