Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La Novena 2020

Las legiones perdidas de Roma han dado mucho juego respecto al misterio de su desaparición. Las más llamativas son la de Marco Licinio Craso que cayo derrotada ante los catafractos (caballería pesada) de los partos en la batalla de Carrhae (53 a. C. actual Harran, Turquía), de aquí la expresión de craso error.

Recientes investigaciones permiten conjeturar que algunos supervivientes pudieron ser los que defendieron Zhizhi (36 a. C. hoy, Dzhambul en Uzbekistán). y que los chinos, tras ganar el asedio de la ciudad, deportaron a casi un millar a una ciudad a las puertas del desierto del Gobi, y que llamaron Li-jien (posible adaptación de Legión), posteriormente paso a llamarse Jie-Lu (que significa cautivos) y en la actualidad es Zhelaizhai conocida por sus habitantes de ojos azules o verdes, rubios o pelirrojos, con nariz aguileña y cabello rizado y con una coincidencia del 46% de ADN con la población europea.

La otra es la conocida como XI Hispana, algún autor sostiene que fue reclutada en Hispania por Pompeyo en el 65 a. C. posteriormente acompaño a Julio Cesar en la Galia. Octavio la rearmó y se sabe que participó en la famosa batalla de Accio y después en las guerras cántabras. Se presupone que su emblema era un toro. Claudio, en el 43 d. C., la envío a participar en la invasión de Britania y permaneció hasta la rebelión que encabezó la reina Boudica sufriendo una severa derrota. No está contrastado, pero tras reconstituirse pudo participar en la construcción del muro de Adriano. Según textos de Tácito, la XI intervino en la invasión de Caledonia (Escocia). Desgraciadamente para la leyenda y la novelista Rosemary Sutcliff («La Legión del Águila») la legión no desapareció en las brumas, ni fue aniquilada alrededor del 108-120 d. C. En la actualidad sabemos que en el 131 estuvo acantonada en Noviomagus (Nijmegen, Holanda) y su rastro se pierde en Oriente hacia el 135. en tiempos de Marco Aurelio la XI ya no aparecía. Claro que esto a Hollywood no le interesa.

Pero hoy otra novena, la 9.ª Compañía de la 2.ª División Blindada de la Francia Libre, más conocida como La Nueve. La cual dio muestras de su pericia dos meses después del día D en Alençon sin una sola baja capturaron a 129 prisioneros alemanes y liberaron a 8 americanos, quienes se sorprendían de su experiencia en el campo de batalla.

Todos sabemos que el 25 de agosto de 1944, París fue liberada por las tropas de la Francia Libre bajo el mando del general Philippe Leclerc. Lo que muchos no saben es que el 20 de agosto París se sublevó. La Wehrmacht amenazaba con destruir los puentes sobre el Sena y el general Eisenhower prefería atacar a los soldados al norte de la ciudad, manteniéndose al margen de la revuelta.

Supervivientes de LA Nueve.

La nueve avanzó en solitario enfrentándose a los alemanes. El blindado Guadalajara, fue el primer carro de combate en llegar a la plaza del Ayuntamiento. Posteriormente, el Ebro fue el primero en disparar contra las posiciones alemanas. Entonces fue cuando los habitantes de la ciudad que valió una misa se dieron cuenta de que había llegado la ayuda. Sin embargo, se habían confundido de protagonistas. Cuando un locutor intentó entrevistar a los héroes que recuperaban París se encontró con la respuesta: “Pardon monsieur mais je suis español“. Ya durante la noche de celebración frente a los cánticos de La Marsellesa, los republicanos españoles respondieron con ¡Ay, Carmela!. Y alguno hasta fue portada del diario Libération, al día siguiente.

La nueve continuó su trabajo y el 23 de noviembre liberó Estrasburgo y posteriormente participó en el asaltó al Nido del Águila en los Alpes, la residencia de Adolf Hitler. Al acabar la contienda la 9.ª Compañía había sufrido 35 muertos y 97 heridos.

Lamentablemente la historia no la escriben sus protagonistas, como bien estamos viviendo estos días con la manipulación del relato.

Los supervivientes de la nueve continuaron sus vidas, ninguneados por los aliados e ignorados por los españoles. No fue hasta 2004 cuando el gobierno francés homenajeó a los españoles con una placa junto al río Sena. En 2012 el presidente François Hollande pronunció unas palabras de reconocimiento y desde 2015, el jardín del Ayuntamiento de París se llama oficialmente Jardin des Combattants-de-la-Nueve.

En España el olvido ha sido todavía mayor, por fin el año pasado, el Consejo de Ministros aprobó una declaración institucional en la que el gobierno español “se suma a los actos de conmemoración del 75 aniversario de la liberación de París”(23 agosto 2019). Lástima que, en vez de extremeños, catalanes, andaluces, … no fueran de Wisconsin, Oklahoma o Kansas, entonces tendrían varias películas y hasta una serie como la de “Brothers in Arms”.

Jesús Bodegas Frías, licenciado en Ciencias Biológicas

Artículo anterior Peces o cañas. El dilema de la investigación

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies