Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Boceto semanal

A vueltas con los Bildus. Esta vez a causa de los presupuestos en España y en Navarra.

Resulta que este partido, además de blanqueado, es el protagonista. Desde ambos gobiernos trasladan la necesidad de su apoyo, cuando realmente no se necesita.

Hecho que en Navarra ha llevado a Javier Esparza, portavoz de NA+ y presidente de UPN, a dejar claro a sus cargos electos municipales, que se posibilitarán acuerdos presupuestarios con formaciones políticas, “siempre y cuando no esté Bildu”.

Y es que recuérdese que Bildu es amigo y defensor de los presos etarras, a quienes elogian y homenajean.  Cuando existe una ley de partidos de 2002 consensuada, con dictamen favorable del Consejo General del Poder Judicial y el Consejo de Estado, sin derogar. Y… no se aplica.

Y en estas circunstancias, no olvidamos que seguimos en estado de alarma, doblemente más largo que el anterior a golpe decretazos y “cogobernanza”. Ahora con toque de queda incluido.

O sea, desde la toma de posesión PSOE-Podemos en enero de este año, nos encontramos con 9 meses de gobierno en estado de alarma sin control. Con adoctrinamiento e ideologización del estado, intervencionismo en la empresa, la economía, educación, justicia, relaciones humanas y de culto. Una dictadura encubierta y manifiesta.

Actuaciones que han llevado a la sociedad a unirse en protesta común.

Este domingo en Navarra y España, convocados por la plataforma Más plurales, miles de personas en sus vehículos se manifestaban en contra de ley Celaá. Aprobada en el congreso por un voto y todavía en trámite.

Una ley que ataca los pilares fundamentales de la libertad y el derecho a la educación.

Una ley sectaria, discriminatoria, a favor de la ley del mínimo esfuerzo, creando escolares de pensamiento único incapaces de rebelarse, la demolición de la escuela concertada y la progresiva eliminación de la educación especial, pero sobre todo un ataque frontal a la libertad de educación y de elección las familias.

Una ley que fomenta el debate nacionalista, que ahonda en el desprecio por nuestra lengua común, el español.

Una ley trasnochada, que sigue insistiendo en el eterno debate entre escuela pública (sufragada por todos con nuestros impuestos) privada y concertada.

Una ley educativa que jamás había concitado tanto rechazo.

Una ley que nace coja y que, a la menor oportunidad, será derogada si es que realmente entra en vigor.

Una ley que no premia el esfuerzo, que posibilita que el pasar de curso con asignaturas suspendidas sea una constante  o que los inspectores sean nombrados sin opositar.

En definitiva, una ley que no es buena ley.

Mientras tanto, en este inicio del segundo estado de alarma Canarias, último reducto del Imperio, se encuentra solo ante una avalancha masiva de inmigración ilegal. Algo que venía denunciándose desde este verano y que puede hacer saltar por los aires la convivencia en estas islas.

Seguimos…. ¡Hasta la próxima semana!

Boceto anterior 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies