Últimas noticias

Nuestra lengua materna el español y la RAE

Es un deber honesto, histórico y cultural combatir resentimientos a un idioma como el nuestro, el español; que sabemos positivamente que las lenguas no van contra nadie sino más bien a favor de todos, gracias a las cuales somos capaces de avanzar en lo cognitivo y crear conexiones cerebrales cada vez más profundas y libres. Noam Chomsky, lo hizo aprender de forma muy clara en todas las líneas de la psicolingüística, válida para todas las lenguas, sin olvidar un punto débil en su teoría, que es que el lenguaje evoluciona y se enriquece completando su estructura psicolingüística con el medio en el que vive, con la educación y la lectura, principalmente.

Las Asociación de Academias de la lengua española (Asale y RAE), que cumple ahora setenta años, serán ellas las garantes legítimas de que una lengua como el español, lengua materna-base de casi seiscientos millones de hablantes, puedan comunicarse y generar a su vez un sinfín de conexiones cerebrales que hace que el lenguaje y su estructura sean nuestra base en una sociedad cultural y científica a la que pertenecemos y nos hace grandes con ese descomunal cúmulo de naciones que hablan español.

Justo es decirlo, cuando de las Academias se habla, recordar que el fundador de la Real Academia de la Lengua nació en Navarra, concretamente en Marcilla. Su padre, Don Diego Pacheco, marqués de Villena, venía de camino hacia Pamplona para tomar posesión como Virrey de Navarra (+1653), y estando en cinta su segunda mujer, posiblemente por los traqueteos de las carrozas en los caminos de entonces, su parto amenazó antes con antes y hubo de pernoctar en el castillo de Marcilla, con cuyos herederos eran parientes por ambas partes. Mejor posada imposible y ahí se bautizó -como reza la partida de nacimiento-, de urgencia a Don Juan Manuel María del Aurora, y hubieron de permanecer un tiempo en el castillo, hasta que se hizo factible su vuelta a los carruajes, y a su destino definitivo junto a su marido y padre.

Nuestra lengua, el español, es el viaducto que nos hace crecer personal, social y emocionalmente, cultural y científicamente, de tal modo y manera que hace que nuestra lengua vernácula, el español se adentre durante tantos siglos, en un mundo científico con plena garantía de que lo racional, ya que el lenguaje es fundamental para que la ciencia se desarrolle y crezca; se exprese y se infunda a través de él… El lenguaje español ha enriquecido el mundo del pensamiento a través de su literatura, donde podemos contar con obras de tan alto nivel lingüístico como estético y literario, sin citar a ninguna en especial, pero solo nombrando a los clásicos españoles del siglo de oro, tanto místicos como dramaturgos, novelistas y poetas, historiadores y filósofos… Una pléyade tan ingente, que hace cada día más grande nuestra lengua y comunicación en español.

El Rey Felipe VI, dijo directamente el otro día, en ese setenta cumpleaños de las Academias: “El español es un idioma, que hace grandes a todas nuestras naciones, donde reivindica el panhispanismo, la unidad que testifique la riqueza que supone el patrimonio de nuestra lengua”. Tenemos que estar orgullosos los españoles todos, porque nuestro vehículo lingüístico de expresión -el español-, es un lengua viva, culta, científica y la que nos ha hecho avanzar en un desarrollo humano y social, sin complejos, sin desalientos, adaptándose a los tiempo modernos y a la estructura social más avanzada científicamente hablando. Por eso es un gran lastre que utilicemos tantos neologismos en inglés para describir determinados sistemas actuales que tienen nombres españoles y sin mayor rubor los utilizamos, muchas veces con un cierto miedo a quedar delante de un auditorio como personas ignorantes, iletradas, “poco modernas”, que no digo no debamos conocer su términos respectivos anglosajones, pero tantas palabras que no me puedo entretener en citar, que muchas veces y muchos lugares y textos, no sé si estoy en Londres o en una población pequeña de nuestra querida España.

El Diccionario lo firman hoy 24 Academias de 24 países. España solo representa el 9% del castellano y es la tercera nación hispanohablante. En primer lugar, figura México, después los Estados Unidos de América y pisando los talones a España, se encuentran Colombia y Argentina (L. M. Ansón) España y otros países hispanos tienen cooficialidad del castellano con otras lenguas, pero no debemos privarnos del enorme patrimonio que supone la universalidad del español, encerrándose en un coto provinciano, convirtiendo la lengua en el gozne de una ideología que nos separa.

Dr. Emilio Garrido Landívar, Psicólogo clínico y doctor de la Salud, Catedrático de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos (CEU)

Artículo anterior Reconquistar la salud mental, es cosa de todos

About The Author

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies