Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Un fallecimiento por coronavirus de días anteriores y 93 nuevos casos positivos en Navarra

NAVARRA INFORMACIÓN.ES

Un fallecimiento por coronavirus de días anteriores y 93 nuevos casos positivos en Navarra

Navarra detectó ayer 93 nuevos casos positivos de infección por COVID-19, según los datos facilitados por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), tras realizar en el sistema público de salud 1.850 pruebas (1.226 PCR y 624 test de antígenos), con un 5% de positivos.

Desde el punto de vista epidemiológico de evolución de la pandemia, el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra indica que ayer se produjeron en la Comunidad Foral siete nuevos ingresos relacionados con esta enfermedad, dos de ellos en la UCI. Por otro lado, ayer se registró un fallecimiento relacionado con el COVID-19, una mujer de 83 años, y se notificó un deceso de días previos, correspondiente a una mujer de 90 años. El número total de muertes confirmadas por esta causa en Navarra se sitúa en 931.

Por zonas, en Pamplona y su comarca se registra el 66% de los casos positivos, en el Área de Tudela, el 12% de los mismos, y en Estella, el 4%. Los demás positivos (18%) se reparten por otras zonas de Navarra.

Respecto a las y los profesionales sanitarios del sistema público de salud afectados por COVID-19, según informa el Servicio Navarro de Salud (SNS), en la actualidad hay 53 positivos activos y en la última semana se han producido 22 nuevos contagios. La plantilla está compuesta por alrededor de13.000 profesionales.

En cuanto a la distribución por franjas de edad de los nuevos casos registrados, el grupo mayoritario es el de 45 a 59 años, con el 35%; seguido por el de menores de 15 años, con el 21% de los casos. A continuación, el tramo de 30 a 44 años, con el 14%; y el de 15 a 29 años, con el 12%.  Finalmente, se sitúan el grupo de 60 a 75 años, con el 10%, y el de mayores de 75 años, con el 8%. La edad media de los nuevos positivos se sitúa en los 39,9 años.

Respecto al género, el 35% de los casos son mujeres y el otro 65%, hombres.

Desde la perspectiva de la ocupación hospitalaria, según informa el Servicio Navarro de Salud, tras el balance de ingresos y altas, 153 personas permanecen ingresadas con y por COVID-19 (una más que ayer), 23 de las cuales se encuentran en puestos UCI (dos más que ayer) y otras 11 en hospitalización domiciliaria (uno menos que ayer). Los demás, 119 pacientes, están en planta (igual que ayer). Todas estas personas dieron positivo en una prueba PCR, sea esta infección o no el motivo de su ingreso hospitalario, y ocupan espacios COVID-19.

La incidencia acumulada de infecciones por el virus, según los reportes diarios, se sitúa en Navarra en 41.049 casos.

Informe Epidemiológico semanal: se frena la tendencia descendente

En el último Informe Epidemiológico del ISPLN, correspondiente a la semana del 7 al 13 de diciembre, se han confirmado 630 casos por PCR o antígeno (95 por 100.000 habitantes), lo que supone una estabilización respecto a la semana anterior y la interrupción de la tendencia descendente. La semana anterior se confirmaron 602 casos (92 por 100.000 habitantes). El 68% de estos nuevos casos eran sintomáticos y el 74% habían sido contactos de otros casos confirmados.

El ámbito de transmisión en el domicilio sigue siendo el más frecuente (47%), seguido por los que desconocen el origen de la infección (31%), y la categoría de ‘otros’, que incluye los contactos sociales y familiares no convivientes (19%). El número de casos nuevos ha disminuido en los tres ámbitos. El ámbito escolar se asoció con el 1% de los contagios y el laboral con el 4%.

El número de casos nuevos ha descendido un 12% en el grupo de 15 a 34 años de edad, ha aumentado un 14% en los de 35 a 54 años y un 6% en mayores de 55 años y se ha mantenido sin cambios relevantes en menores de 15 años.

Las mayores tasas se observan en el grupo de 15 a 34 años (114 por 100.000), y las menores en personas de 55 a 74 años (79 por 100.000) y en los de 55 a 74 años (76 por 100.000). Las diferencias en las tasas de los distintos grupos de edad siguen siendo poco relevantes.

La incidencia ha aumentado en el Área de Salud de Tudela (100 por 100.000 habitantes), ha descendido en la de Estella-Lizarra (59 por 100.000) y se ha mantenido sin cambios relevantes en el Área de Pamplona (91 por 100.000 habitantes).

Aumentan los ingresos hospitalarios y bajan las defunciones

Entre el 7 y 13 de diciembre se produjeron 51 ingresos hospitalarios por COVID-19, frente a los 44 de la semana anterior. Los ingresos en la UCI atribuibles a COVID-19 han pasado de 5 a 4, mientras que las defunciones por COVID-19 han descendido de 27 a 16.

Entre los casos confirmados desde el 11 de mayo, el 6,3% requirió ingreso hospitalario, 6,9 de cada mil ingresó en UCI y 13,6 de cada mil falleció a causa del COVID-19. El riesgo de hospitalización entre los casos confirmados de COVID19 desde el 11 de mayo es apreciable (1,6%) en menores de 5 años, desciende en niños de 5 a 14 años, y aumenta progresivamente en los siguientes grupos de edad. A partir de 65 años la proporción de ingresados alcanzó el 18%, y a partir de los 85 años fue del 29%. Los ingresos en la UCI se han producido a partir del grupo de 25 años, y alcanzan el 3,6% en el grupo de 65 a 74 años. Los fallecimientos se produjeron en los grupos de 35 años en adelante, y entre los casos mayores de 85 años fallecieron el 22,1%.

Como conclusiones, el último Informe Epidemiológico señala que la transmisión e ingresos por COVID-19 se han estabilizado en Navarra y las defunciones siguen descendiendo. Este cambio de tendencia urge a recuperar por parte de la ciudadanía algunas de las precauciones que se estaban aplicando en semanas pasadas y que habían demostrado ser eficaces para contener la transmisión.

Interrupción del descenso en la transmisión

En el Informe se realiza, además, una valoración de esta segunda ola epidémica que, según afirma, se ha producido una estabilización en el nivel de transmisión del COVID-19 en Navarra, lo que lleva a un equilibrio delicado entre la capacidad de propagación del virus y las medidas preventivas que se están aplicando: la flexibilización de las medidas preventivas se ha seguido de una interrupción en el descenso en la transmisión que se venía observando en las semanas previas. Las condiciones meteorológicas desfavorables de las últimas semanas pueden haber influido negativamente en este balance.

La percepción de un descenso en el número de contagios puede haber modificado la actitud de una parte de la población hacia la relajación de las medidas preventivas. La evolución en las próximas semanas dependerá de cómo se comporten estos tres factores mencionados.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies