Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Adif destinó 2.000 millones a mejorar la seguridad del AVE tras el accidente del tren Alvia en Santiago

Adif destinó 2.000 millones a mejorar la seguridad del AVE tras el accidente del tren Alvia en Santiago
Se pretende evitar accidentes como el ocurrido en Santiago de Compostela.
Se pretende evitar accidentes como el ocurrido en Santiago de Compostela.

El accidente se podría haber evitado. El fallo del maquinista fue el último eslabón de una cadena de errores de seguridad que tienen responsables con nombres y apellidos”. Es la opinión unánime de las asociaciones de víctimas del accidente del tren Alvia Madrid-Ferrol que el pasado 24 de julio descarriló en la fatídica curva de Angrois dejando 79 muertos y más de 150 heridos, además de muchos interrogantes.

Un año después del peor accidente ferroviario en los últimos 40 años en España, la investigación por parte del Juzgado de instrucción número 3 de Santiago de Compostela sigue su curso.

Dos minutos antes de la tragedia, que se produjo a las 20:41, sonó el móvil de empresa del maquinista, Francisco José Garzón. Era el interventor que le pedía entrar por una vía concreta en la estación de Pontedeume (A Coruña) para facilitar la salida de una familia.

La llamada duro sólo eso, un par de minutos, los suficientes para despistarse y entrar en una curva por la que se debía circular a 80 kilómetros por hora a 179 km/h. La curva de A Grandeira, a cuatro kilómetros escasos de la estación de Santiago de Compostela, se le vino literalmente encima y, a pesar de que activó todos los frenos reduciendo la velocidad a 153 km/h en el momento fatal del descarrilamiento, ya no pudo evitar la tragedia.

Un año después del trágico accidente del tren Alvia en Angrois, que registró 79 fallecidos, todavía existen luces y sombras sobre el nivel de seguridad de la red de alta velocidad española. Lo positivo es que el Ministerio de Fomento, a través de Adif, ya ha adjudicado 836 millones de euros en señalización ferroviaria para el AVE y prevé finalizar el ejercicio con récord de adjudicaciones por encima de 2.000 millones de euros.

Sin embargo, la cara negativa tras el fatal primer aniversario es que la red por donde circulan los trenes Alvia que tienen capacidad para alcanzar 250 kilómetros por hora todavía cuenta con casi 2.500 kilómetros de vía que no opera con señalización ERTMS, la más segura del mundo, y la maniobra de aproximación de una veintena de estaciones de estas rutas se realiza en Asfa Digital, el mismo sistema que opera en la estación de Santiago de Compostela.

A esta alturas del proceso nadie discute la razón principal del accidente: un imperdonable error de distracción del maquinista que tuvo como resultado el descarrilamiento del tren cuando tomó a demasiada velocidad una curva cerrada en Angrois. Pero lo que también es una evidencia es que si ese tramo hubiera tenido el sistema de señalización ERTMS operativo, el accidente nunca se hubiera producido por ese exceso de velocidad porque el tren se hubiera frenado antes.

Un año después, Adif y Renfe Operadora no han terminado de resolver el problema de la compatibilidad del equipo de señalización embarcado en el modelo de tren accidentado (fabricado por Talgo y propulsado por Bombardier) y la vía, que en el momento del siniestro no podía leer las señales de ERTMS, lo que impide su funcionamiento. Sin embargo, en el resto de trenes Alvia de otros modelos sí que está operativo. Fuentes conocedoras del proceso aseguran que el problema de compatibilidad ya está resuelto y que tras unas semanas de pruebas se instalará este sistema de seguridad.

Pero además de la ausencia de ERTMS, que debería de haber funcionado desde Ourense hasta aproximadamente 6 kilómetros antes de Santiago, el sistema de señalización de balizas de Asfa Digital tampoco estuvo bien ubicado en el tramo final de la vía, lo que impidió dos cosas: que el despistado maquinista recibiera el aviso antes y que el sistema de frenado automático que lleva incorporado actuara con tiempo suficiente para evitar que el tren entrara a demasiada velocidad, pese a la irresponsabilidad del conductor, en la curva.

Esa grave anomalía ya fue subsanada por Adif semanas después del accidente, adelantando las balizas un par de kilómetros antes del lugar de descarrilamiento. Meses después revisó el resto de la red incluyendo nuevas balizas. Fomento también puso en marcha una veintena de medidas tras el accidente que ya está aplicando, que van desde la identificación de los pasajeros hasta la protección de las maletas en los vagones para evitar que golpeen a los pasajeros en un accidente.

Sin embargo, no parece que el Ministerio tenga ninguna intención en cambiar esos 2.500 kilómetros de vía en los que trenes Alvia, considerados de velocidad alta, circulan con el sistema Asfa Digital. Sí que modificarán algunos tramos concretos como es el caso de los 339 kilómetros del Olmedo-Ourense, pero por otras razones: finalizar la línea de AVE de Galicia.

Teniendo en cuenta que toda la red de alta velocidad en España ha supuesto una inversión de más de 40.000 millones no parece exagerado gastarse 1.200 millones de euros más en instalar ERTMS en estos tramos concretos y en la llegada a las estaciones, como recomiendan algunos expertos. Hace más de un año se inauguró el AVE Albacete-Alicante sin que el sistema ERTMS estuviera operativo, empleando sólo Asfa Digital. ¿No hubiera sido mejor esperar tres meses más para que se hubiera inaugurado ya con el sistema más seguro del mercado?

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies