Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Boceto semanal

Boceto semanal

Inmersos en la 3ª prórroga con la activación de la llamada “desescalada” hacia la “nueva normalidad” y en puertas de pretender el apoyo del Congreso para, señores, una ¡4ª prórroga!

La principal ocupación del Gobierno es continuar en un estado de alarma, que dista mucho de tener sentido.

Un estado de alarma que, en definitiva, equivale al control de libertades y al poder absoluto, que el Gobierno no quiere perder.

Para ello, apela a la unidad. Y es que no se puede enarbolar la bandera de la unidad al albur de una autoridad concedida por un estado de alarma por coronavirus.

Pero esta nueva prórroga engrosa las críticas, también del PP, principal partido de la oposición, que ve difícil apoyarla de nuevo, a pesar de los “chantajes”, dice.

Parece que la paciencia de este partido se ha agotado, pues también dejaba claro esta semana que no apoyará el decreto del gobierno sobre la Justicia por pretender imponer un Estado totalitario, algo impensable en un país democrático.

Entre tanto, por activa, pasiva y perifrástica, el Gobierno advierte que habrá nuevos brotes.

Cuando se indica salir a la calle en horas y tiempo determinado produciéndose grandes aglomeraciones; cuando se quiere abrir los negocios, comercios, bares, restaurantes y que todo sea aparentemente normal.

Sea como fuere, las medidas sanitarias, económicas, sociales y el levantamiento de las restricciones deberían ir acompañados de un buen sistema, general y masivo, de test. Sin necesidad de estar vinculados a un estado de alarma.

Sin faltar al principio de equidad. Y es que la asociación de guardias civiles denunciaba que deben desplazarse cientos de kilómetros para que les realice el test y se les ordena reincorporarse al servicio sin garantías.

Profesionales sanitarios también han sido obligados a incorporarse al trabajo o estado sometidos a test de confirmación que fallaban estrepitosamente. Han estado sin material de protección sanitaria.

Significativo es el número de sanitarios y trabajadores esenciales contagiados en su puesto de trabajo, siendo el país con más contagios entre el personal sanitario del mundo. El 20% de los infectados pertenece a este colectivo, frente al 10% de Italia y el 3% de EE UU

Los datos son más dramáticos cuando hablamos de víctimas mortales ya que España es el país con más fallecidos del mundo por coronavirus en relación a su número de habitantes.

Pero, también, hemos sido conocedores de que la situación económica no era tan boyante como se hacía creer.

De enero a marzo de este año, la subida del paro en España ha sido la peor desde 2013. El paro juvenil ha aumentado un 33% y los hogares con todos sus miembros en paro han subido un 6%.

Datos malos de solemnidad y un reflejo de la realidad de este Gobierno de coalición Podemos-PSOE, antes de la llegada del de la crisis sin precedentes por coronavirus. Pues el estado de alarma fue decretado el 14 de marzo.

Luego llegará esa “nueva normalidad”, ¿Qué será? ¿Cómo será? ¿Nuevo caos? “Dios nos pille confesados”.

Nieves Ciprés, periodista

Bocetos anteriores aquí

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies