Últimas noticias

OPINIÓN: Ateísmo costumbrista o como indiferencia religiosa

OPINIÓN: Ateísmo costumbrista o como indiferencia religiosa

pio_moa_

El sentimiento religioso como creencia en una voluntad superior no es en absoluto arbitrario o ilusorio, y aunque no es racional, es racionalizable, al menos en parte.  Parece afectar, con distintos grados de racionalización y de intensidad, a todos los individuos,  estén en la posición social que estén y se ocupen de lo que se ocupen. Pues lo más habitual es que para enfrentarse a los problemas cotidianos la gente tenga resuelta de un modo u otro la angustia más esencial, mediante mitos y ritos.

Pero decíamos que siempre ha habido un número mayor o menor  de personas sin espíritu religioso, y que parecen rechazar espontáneamente y sin darle vueltas  cualquier creencia o preocupación general. Sería una especie de ateísmo costumbrista.  Una canción de los años 40 lo expresaba en plan frívolo: “Tomar la vida en serio /es una tontería/ No es un misterio /  hay que vivir”. En plan menos frívolo, todo el potencial psíquico, por así llamarlo, de esas personas,  queda absorbido por las actividades, preocupaciones diversiones  y angustias cotidianas, y nunca, o muy rara vez (ante la muerte de alguien próximo o ante la contemplación del cielo estrellado, por ejemplo), siente una comezón de otro tipo.

Esto no ocurre con demasiada gente (hoy sí, al menos en apariencia), pero es una base del ateísmo, también perfectamente racionalizable. Por la misma razón que el creyente adora a esa voluntad incomensurable que mantiene y orienta al mundo por encima de las mil pequeñas y contradictorias voluntades humanas, el ateo costumbrista puede racionalizar su actitud –si se le presiona–  de otro modo:  ante las frustraciones y dolores de la vida y la muerte final no es posible concebir una divinidad bondadosa. Y ante la imposibilidad de orientarse o prever a largo plazo la vida, buscarle otro sentido que el de aprovechar los goces del momento carece a su vez de sentido: no hay un sentido general que exija una divinidad, y si lo hubiere está muy lejos de nuestra comprensión por lo que, a cualquier efecto práctico, es como si no  existiera. Hay que divertirse todo lo que se pueda “aprovechar el día” sin complicarlo con cuestiones sin salida.

Se aprecia inmediatamente que el sentimiento del creyente se dirige al mundo y a la vida en general, mientras que el de este tipo de ateo es practicista y rechaza salir del ámbito de lo cotidiano, bien como actitud espontánea, sin mayor pensamiento,  o racionalizando que de todas formas es inútil preocuparse de problemas insolubles y voluntades de las que nada podemos saber. Esa actitud está implícita en muchos científicos: usemos la ciencia para resolver los problemas de aquí abajo y no perdamos tiempo pensando en un más arriba o un más allá incognoscibles.  El hombre y sus necesidades o deseos prácticos se convierten en el centro del pensamiento y actividad.  Sin embargo no por eso deja de persistir la angustia esencial, ya que el problema básico de la religión queda soslayado, pero no eliminado.

Además, esa actitud choca con el hecho evidente de que no existe una voluntad humana a la que atenerse, sino muchas, variadas y contradictorias; y que incluso en lo que son más comunes chocan las de unas personas con las de otras. El ateo científico-costumbrista se ve empujado a simplificar y declarar que unas voluntades son correctas  y otras no, lo que conduce rápidamente al totalitarismo. Este, en un sentido político, podría definirse como la absorción de la sociedad por el estado, pero en un sentido más amplio consistiría en la asunción por algunos individuos, supuestamente más ilustrados, del criterio general de lo admisible e inadmisible; criterio  que debería imponerse sobre todos los seres humanos, empezando por quienes persisten en sus sentimientos religiosos, que pasarían a ser considerados un factor de atraso o de distorsión de la actividad social.

Pio Moa, historiador y escritor

OPINIÓN: Inglaterra como potencia hostil a España

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies