Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

CCOO cree que la campaña de LAB en Pamplona es un “brindis al sol”

CCOO cree que la campaña de LAB en Pamplona es un “brindis al sol”

Sede CCOO navarra

Ante la convocatoria de un referéndum entre la plantilla del Ayuntamiento de Pamplona el día 23 para “posicionarse sobre la posibilidad de que la gestión de las contingencias por accidente laboral y enfermedad profesional se realice desde el Servicio Navarro de Salud”, queremos hacer pública nuestra posición al respecto.

Cuando accedemos al puesto de trabajo, no sólo debemos conocer toda la información relativa a las tareas que vamos a desempeñar, sino también todas aquellas cuestiones que podrían afectarnos a corto, medio y largo plazo. Una de ellas tiene que ver con lo referente al proceso de incapacidad temporal, ya sea de origen común o laboral y debido a los últimos cambios introducidos en la normativa, sobre todo en lo referente a las mutuas y la Seguridad Social, en la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO hemos editado una pequeña guía para esclarecer algunos aspectos clave sobre estos temas tan importantes para los trabajadores y trabajadoras y ponemos a disposición de los mismos nuestro gabinete de Salud Laboral.

Las mutuas surgieron hace ya un siglo de la mano del tejido empresarial con el fin de cubrir las necesidades legales en relación con los accidentes laborales cuando no existía Seguridad Social, y con el ánimo de “curar” lo más rápidamente posible a la gente trabajadora que hubiera sufrido algún percance laboral y que no se quedaran en casa sin producir para la empresa más allá de lo estrictamente necesario. Con el tiempo, y para subsistir a las nuevas leyes laborales en un país desarrollado y democrático —pongamos que hablamos del nuestro— se han ido transformando y adaptando, pasando por diversas funciones, hasta convertirse en grandes dinosaurios que, incomprensiblemente, se hacen cargo de los accidentes y enfermedades profesionales y también asumen la gestión económica de las enfermedades comunes de una buena parte de la población asalariada de nuestro país.

CCOO siempre se ha opuesto a la gestión de las contingencias comunes por parte de las mutuas.

Hemos defendido y continuaremos defendiendo los servicios públicos y hemos estado y estaremos luchando contra la privatización de los mismos.

En CCOO reclamamos la defensa de la salud laboral a través del fortalecimiento de la participación de los servicios públicos en todos los aspectos, desde la gestión hasta el tratamiento de las dolencias, por su probada eficacia, calidad del empleo y ausencia de interés comercial. La actividad de las mutuas debe ir reduciéndose a un mero complemento de un servicio público general de calidad y para todos y todas.

Por nuestra experiencia en mediación entre trabajadoras y trabajadores y mutuas somos conocedores y conscientes de los problemas que acarrea este sistema y la merma de derechos laborales que a veces supone para las trabajadoras y trabajadores, tales como altas prematuras, tratamientos inadecuados, y las dudosas derivaciones al sistema público de salud obligando a solicitar cambios de contingencias. Por ello, es necesaria una reforma que garantice la independencia de los profesionales que trabajan en estas entidades y el refuerzo del control de estas entidades de la seguridad social.

Somos conscientes de que el Sistema Navarro de Salud ha sufrido un gran retroceso, principalmente debido a los recortes en medios humanos, lo cual está provocando que en la actualidad se estén realizando muchas derivaciones de paquetes de servicios a las clínicas privadas, privatizando de esta manera parte de unos servicios públicos que ellos mismos se han encargado de congestionar. Hoy, el Servicio Navarro de Salud no sería capaz de acoger la gestión que de los accidentes laborales y enfermedades profesionales realizan las mutuas, sino que en el hipotético caso de que el Ayuntamiento decidiese no renovar el contrato con la Mutua y encomendar la gestión del accidente laboral y la enfermedad profesional al Servicio Navarro de Salud, los trabajadores y trabajadoras serían derivadas, por este, a los servicios de las clínicas privadas. Incrementando, por esta vía, la privatización de servicios públicos y el beneficio privado.

Desde Comisiones Obreras solicitamos un debate sereno y profundo sobre qué queremos hacer con las Mutuas y qué modelo de Mutuas necesita este país, desde el punto de vista de que los servicios prestados sean públicos, dotados de los recursos necesarios de tal forma que se garantice la prestación de un servicio público de calidad y que a su vez esto no suponga un deterioro aun mayor de la sanidad pública, que aumente los plazos de atención y listas de espera propiciando las derivaciones a clínicas privadas para evitar el colapso.

Es un tema serio y debe ser tratado con rigor, lejos de populismos simplificadores. El trámite de esta decisión va mucho más allá de la voluntad de los trabajadores del Ayuntamiento de permanecer o no en la Mutua. Implica a otros colectivos, administraciones e instituciones, que administran sus propios presupuestos y recursos.

Tampoco hay que olvidar a los miles de profesionales que trabajan en estas entidades, las Mutuas, y cuya situación habría que ordenar y clarificar.

Para CCOO la prioridad a la hora de trabajar por los derechos de las trabajadoras y trabajadores en el Ayuntamiento de Pamplona/Iruña pasa por defenderlos y ampliarlos en la mesa de negociación, arrancando compromisos y consiguiendo acuerdos que mejoren nuestras condiciones laborales y salariales. Los brindis al sol están muy bien para entretenerse pero no tienen utilidad para mejorar las condiciones del personal. Además, nadie nos garantiza que las consecuencias de la supuesta aplicación de la propuesta generaría un mejor trato y un reforzamiento del carácter público de la atención a la plantilla en los casos de accidente de trabajo y enfermedad profesional. Más bien al contrario. Por eso tuvimos claro desde un principio y seguimos teniendo clara nuestra posición de no aparecer tal y como estaba diseñado el referéndum.

Esta campaña puede tener el mismo resultado que otras “campañas” sindicales que se han desarrollado en los últimos tiempos en el Ayuntamiento de Pamplona. Si la unidad, el objetivo, los esfuerzos y la energía que se han dedicado en los últimos tiempos por algunos sindicatos en el Ayuntamiento de Pamplona se hubieran dedicado a trabajar a fondo por mejorar las condiciones del personal, otro gallo nos cantaría. En ese espacio, en la defensa de las condiciones laborales de la plantilla del Ayuntamiento de Pamplona, ahí sí nos encontraremos siempre.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies