Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Boceto semanal

20 brotes de coronavirus en las dos últimas semanas, preocupan en Navarra cuando se cumple un mes del llamado “fin” del estado de alarma. Ahora el “bicho” acecha a los jóvenes en sus diversiones y “quedadas”. Por no seguir las recomendaciones sanitarias ¿Cuántos brotes tiene hoy España? Más de los que debiera.

Y actitudes de irresponsabilidad manifiesta, como las de Mendillorri, aquí en Navarra, que se están extendiendo fuera, no llevan a nada bueno. A no ser, que los brotes y rebrotes que anunciaba Sánchez, antes de la aprobación de la 4ª prórroga de estado de alarma, para otoño, sean para nueva “alarma” con confinamiento.

Y el gobierno navarro dice no culpabilizar ni responsabilizar a los jóvenes y cierra piperos, bajeras… por Orden Foral.

Además, limitará la apertura de locales de ocio nocturno hasta las 2 de la mañana. Medida esta por Ley Foral, o sea, restricción permanente por Ley.

Y es que aprovechando que el “Pisuerga pasa por Valladolid”… el coronavirus sirve para todo.

Esta semana se cumplía, también, lo que, no hace muchos años, las víctimas de ETA pronosticaban, habrá hechos que “nos helarán la sangre”.

Hiela la sangre ver a los asesinos convertidos en “mandamases”; hiela la sangre ver el “blanqueo” de los terroristas; hiela la sangre ver que el vil asesinato del joven Miguel Ángel Blanco, que trajo la unión de España y el estado de derecho contra el terror de ETA, hoy no es conocido por las generaciones jóvenes o que el Aniversario en memoria de José Javier Múgica asesinado por ETA en Leiza se suspendiera por el coronavirus, aunque finalmente, vecinos y amigos, como cada año, acompañaron a la viuda e hijos en la ofrenda floral y la Misa.

Eso sí, cumpliendo estrictamente las medidas sanitarias.

Con todo, de tontería mayúscula podría calificarse la propuesta de Bildu en el Parlamento de Navarra al pedir que no se apliquen sanciones a los denunciados por incumplimiento de las normas durante el estado de alarma por el coronavirus.

Jugar con la vida de otras personas merece castigo y dice Bildu que sigue las recomendaciones del Defensor del Pueblo. Pues ya hay otra razón para que no exista dicho cargo, nombrado en 2007 y en funciones desde 2013.

Propuesta bildutarra que lógicamente, fue rechazada, a pesar del apoyo de Geroa Bai, Podemos y la abstención de I-E.

Así nos va en España, pero también en Europa que reparte el fondo de reconstrucción por el coronavirus en subvenciones y créditos abogando por una emisión de duda sin precedentes. España recibe lo esperado… pero menos de la mitad en ayudas directas. Y el veto de otros países a las pretensiones de España de que fuera a fondo perdido se evita, a cambio, lo subvencionado queda al albur del cumplimiento de lo establecido por el Consejo Europeo y su mayoría cualificada.

Y esto tras ser rechazada la candidata de Sánchez para presidir el Eurogrupo y que la prestigiosa Universidad de Cambridge, en su informe anual calificara al gobierno (PSOE-Podemos) como el que peor ha gestionado la pandemia del coronavirus.

Más fallecidos de los reconocidos; sanitarios dejados de la mano de dios; residencias abandonadas; no hacía falta usar mascarillas y si guantes, el “heroismo es usar guantes -decía Sánchez-, tres meses después son obligatorias; brotes, rebrotes; contagios en todo momento y en todos los lugares…. en fin, un suma y sigue.

Y 17 administraciones diferentes, que toman 17 decisiones diferentes y que están sumidas en el caos. Y eso, que Sánchez aseguraba habría “cogobernanza” con el objeto de reforzar el consenso y la coordinación tras  un mando único.

Para más inri, el Gobierno de Sánchez iniciaba la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con la perspectiva de género, herramienta básica de funcionamiento que regula los ingresos y gastos de un país, debiendo predominar los primero. España, en estos momentos, no es un país que cumpla dicha afirmación, sino más bien, todo lo contrario. El gasto es mayor que el ingreso desde hace años, con un nivel de endeudamiento superior al 100%.

Ahora el impacto del coronavirus se pone como excusa. Pero la realidad es otra. La política económica del gobierno de Sánchez ha sido -y es- gastar  “sin ton ni son” sin haberse preocupado de los ingresos. Gastar sin que no se haya producido mejora alguna en el gasto, al menos haber anunciado una reducción del gasto público relativo en la clase política y en su gobierno.

Y ahora, si no hay un cambio en la política pronto, los problemas se desbordarán ya que, seguir gastando a costa de un nivel de impuestos, cada vez mayor, perjudica a la sociedad, genera paro, desaceleración y paralización económica, bajo consumo, pérdida del bienestar y ahogo personal-familiar.

Y la moraleja, la de siempre, los que ni tienen mucho ni poco son los que van a volver a sufrir otra crisis. Una vez más la clase media en España a pagar la mala gestión y gasto descontrolado.

Bocetos anteriores 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies