Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

¡La salud, salud, se está deteriorando!

Si la salud, la recordamos todos, definida en 1986 (OMS) como un gran avance en su integración total, siendo que  salud no era solamente carencia de enfermedad, sino que salud se componía de tres ejes bien integrados en un auténtico “triángulo equilátero”: Tres lados, tres ejes, tres áreas: bio-psico-social, son los tres lados principales del triángulo de salud, que debería ser equilátero, por lo menos en un cierto equilibrio de los tres lados integrados, que forman el complejo sistema de la salud. Bienestar físico, mental y social, repito no solamente ausencia de enfermedad; incluye un concepto de bienestar como derecho humano y social, incluye un concepto mental -un lado- sumamente complejo que los neurocientíficos llaman salud emocional, con un nivel de autoestima alto, sintiéndose bien con uno mismo, etc…

 

Sin embargo, llevamos mucho tiempo -lo entiendo, pero no lo comparto-, sólo advirtiendo, informando, dando consejos sobre solo uno de esos ejes-conceptos-lados del triángulo integrado en una salud total: El lado, el concepto físico, es muy importante, la vida es la única por lo que decidimos muchas cosas, es lo más preciado que tenemos; pero no es solo ese lado, para llamar salud a la salud; es mucho más compleja y para que sea completa tiene que consensuarse con los otros dos lados o constructos. Porque de qué nos sirve cuidar de la salud física, si no tenemos para comer… De qué nos sirve la salud física, si aquella calidad de vida que se esfumó está con un gran deterioro, tanto que mucha gente se quita la vida…, y sabemos que el suicidio ha aumentado últimamente, siendo una de las causas de muerte más altas en el ranking de la epidemiología…  De qué nos sirve mantener un cierto control de virus y epidemias, pandemias, si no somos felices, si ante un problema grave mental, como una depresión, no hay facilidad suficiente para un tratamiento directo y personalizado. De qué nos sirve tanto control de gel alcohólico, si vivo en cuarenta metros cuadrados y no soporto convivir con mi pareja, no pudiendo resolver dicho problema y nos destruimos psicológicamente…

Percibiendo, leyendo, escuchando informes y más informes de técnicos súper especializados, seguimos sin tener claro un montón de cuestiones, que no hay nadie que desde lo más alto de la pirámide profesional físico-médica-social-gubernamental, nos haga un resumen y sepamos con cierta claridad a qué atenernos… Pero en todo los medios de comunicación se trasmite día tras día, telediario tras telediario el aterrorizar a la gente, sin darnos cuenta, que tanto temor y miedo, va en nuestra contra de esa salud física, que promulgamos con tantos mensajes y a todas las horas… Está más que comprobado que el miedo debilita el sistema inmunológico, y hace que seamos más vulnerables… ¡No lo he oído en ningún informe súper especializado!, al contrario se va creando un clima de incertidumbre, que más me parece un control ideológico, que una salud social-educacional y por mi profesión veo cada día más temor, más miedo, más angustia, más sinrazón hasta en niños de once, doce años, que no salen al cine -por poner un simple ejemplo-, por miedo al contagio, cuando ellos son menos activos y menos vulnerables… Otra familia me decía: Preferimos morir del Covid, que de hambre…

El factor, el lado o soporte mental y social, no se está favoreciendo, ni previniendo, ni cuidando, ni educando…y, nos guste o no, es un lado de ese triángulo de salud muy importante. Y, esta enorme incertidumbre, que nos crea tanto estrés; en un mundo donde la gente lee poco pero cuando quiere se informa de manera excesiva, sea por vídeos, por YouTube, facebook, linkedin, istagran… Acaba con un batiburrillo, que sería muy fácil orientar en los telediarios con una buena pedagogía de la información, suprimiendo ya los miedos y dejando de acobardar a la población, para que de esta manera coja fuerza, seguridad, certeza, un poco de alegría y de esperanza, y qué poco cultivamos estos valores…, que son igualmente salud. Cuanta más investigación, más conocimiento, más tratamientos, más soluciones de nuestra sociedad para afrontar retos globales… La gente de a pie, no sabe a qué carta quedarse; quizás por ello haya tantas dudas y reticencia a vacunarse con la vacuna que no es una vacuna, en el sentido estricto, y esto y muchas cosas, hacen que la gente viva confundida, amargada, estresada, triste, sin humor, y muchas veces sin una orientación de salud social, psicológicamente comprensible, y uniforme a nivel estatal.

Dr. Emilio Garrido Landívar, Catedrático de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos (CEU)

Artículo anterior Carta a los Reyes Magos

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies