Últimas noticias

26J: Rajoy coloca a Ciudadanos del lado de PSOE y Podemos

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha vuelto hoy a Pontevedra seis meses después de la agresión que sufrió en su ciudad proclamando que está «en forma» para seguir llevando el «timón», y con una advertencia, la de que Ciudadanos está del mismo lado que PSOE y Podemos.

En la misma jornada en la que el líder de C’s, Albert Rivera, ha asegurado que no facilitará con su abstención un Gobierno presidido por Rajoy, el presidente del Gobierno en funciones ha vuelto a advertir de que el voto a Ciudadanos puede acabar en la izquierda.

«La única alternativa es una coalición PSOE, Podemos y Ciudadanos, a ver si son capaces de hacerlo», ha dicho.

En cualquier caso, ha asegurado que está en forma y seguro de sí mismo, preparado para seguir al frente del Ejecutivo, y respaldado por el «mayor partido» del país, que «no es una pandilla ni un grupo de advenedizos».

Así lo ha subrayado en el mitin que ha clausurado en el Teatro Principal de Pontevedra tras darse un paseo por las calles de esta ciudad.

Precisamente hoy se cumplen seis meses de aquel paseo en el que Rajoy fue agredido por un joven pontevedrés.

Esta tarde, Rajoy ha hecho el mismo recorrido que entonces -aunque en sentido contrario- en un paseo que ha sido tranquilo aunque también contenido, con muchas medidas de seguridad, mucha expectación y numerosos medios de comunicación siguiendo cada detalle de estos quinientos metros.

Mientras algunos vecinos y simpatizantes se acercaban a saludarlo, otros sólo contemplaban la escena. Rajoy, sonriente y acompañado del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y de la ministra de Fomento y cabeza de lista por Pontevedra, Ana Pastor, saludaba por las aceras y en las puertas de algunos comercios.

El paseo ha comenzado en la sede del PP pontevedrés, y desde allí ha recorrido la calle Rosalía de Castro hasta la plaza de San Xosé, para continuar por la calle Oliva y llegar a la plaza de la Peregrina.

Fue en esa plaza donde Rajoy recibió el fuerte puñetazo de un joven que le marcó la cara. Hoy ha pasado por ella sin incidentes.

Por el camino, muestras de afecto y algunos «selfies». Y al final, en la puerta del Teatro Principal, el aplauso y los gritos de «presidente» de sus simpatizantes acallaban la protesta de una decena de vecinos, que denunciaban la prórroga de la concesión de la papelera Ence o pedían la paralización del proceso de fusión de dos ayuntamientos de la provincia.

Dentro del Teatro Principal, ha querido comenzar el mitin con una broma sobre aquel día. «Ya he recuperado las gafas después de la última vez», ha dicho, Rajoy, que se ha llevado con sus palabras la ovación de los asistentes, a quienes ha agradecido su «cariño» y «lealtad».

El jefe del Ejecutivo en funciones ha repetido en su discurso muchos de los mensajes de esta campaña, especialmente el de que si no hay un acuerdo postelectoral tras el 26 de junio los partidos deben permitir gobernar al más votado. Es decir, deben dejarle gobernar en minoría si, como auguran las encuestas, vuelve a ganar.

Ha advertido no obstante de que «hay algunos que aún no han entendido lo que es un sistema democrático».

Son los mismos, según Rajoy, que están todo el día en la televisión «pisando moqueta», pero deberían saber que «la primera norma en democracia» es la de respetar lo que «decide la gente, los señores y señoras, los seres humanos. Y aquí, los españoles».

«Estoy seguro de mí mismo, sé lo que tengo que hacer, no me mueve más que hacer las cosas bien y el interés general de todos los españoles y no estoy a la orden más que del interés general», ha proclamado Rajoy, quien también ha dicho contar con un «equipo de primera división» y con «el respaldo del mejor y del mayor partido político de España, que es el PP».

Ahora, ha lamentado, «florecen por doquier toda suerte de personajes» que dan «lecciones mañana tarde y noche», y frente a ellos está el PP, que no es ni «una pandilla ni un grupo de advenedizos», sino un partido «con historia» y experiencia de gobierno.

En este acto, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha dicho comprender el elevado porcentaje de indecisos que aún hay, que ha achacado al «nivel de indecisión» de los otros candidatos a La Moncloa, frente a un Rajoy que siempre ha sido «claro» en sus planteamientos.

Feijóo ha asegurado que si Pablo Iglesias fuese el candidato de su partido «le diría que aprendiese un poco más de la humildad de los gallegos» y si lo fuera Pedro Sánchez le recomendaría la «responsabilidad» que demuestran los ciudadanos de esta comunidad.

«De Rivera no estaría diciendo nada, porque en ese partido solo puede hablar Albert Rivera», ha dicho entre aplausos el presidente gallego, quien precisamente se ha dirigido a los votantes de Ciudadanos para instarles a cambiar ese voto por el apoyo al PP.

Ha señalado así que todos los votos que en Pontevedra no sirvieron para dar un escaño -Ciudadanos no obtuvo- sólo valieron para darle el segundo diputado a En Marea y por eso ha reclamado que quienes entonces votaron a C’s apuesten ahora por Rajoy, ese «señor de Pontevedra orgulloso de ser gallego».

También ha recibido Rajoy los elogios de su ministra de Fomento y cabeza de lista por esta provincia, Ana Pastor, quien ha definido al presidente como el único con «bagaje y aval», frente a los de la «propaganda, la demagogia y el mercadeo».EFE

26J: Rivera acusa Rajoy de poner “crucecitas” a los dirigentes del PP que buscan la regeneración

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies