Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Teresa Romero podría recibir el alta en las próximas 48 horas tras superar la infección por ébola

Teresa Romero podría recibir el alta en las próximas 48 horas tras superar la infección por ébola
Teresa Romero, tras ser trasladada a la quinta planta del hospital Carlos III. (Foto: Hospital Carlos III).
Teresa Romero, tras ser trasladada a la quinta planta del hospital Carlos III. (Foto: Hospital Carlos III).

Sin signos del virus del ébola en sus fluidos, Teresa Romero encara sus últimos días en el hospital Carlos III de Madrid. La auxiliar de enfermería podría recibir el alta en menos de 48 horas, según han asegurado fuentes sanitarias.

Cuando llegue ese momento, tiene una idea clara en mente: viajar al pueblo de su madre. Así lo confirmó una portavoz de la familia de la sanitaria, al aclarar que tanto la madre de Teresa como alguno de sus primos habían pensado en desplazarse a Madrid nada más conocer su traslado a planta, pero que finalmente desecharon la idea «por las ganas que ella tiene de venir a Becerreá a estar con su madre».

Esperando a la auxiliar recuperada ya de la enfermedad están también los vecinos de esta pequeña localidad lucense, que aseguran que la recibirán «con los brazos abiertos». Tanto es así que el alcalde de este municipio ha puesto sobre la mesa la posibilidad de nombrar a la auxiliar de origen gallego hija adoptiva del pueblo. Un reconocimiento «con el que destacaremos su fuerza, su actitud y su buen hacer», explicó Manuel Martínez ante la posibilidad de que Teresa Romero se traslade a Lugo en las próximas semanas.

El móvil, en la habitación infectada

Por el momento, todavía ingresada y bajo observación rutinaria, el contacto de la auxiliar contagiada con su familia en Galicia se restringe a las llamadas que cada día mantienen a través del teléfono de su marido, Javier Limón, ya dado de alta. Y es que, según reveló una familiar cercana, «Teresa está sin teléfono porque tuvo que dejar su móvil en la otra habitación por si estaba contaminado, por eso llamamos siempre a Javier», en referencia al marido de la auxiliar.

Lejos del aislamiento al que estuvo sometida durante 26 días, la primera infectada por ébola en Europa y su esposo han recibido varios ofrecimientos para hacerse con un perro o un cachorro. Algunas de estas propuestas parten de vecinos del propio Becerreá que, mientras esperan el regreso de Teresa, mantiene encendidas las velas con las que pidieron su curación.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies