Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La División Azul

Número 41

Francisco Redondo García, Esteban Heredero, José Ramón García Espina, José Alemany y Lázaro Garrido Vergara. Son los nombres de cinco valientes, de cinco soldados que dejaron sus vidas en las estepas rusas, que dejaron sus vidas contra lo que ellos consideraban el horror, el comunismo de la Unión Soviética.

Ellos formaban parte de una División llamada la Azul que combatió al comunismo de la URSS entre 1941 y 1943 junto al ejército alemán. Formaban parte de 50.000 españoles que se prestaron voluntarios para ello. Se integraban en la 250 División de Infantería, oficialmente llamada la División española de voluntarios.

Tiene su origen cuando el 22 de junio de 1941 el ejército alemán inicia la Operación Barbarroja o lo que es lo mismo la invasión de la Unión Soviética. El general Franco permite que aquellos voluntarios que lo deseen se alisten para ir a luchar contra la Unión Soviética.

La división queda constituida a los pocos días y, rápidamente, comienza el reclutamiento. 18.000 personas, la mayoría soldados veteranos. Se les garantizaba un doble sueldo: cobraban el mismo sueldo que los alemanes (según el rango), y de España cobrarían la misma paga que la legión. Asimismo, se les ofrecían otras ventajas, como que sus familias cobrarían un subsidio de 7,30 pesetas, doble cartilla de racionamiento, el mantenimiento de sus derechos laborales a su vuelta, y algunas otras ventajas.

El 3 de julio los voluntarios comienzan a ser llamados y concentrados en diferentes acuartelamientos militares por toda España. Reciben una breve instrucción de diez días en el que las distintas unidades empiezan a configurarse y organizarse, y se instruye a la tropa en sus normas y obligaciones.

A las 15:45 horas del domingo 13 de julio, una multitud despedía al primer grupo de divisionarios que partía en tren desde Madrid.​ En total y durante diez días, diecinueve grupos (de 1000 soldados de media) partieron escalonadamente hacia Alemania desde distintas ciudades españolas. La cifra total ascendía a 18.104 hombres, de los cuales 2.612 eran oficiales y 15.492 soldados.

Las diferentes expediciones españolas fueron llegando de forma escalonada, a razón de 3 por día. Los primeros, llegaron en la mañana del 17 de julio, y los últimos la tarde del 23. El 19 de agosto comienzan los preparativos para su partida. La división ha sido destinada al Frente Oriental. Tenía como destino la ciudad de Smolensk, para unirse allí al resto de los ejércitos hacia el asalto de Moscú.

En octubre la Guerra de Rusia empieza a tomar cariz de combate duro, la resistencia del ejército bolchevique se vuelve cada vez más tenaz. Los Generales Von Bock y Von Rundsted habían conseguido en apenas unos meses casi tres millones de bajas a los soviéticos y un millón marchaban al Este como prisioneros. La destrucción del material fue apabullante, miles de carros de combate yacían destruidos junto a camiones y artillería por los inmensos campos de batalla rusos.La victoria de Kiev fue a expensas de que el Grupo Centro a apenas 30 km. de Moscú realizase un giro hacia el sur para echarle una mano al Grupo Sur. Cuando se produjo la victoria Hitler valoró de nuevo la directriz de atacar Moscú. Fue por eso que se decidió que la División Azul, a pocos días de incorporarse en el frente central, fuese desplazada súbitamente al grupo norte, ante la necesidad de reforzar estas posiciones. Las zonas de operaciones fueron dos: el Frente de Novgorod (entre octubre de 1941 y agosto de 1942), y el Frente de Leningrado (entre agosto de 1942 y octubre de 1943).

Los españoles luchan fieramente en todos los frentes. Pasan las semanas, pasan los meses hasta que reciben una noticia dramática el ejército alemán ha sido derrotado en Stalingrado. Hasta entonces, 257 muertos y 1051 heridos.

Es entonces cuando el ataque soviético se torna arrollador. En 1943, la división ha sufrido la muerte de 1125 de sus miembros, 1036 heridos y 91 desaparecidos. Mantener la línea del frente cuesta entonces unas 30 bajas diarias. Es entonces cuando los aliados, así llamados los enemigos de Alemania, presionan al gobierno español para que de la orden de volver a sus soldados.

La orden no se hace esperar. El 12 de octubre es la fecha. Pero entre 1500 y 3000 soldados no quieren volver. Bajo el mando del coronel García Navarro se mantienen en el frente hasta que definitivamente un 13 de marzo de 1944 se ordena la repatriación definitiva dando fin con ello a un episodio glorioso del ejército español.

Andrés Valencia, profesor e historiador

Pie de foto: Reemplazos para la División Azul. Voluntarios españoles marchan hacia sus destinos. (c) BSchröter, CC0, via Wikimedia Commons

Artículo anterior Las Islas Canarias, españolas

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies