Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El palacio de dieciséis metros cuadrados de Le Corbusier

Édouard Jeanneret (1885-1965) conocido como Le Corbusier, el arquitecto del siglo XX por antonomasia, una figura heroica de la historia de la arquitectura y maestro de maestros, escribió mucho sobre su arte, biografía, diseños, obra y concepción de la arquitectura. No fue a la Universidad, pero dijo que tuvo la suerte de tocar muy joven el Partenón con sus manos y llegar a la conclusión que «aquello» no se podía enseñar en las universidades:  «En arquitectura, las obras de dimensión humana son eslabones de la tradición, que está hecha de los eslabones revolucionarios del pasado.»

De su mano y su cabeza genialmente amueblada, nacieron los conceptos de racionalismo arquitectónico y «Máquina para vivir» al definir la vivienda. Se ocupó y preocupó de esa dicotomía filosófica que empareja a la casa, vivienda u hogar, con la felicidad de las personas. «Si merezco algo de gratitud pública, no es por los palacios que hice, sino por haber abordado el problema de la arquitectura, el arte, la expresión de la sensibilidad humana. Sentí que la vivienda era el lugar de la familia, y que se podría probar algo grande por ese lado, en que hallé que había gran parte de la felicidad humana«.

Al leer sus notas imagino que su infancia transcurrió en un hogar feliz:  Dice:
“La familia directa, padre y madre influyen en forma decisiva sobre mucha gente. Para mí fue importante, ya que mi familia era muy armoniosa, simple, digna y nada burguesa… Mi hermano estaba destinado a la música: violinista desde los ocho años, un concierto a los once. La familia se concentró en él mientras yo callejeaba con mis amigos y seguía mi propio camino. Dejé la escuela a los 13 años”.

Ya con 67, después de haber levantado verdaderas casas que hoy consideramos palacios de habitabilidad, tuvo una gran idea en una cafetería de la Costa Azul. En tan solo unos minutos dibujo los croquis de «Le cabanon» para regalárselo a su mujer por cumpleaños. Cuando construyó la cabaña siempre afirmó que aquellos 16 metros cuadrados eran su verdadero palacio. Solía decir: “Tengo un castillo en la Costa Azul que tiene 3,66 metros por 3,66 metros. La hice para mi mujer y es un lugar extravagante de confort y gentileza. Está ubicada en Roquebrune, sobre un sendero que llega casi al mar. Una puerta minúscula, una escalera exigua y el acceso a una cabaña incrustada debajo de los viñedos. Solamente el sitio es grandioso, un golfo soberbio con acantilados abruptos”…

Manuel Artero Rueda La Paseata Manuel Artero ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE. Autor del libro “El reportaje para televisión un guiño a la noticia”, un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos.

Artículo anterior Homenaje a Fernando Savater, los caballos, la infancia recuperada y mi Cacharrería mental

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies