Últimas noticias

Los biólogos ante la futura ley de caza y pesca

En estos días, el Parlamento Foral de Navarra está llevando a cabo los trabajos previos conducentes a la modificación de la Ley Foral 17/2005, de 22 de diciembre, de caza y pesca. Para ello, ha organizado comparecencias de organizaciones sociales vinculadas, de una u otra manera, a estas actividades; una de estas organizaciones es el Colegio Oficial de Biólogos, que ha aportado su parecer, fundamentado en el conocimiento científico-técnico de algunos de sus colegiados que, a su vez, son técnicos en materia cinegética y cazadores o pescadores.

Una ley es un texto político por antonomasia; no obstante, las leyes suelen contener y basarse en conceptos de naturaleza científico-técnica. Así pues, el aludido informe del COB limita su contenido a este tipo de conceptos de la caza y de la pesca vinculados a la Biología.

En este artículo, dejaré a un lado nuestras aportaciones relativas a concretas modificaciones, añadidos o supresiones en el articulado actual de aquella ley, solo en materias de nuestra competencia profesional, centrándome aquí en nuestro posicionamiento sobre el enfoque general que, a nuestro entender, debe tener el futuro texto legislativo.

Replanteamiento posible

¿Tiene sentido en el siglo XXI una ley exclusiva de caza y pesca, con una problemática ambiental cada vez más globalizada e interconectada? La legislación ambiental navarra está excesivamente fragmentada, atendido que no existe una legislación global que considere las cuestiones ambientales en su totalidad, complejidad y clara interdependencia.

Desde la perspectiva del COB, estamos ante una buena ocasión para plantear una ley de gestión de los aprovechamientos del Medio Natural. Actualmente, hay otros aprovechamientos, como por ejemplo la recogida de setas y hongos, de frutos silvestres incluidas las piñas, las actividades recreativas, deportivas y turísticas…, que tienen una importancia creciente en el Medio Natural, con un peso económico y social igual o mayor a los de la caza y la pesca. En ocasiones, estos otros aprovechamientos tienen una gestión muy parecida a la caza y la pesca, por ejemplo, los “cotos de hongos” y, a su vez, problemas de compatibilidad entre ellos, al desarrollarse en un mismo espacio. El COB considera que esta es una buena ocasión para analizarlos y, si así se decidiera, legislar sobre ellos desde un prisma común.

En demasiadas ocasiones, lo óptimo es enemigo de lo posible. Así pues, la propuesta del COB no incluye los aprovechamientos de nuestros montes, relativos a sus vertientes forestal y de ganadería extensiva. Aún falta mucho trecho para plantear la regulación de los aprovechamientos del Medio Natural desde una perspectiva absolutamente integral y global.

Fortalecimientos a preservar

La caza y la pesca en Navarra deben mantener su carácter (1) social, (2) de contribución al interés general (reducir daños a cultivos; reducir la expansión de especies alóctonas y los accidentes de tráfico debidos a especímenes de especies cinegéticas; mantener el Medio Natural en buen estado y con ello reducir los riesgos de incendios forestales…) y (3) continuar siendo gestionadas mayoritariamente por administraciones públicas (entes locales, sobre todo); frente a otras regiones, esta última característica es distintiva de Navarra, que emana de la importancia y extensión de los terrenos comunales en nuestros municipios.

La gestión mayoritariamente pública ha permitido mantener algunas poblaciones naturales de especies en mejor estado y ha reducido algunos impactos ambientales. Eso sí, para mantener esta situación es necesario que los entes locales de escasas capacidades económica y técnica y los cotos privados reciban un mayor apoyo público, con más recursos y apoyos legales para la gestión, cada vez más complicada.

Esperamos y deseamos que más pronto que tarde el Parlamento Foral de Navarra legisle sobre la caza y la pesca, reforzando los criterios de sostenibilidad, lo que deberá ser compatible con el mantenimiento de la Biodiversidad, de forma que se conserve la diversidad genética, se evite la introducción de poblaciones de especies alóctonas y se fomente la integración de la caza y de la pesca en el desarrollo territorial de Navarra.

Elena Domínguez Garrido, Colegio Oficial de Biólogos

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies