Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Decíamos ayer…  en 2014 y repetimos desde 2018, año de la censura y el “patrocinio”, que sigue

Tenía previsto este artículo la semana pasada, pero opté por el de la amenaza del 2030 con ese “gran reseteo” que se nos viene encima si no reaccionamos a tiempo y pensé que sería mejor dejarlo para una fecha más cercana a las “elecciones” para presidir la Cataluñ… Illa que, en detrimento de una Gran Cataluña tan necesaria para España, patrocinan todas las instituciones del Estado, desde Moncloa a sus ministros y CIS, todos con fondos públicos, que para la de Cabra “no son de nadie”.

La historia deja frases que dieron mucho juego y una de ellas es la que hoy tomo prestada, atribuida a Fray Luis de León tras la vuelta a su cátedra de la Universidad de Salamanca desde la cárcel a la que lo llevó la Inquisición por traducir sin permiso El Cantar de los Cantares de Salomón. No hace mucho se habló de ella por la metedura de pata –una más– que, el tampoco autor,  Pedro Sánchez el “Patrocinador”, cometió en ese libro, Manual de resistencia, para el que él mismo reconoció haber tenido su “negra” particular, Irene Lozano, que “le dio forma literaria” (sic), en el que la atribuía a San Juan de la Cruz, aunque no tardó la susodicha en asumir el error como suyo en “la casa de la izquierda” por excelencia, La Sexta Noche, que fue “patrocinada” después, no sé si pese a eso o por eso, con dos Secretarías de Estado de a 100.000 € más prebendas, primero para la España Global y después para el Deporte, en la que sigue, sin mérito deportivo conocido.

Recuperaba esa frase al hilo de la decisión de VOX, inexplicable para algunos y mal explicada por su portavoz –salvo para crédulos fieles–, de permitir con su abstención la aprobación del “penúltimo” decretazo del presimiente, que le deja manga ancha para repartir esos hipotéticos fondos europeos –“si llegan”, decía la semana pasada–, que nos ayudarán a superar la crisis económica que dicen sus “gestores” que viene “derivada de la sanitaria” –¿sería mejor decir “inducida desde…”?–. El tiempo dará o quitará razones, como en tantas cosas y ojalá sea pronto y lo veamos.

Y vuelvo al hilo de lo que me llevó a esa frase de Fray Luis, porque a algunos no nos sorprendió tanto que VOX demostrara su nueva incoherencia –como era de esperar más pronto que tarde–, previsible con esa pandilla de amiguetes al frente que poco o nada pueden ofrecer cuando lo que los mueve, de verdad, es la supervivencia política del líder, a la que se añadió su sed de venganza del partido que lo dejaba en la calle cuando Ignacio González le cerraba el último paraguas de Esperanza Aguirre, tras su patética comparecencia de Noviembre de 2013 en la Asamblea de Madrid, pedida por el entonces diputado de UPyD, Alberto Reyero:  En ese puesto, Director Gerente de la Fundación para el Mecenazgo y Patrocinio –debió aprender bien esto último– y, todavía en esa cómoda silla remunerada con más sueldo del que a la sazón tenía su jefe, el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy, negoció con el verdadero promotor de lo que sería unas semanas más tarde VOX, Alejo Vidal-Quadras, su “convencida” y tampoco mal pagada entrada en lo que a finales de ese 2013 parecía un proyecto ilusionante y regenerador. Como digo, allá por Junio de 2014, daba un primer aviso a ese “político” que desplegó malas artes y falta de escrúpulos en los primeros meses de vida del recién nacido partido, en una carta sin respuesta, en la línea habitual del personaje, que compartí en el Blog Desde el Caballo de las Tendillas, en el que comencé a publicar: . Después de la “abrumadora mayoría” de un muy escaso 30% de la militancia con que vendió su “triunfo” en Septiembre de ese año, tras una tumultuosa asamblea, se produjo la salida en masa del partido de centenares de militantes –yo entre ellos– y el inicio de la travesía del desierto que fue su triste itinerario por las elecciones en las que participó: andaluzas de 2015 -mitad de votos que diez meses antes y cero escaños-; generales de 2015 y 2016 -75.000 y 46.000 votos respectivamente y cero escaños-; vascas de 2016 –ridículo total donde mejor lo conocían–… y ahí se perdía el interés por mi parte aunque hay episodios de esa época que darían que hablar pero no merecía la pena darle más recorrido. Pero llega la moción de censura de Junio de 2018, con un saldo posiblemente legal pero a mi juicio ilegítimo al estar sustentada en parte de una sentencia con muchas dudas y algo sucede para que, cual Ave Fénix, resurgiera de sus cenizas el “pájaro” verde, producto tal vez de un tan sorprendente como ilógico “patrocinio” con fines seguramente nada altruistas que, tras las sucesivas apariciones en medios que lo ignoraban y el anuncio de una concentración en Vistalegre, me llevó a desempolvar viejos recuerdos a modo de recordatorio y aviso, porque intuía lo que podría estar detrás y, como sucedió, venir después –tal vez se sepa algún día de dónde salieron los 95.000 € que parece que cuesta el alquiler del recinto de Vistalegre, pero eso no toca ahora y lo dejo para que algún periodista lo investigue–. Lo que vino después, como algunos venimos diciendo desde ese momento, fue, en mi opinión, otra manifestación del “do ut des” –devolución de servicios prestados en “román paladino”– puesto de manifiesto en las sucesivas elecciones generales y autonómicas de 2019 y 2020, en las que el “resurgido” se negó a sumar con la única alternativa posible a lo que hoy ya es una triste realidad, el socialcomunismo, que llegó para quedarse si no se produce esa suma, impensable con la prédica de los supuestos “medios amigos”, que pasaron del azul al naranja para aterrizar en el verde, algo que sorprende si no se encaja en el citado “patrocinio”, no recibido en su momento conforme a lo esperado y tal vez, sólo tal vez, hoy trasfondo de algunos inexplicables comportamientos periodísticos que, contra lo que el sentido común pide y ellos en algún lapsus dejan caer –en una incoherencia digna de estudio por especialistas del ramo–, siguen alentando la división en lo que desde el “Nuevo Poder” jaleado por sus medios, fue bautizado como las “tres derechas”, una de centro-izquierda, otra de centro-derecha y una tercera que “cabalga” sobre un supuesto “patriotismo” al que tal vez sea de aplicación la frase de Samuel Johnson que se hizo famosa en la recomendable película de Stanley Kubrick, “Senderos de Gloria”, en boca del coronel Dax: “el patriotismo es el último refugio de los canallas”, sin ánimo de ofender, claro. Y lo que a  mi juicio estamos viendo en dos de esas “tres derechas” en la campaña catalana, hace bueno aquello de que en el patriotismo, que para Borges es “La menos perspicaz de las pasiones”, se escudan buena parte de las guerras, incluidas como no, las políticas, para ocultar la verdadera causa: el poder y el dinero.

Vuelvo brevemente a la  campaña catalana impulsada como decía por Moncloa y alimentada por la ”Tenaz…Illa” formada por el director del “Centro de Invenciones Sánchez”, José Félix Tezanos, “influencer” de lujo de la opinión que más le conviene a su jefe en los medios subvencionados y el “bicéfalo” de poca cabeza –toda una paradoja– Salvador Illa, desembarcado plenamente en la candidatura que promocionaba desde su ministerio hasta que se deshojó la margarita electoral, del que lo más destacado que se puede decir es que tal vez gafado por su jefe tuvo que ver como un camión grúa al que le faltaba el cartel de ERC –“Estamos Rretrocediendo Cataluña”– remolcaba su autobús, lo que puede ser una premonición nada halagüeña para su objetivo. Junto a eso su afirmación “Vamos a crear 140.000 puestos de trabajo con los fondos europeos” –ya sabemos que para el viejo Profesor Tierno Galván “las promesas electorales se hacen para no cumplirlas” – que no hace sino abundar en lo que antes decía ¿Quiso decir que con los supuestos 140.000 millones de euros, que ya veremos cuando y con qué condiciones llegan, va a crear ese número de puestos? Tal vez su condición de ser “de letras” le jugó una mala pasada con los ceros, porque no parece que vaya a salir “barato” cada puesto “creado” a razón de 1.000.000 €, que es lo que esas dos cantidades supondrían. Ni que se tratara de puestos de “empleo público” clientelar, que ya sabemos que para ellos “el dinero público no es de nadie”.

Termino con la “aportación” del marqués de Galapagar, antes “plebeyo de Vallecas”, ¡qué fiesta sin la tía “vallecana”!, a la campaña y al papel internacional de España –terminado de empeorar por el ¿”Alto Comisionado”? José Borrell– con sus últimas declaraciones en sintonía con la “madre patria” del comunismo que profesa: “No hay una situación de plena normalidad política y democrática en España cuando los líderes de los dos partidos que gobiernan Cataluña, el uno –Junqueras– está en la cárcel –debería estar, debió decir, pero está haciendo campaña, lo que hace buena su afirmación– y el otro –Puigdemont– está en Bruselas”, lo que refuerza aún más el cuestionamiento de “plena democracia” que, a bote pronto y sin entrar en matices, siento decir que por una vez y sin que sirva de precedente me lleva a estar en parte de acuerdo con el vicepandemia, porque de existir una verdadera democracia en España, este personaje nunca hubiera llegado al puesto que “detenta” –el D.R.A.E. dice que detentar es “Retener y ejercer ilegítimamente algún poder o cargo público”– y, en todo caso, ya debería estar fuera del gobierno, lo que de no producirse de inmediato haría cómplice y partícipe a su elector digital, al que ya sabemos que con tal de seguir en la poltrona del poder le vale todo. ¿Nos plantearemos de una vez la realidad de ese mal diseñado y peor llevado a la práctica Sistema de Monarquía Parlamentaria y buscaremos su ya tardía pero todavía posible recuperación? Pero para eso sobra el que encabeza la pirámide y, como me decía un buen amigo, “Para echar al ‘tarao’ de la Moncloa hace falta la conjunción de los partidos del bloque ‘constitucionalista’ sin cuya unión no vamos a ningún lado y, ambos tres partidos –yo lo limitaría a dos porque el tercero, el PP, lleva pidiendo sin éxito esa unión desde las citadas elecciones de Abril 19– o sus representantes, son tan imbéciles que le hacen el caldo gordo al corrupsoe”. Ya decíamos algunos entonces que “Votar a VOX es votar a Pedro Sánchez”, algo en lo que desde hace unos meses insiste la cúpula del PP, pero que los antes citados “medios amigos” –¿recordamos el 1+1+1?– se encargan de tergiversar para su clientela fiel y fanatizada, haciendo muy difícil esa unión, lo que hace prever que “ tenemos impresentable para rato”, en palabras del mismo amigo, que comparto.

No me queda espacio para comentar algo sobre la “niñera” de la Sra. Montero, que “Igual-da” que desde un cargo público se haya convertido en una autentica “carga pública”, otra más de las de ese inútil departamento ministerial de presupuesto desorbitado, sobre lo que me gustaría recomendar el ofrecimiento que, por la mitad de sueldo, le ha hecho en clave de humor el genial Alfonso Ussía y que circula por las redes sociales.

Antonio de la Torre, licenciado en Geología, técnico y directivo de empresa. Analista de opinión

Artículo anterior En 2030 no tendrás nada y serás… POBRE, obviamente

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies