Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Boceto semanal

Sin cese, obviando el dictado de la Ley Foral, y tras mes y medio desde que el Tribunal Supremo, por unanimidad, abriera causa de investigación al consejero Ayerdi por presunta prevaricación y malversación de caudal público a la empresa Davalor, el consejero ha presentado su dimisión y la presidenta Chivite ha declarado que la acepta.

Sorprende que esta dimisión se realice ahora sin saber si está o no en calidad de investigado. Pues, según explicaba el propio Ayerdi, sus abogados han pedido aclaración al alto Tribunal. Y recordemos que, un día después (15 de diciembre) de que saltara la noticia, él mismo decía por carta a la presidenta que dimitiría en el caso de ser investigado.

Con todo, Chivite no debería haber contado con un consejero de Economía al que tanto criticó en la oposición y denunció los ‪3.000.000‬ de euros tirados a la basura al conceder préstamos a una empresa a punto de quebrar (y quebró). Todo, en la anterior legislatura, presidida por la nacionalista Barkos de Geroa Bai, igual que el consejero.‬

A no ser que nos encontremos con que este es uno de los pagos de Chivite al nacionalismo vasco para ser presidenta con los votos de Geroa Bai, Podemos, I-E y abstención necesaria de Bildu y el propio partido, PSN, siendo segunda fuerza política en votos y escaños

Y siguiendo con el departamento de desarrollo empresarial, la Hostelería de Navarra sigue siendo la cabeza de turco en esta pandemia. Con más de 7.000 empleos perdidos.

Se les acusa de ser los culpables y se ordena el cierre de sus negocios o se les imponen tantas restricciones que es imposible tenerlos abiertos. Cuando, según datos del ministerio de Sanidad, los brotes relacionados con este sector, es de un 2.7% del total.

Un gobierno responsable y buen conocedor de los hechos no dudaría en poner soluciones.

Y de nuevo Cataluña, tan silenciada por el coronavirus, y, ahora con nuevas elecciones, se pretende poner orden. De secesión o independentismo, se verá.

Sea como fuere, Sánchez presentaba a su candidato socialista, el ministro de Sanidad Illa. Illa, mentirilla. El que el mismo día que era proclamado candidato, lo negaba horas antes por activa y por pasiva; aseguraba que había comité de expertos para la pandemia, negaba el número real de muertos o el uso de mascarillas.

El que ahora, en campaña, dice que no va a pactar con los independentistas catalanes después de las elecciones. Y es que no le hace falta. Lleva de la mano de ellos desde que Sánchez, es presidente del gobierno gracias a ellos.

Suena a palabras que se lleva el viento ¡cuántas veces en campaña dijo Sánchez que jamás pactaría con Bildu, que era su “línea roja”, o que no “dormiría tranquilo” con un Gobierno con Podemos! y hoy gobierna con ellos, pacta y acuerda con ellos.

Una vez más se quiere apelar al voto útil para que los votantes catalanes no independentistas, “piquen” y le voten.

Y es que los políticos consideran que sus votantes no ven más allá de su zapato y presumen de que los humanos tropiezan dos veces en la misma piedra.

Seguiremos, hasta la próxima semana.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies