Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Posicionamiento del Colegio de Enfermería de Navarra sobre los test de antígenos en farmacias

Ante el anuncio de que las farmacias navarras se van a incorporar a realizar test de antígenos para la detección del coronavirus SARS-COV-2, el Colegio Oficial de Enfermería de Navarra quiere trasladar a la opinión pública las siguientes consideraciones.

Las farmacias están reconocidas como puntos de salud autorizados con una clara definición de competencias en la dispensación y control de medicamentos y productos sanitarios. La/el farmacéutica/farmacéutico es un profesional habilitado para diseñar, aplicar y evaluar reactivos, métodos y técnicas analíticas clínicas (Ley General de Sanidad, Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios).

Las enfermeras, como profesionales sanitarios, debemos trabajar por la seguridad de los pacientes, por lo que hemos de dejar claro que no consideramos apropiado trasladar la competencia del diagnóstico ni la realización de este tipo de procedimientos invasivos a profesionales no habilitados para ello, al tiempo que entendemos que la creación de documentos o protocolos específicos no son el soporte jurídico que puede garantizar la seguridad del paciente.

  • En la actualidad, la realización de un test de antígenos es mucho más que una técnica, ya que debe:
    prescribirse por un médico tras una adecuada anamnesis y/o exploración, y sobre la base de una sospecha diagnóstica. realizarse por enfermeras con la competencia y el respaldo legal correspondiente para garantizar una recogida correcta de la muestra.
  • Llevarse a cabo en centros sanitarios que cumplan con las medidas adecuadas de seguridad para cada paciente concreto, para las enfermeras que toman la muestra y para los técnicos de laboratorio que la procesan.
    garantizarse la gestión adecuada de los residuos generados.
  • Registrarse su resultado en la historia clínica de cada paciente, a la que no se tiene acceso en este momento desde las farmacias.
  • Notificarse cada resultado positivo a Salud Pública de forma obligatoria y por los canales habituales.
    diseñarse un plan de seguimiento individualizado para cada paciente y su entorno, que incluye las recomendaciones generales como el aislamiento domiciliario de 10 días o las prácticas seguras en su domicilio, pero sobre todo recoge el plan de cuidados acorde con el diagnóstico médico y la situación clínica de cada paciente en ese momento de su proceso de enfermedad.
  • Gestionarse la baja médica en caso de ser un trabajador en activo.

Otro aspecto que como enfermeras debemos tener en cuenta a la hora de realizar cualquier prueba diagnóstica, en este caso un test de antígenos, es garantizar la eficiencia del Sistema Nacional de Salud. El resultado de un test de antígeno no es un dato aislado, sino que debe ser valorado y validado teniendo en cuenta el cuadro clínico de cada paciente. Esta valoración integral es la que realizan médicos y enfermeras. Por tanto, un dato aislado no puede dar al paciente la garantía necesaria y podemos potenciar una duplicidad de consultas y pruebas entre la oficina de farmacia y el centro sanitario.

En este sentido, desde Atención Primaria se lleva años trabajando en programas de salud y seguimiento de la enfermedad para mejorar la salud de la ciudadanía acercándola a los centros de salud que, además del seguimiento de la enfermedad, desarrollan diferentes programas de salud. Trasladar una competencia de estos centros de salud a la oficina de Farmacia es dar un mensaje contradictorio a la ciudadanía, ya que se le “aleja” del recurso existente para el seguimiento integral de su proceso de salud/enfermedad, además de generar una duplicidad en el sistema.

Otro argumento no menos importante frente al traslado de la la realización de los test de antígenos a las oficinas de farmacia es garantizar la equidad, gratuidad y universalidad en el acceso a la salud. No debemos olvidar el carácter privado de las oficinas de farmacia, el coste que puede imputarse a la realización de cada test y el diferente poder adquisitivo de cada ciudadano. Todo esto puede llegar a abrir todavía más la brecha ya existente en la prevalencia de enfermedad según renta per cápita.

Desde el Colegio de Enfermería de Navarra pedimos una reflexión serena sobre el mensaje que recibe la ciudadanía si ante una situación excepcional que ocasionalmente puede desbordar el sistema sanitario, se decide, en vez de reforzarlo, trasladar competencias claramente clínicas a profesionales no habilitados para ellas.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies