Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La presión cultural influye más que los ritmos naturales en el hábito de dormir

La presión cultural influye más que los ritmos naturales en el hábito de dormir

La sociedad dirige la hora de ir a dormir, el reloj interno la de despertarse

La presión cultural puede anteponerse a los ritmos naturales circadianos a la hora de ir a dormir y alterar así el hábito del sueño, según un nuevo estudio publicado hoy por la revista Science Advances y llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Michigan (EEUU).

Los efectos de la presión cultural quedan reflejados mayoritariamente en la hora a la que las personas se acuestan y no tanto en la hora a la que se levantan, que, si bien está influida por obligaciones como el trabajo o la escuela, sí sigue un patrón más ajustado al reloj circadiano.

Los ritmos naturales circadianos son aquellas fluctuaciones en las funciones y comportamientos del cuerpo que van ligadas a las 24 horas del día y que son fijadas por unas 20.000 neuronas ubicadas detrás de los ojos que responden a la cantidad de luz que reciben.

“En todos los casos, parece que la sociedad dirige la hora de ir a dormir y el reloj interno la de despertarse, por lo que ir a dormir más tarde va asociado a pérdida de tiempo de sueño”, indicó el coautor del estudio e investigador de la Universidad de Michigan Daniel Forger.

“Encontramos un fuerte efecto en el despertar por parte de los relojes biológicos de los usuarios, no sólo de la alarmas. Estos hallazgos ayudan a cuantificar la guerra entre el tiempo social y el tiempo solar“, añadió Forger.

Para lograr estos resultados, los investigadores de la Universidad de Michigan se sirvieron de una aplicación para teléfonos móviles que les permitió recoger datos de miles de personas en 100 países distintos y compararlos en base a criterios de edad, sexo y país de residencia.

Otros de los hallazgos del estudio fue que los hombres de mediana edad son quienes menos duermen, a menudo por debajo de las 7 horas de sueño mínimas recomendadas al día, y que las mujeres duermen de media 30 minutos más que los hombres.

En concreto, las mujeres suelen ir a dormir un poco antes que los hombres y se levantan algo más tarde, una tendencia que es especialmente pronunciada en el grupo de edad que va de los 30 a los 60 años.

Además, de acuerdo con los resultados, la gente que está expuesta cada día a la luz solar tiende a ir a la cama antes y dormir más que aquellos quienes pasan la mayor parte de su tiempo bajo luz artificial.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies