Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La trituradora legislativa frente a la dignidad

En la situación en la que estamos, siendo vapuleados cuan aprendiz de surfista, por la segunda ola, de la cual los modelos matemáticos ya avisaban cuando empezamos a dejar el confinamiento, en medio de una sucesión de confinamientos perimetrales, con el desplome de la economía y la amenaza de ruina nacional, no salgo de mi asombro y perplejidad al ver como nuestros gobiernos en vez de haber preparado una serie de planes para evitar la segunda ola y que la sanidad funcionase medianamente frente a otros enfermedades al margen y a pesar de la pandemia, además de por una vez en los últimos años cumplir el artículo 134 de la Constitución y haber presentado en tiempo y forma los presupuestos del 2021, y por supuesto haber subsanado, que ya es hora, las múltiples ineficiencias en los cobros de erte, paro y mínimo vital, sin embargo están muy afanados en dar rápida salida a las siguientes “e importantes leyes en el momento actual”*, esquivando en algún caso el debate social:

  • Nueva ley del aborto

Cuando se van a enterar que tener una Ley del aborto y estar continuamente volviendo a ella, para retocar, rebajar la edad y obviar el consentimiento y paterno y materno es demostrar reiteradamente el fracaso total y absoluto preventivo de los programas de educación psicoafectivosexual que algunos tantas polémicas levantan y tan poco resultados dan.

Javier Urra Portillo psicólogo y primer defensor del menor en la Comunidad de Madrid recuerda que, “Naciones Unidas define a “niño” a toda persona menor de 18 años, y que, aunque es innegable que se trata de su propio cuerpo, y éste no pertenece a sus progenitores, la educación sí”. Y que “el aborto genera un gran sufrimiento en la mujer que se ve obligada a ello”.

También José Ignacio Baile opina que “la edad no es un parámetro para determinar la madurez de una persona, pero conviene que una persona de 15-16 años esté asesorada…. Si consideramos que el asesoramiento sanitario es imprescindible y necesario, ¿por qué no va a serlo el de los padres? Los responsables subsidiarios son los tutores legales, es lógico que ellos intervengan asesorando.”

Mas no salgo de mi asombro cuando el ministro de Consumo quiere prohibir la propaganda de bebidas azucaradas que afecte a los menores.

Increíble los progenitores no pueden tener opinión en una intervención quirúrgica como un aborto, pero han de dar su consentimiento para sacar una muela a su hija. Mientras el estado legisla que el menor tiene criterio para abortar, pero para recibir propaganda de bebidas azucarados no es lo suficientemente maduro.

  • Ley Rhodes (“protección de la infancia”)

Con este nombre del pianista inglés de moda entre la progresía, esta ley pretende prohibir la entrada y participación de los menores de 18 años en espectáculos taurinos. Adiós a los encierros txiquis, y a la cantera de corredores de encierros.

Y pretende permitir la polémica autodeterminación sexual, que defiende el feminismo radical de Podemos y parece no acepta el feminismo “clásico” del PSOE. Provocando cruces

Como ven es una ley de emergencia social como la denomina el vicepresidente Iglesias.

Asombroso los menores no pueden asistir a un espectáculo taurino, pero si tienen capacidad para definir su sexo.

En el fondo está la confusión entre sexo y género. El sexo es un hecho biológico y hay dos. Y el género con las nuevas teorías “queer” o de identidad sexual, independientemente del sexo, propone diversas opciones que en definitiva son papeles o roles sociales. Lo que provoca un problema al llevar un debate teórico a unos efectos jurídicos.

Pero la maquinaria legislativa no para y nos queda la

  • Ley de Eutanasia

Empezamos mal al tramitarse como proposición y no como anteproyecto de ley, lo que evita audiencia pública, y los preceptivos informes de diversos consejos y comités. Hay prisa y pocas ganas de escuchar a la sociedad civil. En vez de profundizar y dotar a todos los hospitales de servicio de medicina paliativa como una especialidad más. Y procurar mecanismos de elección de una muerte digna. Nos enredamos en legislar una muerte que de verdadera tiene poco.

José María Torralba, profesor de Filosofía moral y política advierte que se nos está escamoteando el importante debate de la dignidad humana. El si la dignidad es sólo la autodeterminación del individuo o si se trata de un valor intrínseco que posee cada persona con independencia de circunstancias, capacidades y percepciones. Lo que nos lleva a ser un ser relacional y dependiente de otros. El Derecho debe tener en cuenta el bien de la sociedad y buscar lo más justo para todos. Y en la actualidad hay margen jurídico para los casos límite. Busquemos soluciones para el conjunto de la ciudadanía.

Pero ya vemos que unos pocos quieren legislar sobre todos, sin la participación de estos y acerca de temas que ahora mismo no son urgentes y cuya importancia afecta a la concepción de la dignidad de la persona.

Jesús Bodegas Frías, licenciado en Ciencias Biológicas

Artículo anterior Todo en la vida es cine

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies