Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

In memorian

Número 34

Hace 26 años. Un 23 de enero. Un terrorista de ETA, un asesino, Valentín Lasarte Oliden, un “chivato” uno de esos muchos que, lamentablemente, había y hay en las calles, plazas y pueblos de las antiguas Vascongadas, hoy Comunidad Autónoma Vasca, comunica que, Gregorio Ordoñez, concejal del PP en el ayuntamiento de San Sebastián acompañado de Enrique José Villar Rodríguez de Hinojosa, María San Gil Noain e Iciar Urtasun Berroa, entraba en el bar-restaurante “La Cepa”, ubicado en la calle Treinta y Uno de Agosto de San Sebastián.

Gregorio Ordoñez Fenollar era en el momento del hecho, además de teniente de alcalde del Ayuntamiento de San Sebastián y miembro de la Asamblea Legislativa del Parlamento vasco.

El 23 de enero de 1995, cuando preparaba con gran entusiasmo las elecciones municipales convocadas para el mes de mayo, fue asesinado de un tiro en la nuca por un pistolero de la banda terrorista ETA. El Ayuntamiento le concedió a título póstumo la Medalla de Oro. En su memoria se constituyó en diciembre de 1995 la Fundación Gregorio Ordoñez.

Gregorio Ordoñez estaba señalado por ETA. La dirección de la banda terrorista había dado orden de matarlo unos meses antes. Era labor del llamado Comando Doností. Tres asesinos lo integraban, García Gaztelu, Lasarte Oliden y Carasatorre Aldaz.

La secuencia de su asesinato, que viene a continuación, está sacada de las actas del juicio que demostró quienes lo habían asesinado:

En esas fechas, García Gaztelu le dijo a Lasarte Oliden que recabara información sobre el teniente de Alcalde del Ayuntamiento de San Sebastián y miembro del Partido Popular, Gregorio Ordoñez Fenollar, con la finalidad de matarlo.

Tras varios días de seguimientos y vigilancias Lasarte Oliden comunicó a los otros dos que Ordoñez tenía unos horarios y costumbres diferentes cada día, por lo que, el hecho, tenían que perpetrarlo durante el mediodía.

Ese día como ya se ha dicho arriba llega el 23 de enero. El “chivato” lo comunica inmediatamente a los otros terroristas ya mencionados, que estaban en un piso de la calle Birmingan del barrio de Gros de San Sebastián, decidiendo los tres que era el momento propicio para intentar matar Ordoñez. A tal fin se encaminaron Lasarte, García Gaztelu y Carasatorre Aldaz hacia el restaurante.

Como llovía, Lasarte le dejó a uno de sus dos compinches, concretamente al que luego disparó sobre don Gregorio Ordoñez, su chubasquero de color rojo, indicándoles que era mejor que, tras ejecutar el hecho, no huyeran por la calle Treinta y uno de agosto, sino por un callejón lateral que da a la calle Paseo Nuevo.

Poco después, en torno a las 15:15 horas, Carasatorre Aldaz o García Gaztelu, entraron en el restaurante dirigiéndose directamente a la mesa donde estaba sentado Gregorio Ordoñez y, situándose detrás del mismo, a muy corta distancia, con una pistola que portaba marca Browning HP-35 del calibre 9 mm. Parabellum, le dispararon a la cabeza matándole.

La bala penetró por la región parieto-temporal izquierda alta y, siguiendo una trayectoria descendente y oblicua, salió por la región retromandibular a nivel del tercio medio de la rama ascendente derecha, siendo esta la causa directa del fallecimiento.

Artículo anterior Se prepara la guerra

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies