Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Votar, votar y volver a votar

A nuestro exseleccionador de futbol, Luis Aragonés, “Zapatones”, una vez le pidieron que definiera dicho deporte y contestó con el consabido “ganar y ganar y volver a ganar”. Nuestros políticos dolentes de ofuscación y enajenación, y especialmente de falta de entendimiento y ganas de consenso, nos redefinen democracia como “votar y votar y volver a votar”. Y aquí estamos padeciendo una interminable campaña, aunque oficialmente sea la más corta nunca sufrida, pero que tras el debate apunta a no ser la última.

Tengo una pregunta para la Junta Electoral, de que sirve abrir expediente sancionador por “dopage electoral”, caso de la entrevista en La Moncloa a Sánchez apropiándose de la “escenografía institucional”. No sería mejor hacer como con los deportistas tramposos, inhabilitarlos inmediatamente para dos años.

Ahora se acercan a los abuelos, cuando el resto del año ni se acuerdan de las pensiones, convierten el pacto de Toledo en papel mojado y postergan cualquier decisión al respecto, para convertirlas, ahora en campaña, en ocurrencias electoralistas y amarre de votos.

También, cuan Rey Mago en el día de la cabalgata, se sacan fotos con niños llorosos, pero la mayoría de ellos, si les preguntas por quién es Giner de los Ríos, te dirán que es el sustituto entrenador del penúltimo destituido. La reforma educativa es tan tópica como la reforma agraria, la política hídrica y la “mítica”, como dicen ahora los jóvenes, política energética. Todas ellas pendientes.

Por no hablar de las mujeres, de estas se acuerdan algo más, debido a los tristes titulares semanales. Eso si el “no es no” está en boca de todos. De manera que, al unísono, independientemente de las siglas, parecen abogar por el “ménage à trois” en las relaciones sexuales heterosexuales incluyéndonos al taquígrafo como tercer elemento. Parece que en las relaciones homosexuales, lésbicas y transexuales no se producen también abusos. Se olvidan de que el respeto al otro es lo principal en cualquier relación interpersonal. Sin embargo, son los primeros en incumplir con el ejemplo y se niegan darse la mano tras un debate, Aitor Esteban del PNV se la niega a Espinosa de los Monteros, Vox, quizá por verse reflejado como si se mirase en el espejo de Blancanieves, que nunca mentía.

Lo que si está cambiando y en lo que todos coinciden es en la clasificación de los 40 principales insultos, los eternos “joputa” y “cabrón” se han visto relegados por, tercer lugar ”feminazi”, segundo lugar “machirulo” y primer e indiscutida posición “facha”. Es la ofensa de moda. Así como tenemos productos ”commodity” (de conveniencia) hemos innovado los improperios con el insulto de conveniencia, lo mismo vale para un descosido que para un roto.

Mejor no entrar en materia económica, los eufemismos del lenguaje políticamente correcto, llegan al sonrojo pornográfico del espectador votante. Lo peor es la desfachatez y poca vergüenza conque algunos (Alzorriz, puede servir de ejemplo), anuncian que los costes salariales de las nuevas organizaciones de las estructuras internas de Gobierno, es decir, las nuevas consejerías y direcciones generales, asesorías y sillones para nuevos socios de gobierno, familiares y amigos se sabrán al cerrar las mismas.

Vamos, empezar la casa por el tejado. Primero compramos y luego preguntamos el precio. Como no nos llega, aumentamos el déficit, nos endeudamos, justo pagamos los intereses de los préstamos, no reducimos deuda, sino que la aumentamos y para resolver el lío, la solución es la continua y sostenida reforma fiscal apelando al mantenimiento del bienestar social. Pero si por favor pidiendo respeto institucional. Precisamente el que nos faltan a la inteligencia de los paganos ciudadanos. Alguno debiera responder que pasa con las horas de uso del helicóptero del 112, si son para rescates o para formación de una futura e innecesaria unidad de rescate Foral que sustituya a la ya eficiente y preparada de la Guardia Civil, por qué no hay comunicación entre policía foral y otros cuerpos de seguridad (reciente carta del Sr. Acosta, y no es la única), por qué el transporte sanitario desde 2015 ha subido un 30%, qué pasará con los puestos de trabajo al recuperar la gestión pública el servicio de transporte sanitario, por qué se exigen menos horas de formación a los bomberos forales que van en ambulancia que a los trabajadores de las empresas de ambulancias, si las funciones son idénticas. Y así con todo.

Pero en campaña todo vale. Lo siento, pero democracia no es votar cada tres meses, también es pedir responsabilidad, exigir correctas y honradas gestiones, pedir soluciones a los problemas de los ciudadanos, digo bien ciudadanos y no súbditos, ni vasallos que es por lo que nos toman los nuevos dictadores salidos de las urnas.

No crear problemas de convivencia, ahora entre los amigos y familiares no se puede hablar de la famosa terna coloquial, ni de política, ni de fútbol, ni de mujeres. Y dentro de poco ni del comodín del clima, pero esto tema lo dejo para otro día.

Jesús Bodegas Frías, Ldo. en Ciencias Biológicas, con experiencia en Calidad y Producción.

Artículo anterior El legado de Zapatero

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies