Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Estamos a un paso de la ruina total y hay quien no quiere verlo

Hace ya días que las luces rojas de la economía española se han encendido con el mensaje de ruina total y en señal de alarma en La Moncloa, pero Sánchez ha mirado primero a Nueva York, luego a Cataluña además de taparse las orejas y colocar un montón de trapos amarillos sobre las vocinas y así componer una falsa bandera de España con la que mostrar, en la eterna campaña electoral que vive, su caradura sonriente anta las cámaras. Estamos a un paso de la ruina total y hay quien no quiere verlo.

Así, ante el déficit público disparado y los alarmantes mensajes del Banco de España acerca del problema de las pensiones que se nos avecina, me sorprenden las palabras, que de nuevo se las llevará el viento, del señor Sánchez en su pasado inmediato de viernes sociales y decreto ley por las que afirmaba la bondad de su gasto público, mera tapadera para en realidad mercadear una compra-venta de votos.  Atormenta el pensar, en la hipótesis que tenga que dejare el gobierno tras las próximas elecciones, el estado de los cajones vacíos pero con doble fondo que quedarán abiertos en todos y cada uno de los ministerios: Una escalofriante realidad vivida ya no solo en Castilla La Mancha, Andalucía y Cataluña, a la espera de qué pasa en Extremadura.

La ideología que sostiene ideológicamente el despilfarro público que nos lleva a la ruina total, es la misma vacuidad política de  Sánchez  que se expresa con ampulosas frases sobre transformar la sociedad, eso sí,  a golpe de chequera y Decreto-ley. Un sueño y hechuras de rico. Como cuando París Hilton sale de copas por las noches dispuesta a «comerse» el mundo. La diferencia es que la minifaldera se gasta su propio dinero y el Gobierno de Sánchez, vive en una eterna gira de promoción para conquistar el mundo, con el dinero de todos.

Porque, no se debe olvidar, somos un país que no tiene resueltos el problema del paro, la economía, el de la confianza pública, ni de las esencias educativas ni de investigación, ni de nada de nada.

A día de hoy solo queda el tremendo desatino ideológico de este politicastro a los mandos del gobierno. Y eso que habría, en realidad,  para cuadrar la cifra de su despilfarro sumar los costosos matices, lo psicológico, lo que nunca se escribirá: los millones y millones de euros que jefecillos y responsables políticos de empresas públicas y las diferentes administraciones, han dilapidado al arrinconar a los compañeros y semejantes que no pensaban como ellos. ¿Es fascismo, no? Pues le llaman progresía.

Manuel Artero Rueda La Paseata Manuel Artero ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE. Autor del libro “El reportaje para televisión un guiño a la noticia”, un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos.

Artículo anterior Del horror que produce la terrible realidad española. Homenaje a Bertolucci y Dominique Sanda

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies