Últimas noticias

La puesta al día del Lienzo de las Castas del Nuevo Mundo

El lienzo de las castas del Nuevo Mundo del siglo XVIII continuaba así: De Negro y Mulata: Tercerón.  De Negro con tercerón: Cuarterón… En su puesta al día a nuestra España molida habría que añadir De Juez y Senadora: Nacido para la Gloria. O de Trabajador de Empresa Pública y Sindicalista: Amamantado. De Enchufado y Alcaldesa: Imperioso. De Banquero y Diputada: Niñato… De Parado que trabaja en negro con  Liberada con clases de formación: Chollito… Pero la gran diferencia entre las castas actuales que padecemos y las de la sociología del Nuevo Mundo, es que aquellas producían y las de ahora no, y para engañarnos, han tenido la ocurrencia además, de acuñar el concepto de «economía no productiva».

En este inicio del verano la palabra casta desaparece en las redes sociales de la boca de heterodoxos a la busca del nuevo grial hispano, la necesaria salida de la crisis y la recuperación del empleo. Oímos sobre la casta de los enchufados en las empresas públicas, leemos sobre las televisiones públicas al servicio de la clase política dirigente que las alimenta. Sabemos también de la casta de la Justicia. Y, en concreto, todos estamos de acuerdo en el derroche que representa para la propia existencia del estado, la casta de los políticos, multiplicada por 17 autonomías, sus chiringuitos, asesores y coches oficiales y amplificada en un Senado inútil y abarrotado,  miles de ayuntamientos, en las diputaciones y hasta en el decorativo Consejo de Estado, en el que el alquimista social, por seis mil euros al mes compatibiliza el cargo con el asesoramiento a la dictadura de Venezuela. Ah, pero ya no le llaman casta, ahora es la trama.

Insostenible.

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE. Autor del libro “El reportaje para televisión un guiño a la noticia”, un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos.  La Paseata u

Artículo anterior La confusión que invade la vieja Europa y la estrategia de los bárbaros

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies