Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Boceto semanal

Continuamos con el coronavirus, con una nueva que pasa por el Senado.

En medio de una segunda prórroga del estado de alarma y anuncio de una tercera, los nacionalistas y republicanos piden una Comisión de Investigación contra el Rey emérito, Juan Carlos I.

Algo que unido a los Pactos de la Moncloa refleja que el estado de alarma efectivamente va más allá de lo sanitario. Ahora bien, no deja de ser un momento crucial para conocer qué hace el PSOE al respecto.

Cuando los Pactos deberían servir para que todos remaran en una misma dirección, pero todo indica que no. El objetivo parece estar más cerca de intentar una II Transición encaminada a un cambio de Régimen.

Y todo aderezado de otro principio ideológico, junto al republicanismo: el federalismo. Manifiesto en la gestión y decisiones individuales de cada autonomía, derivado de las videoconferencias con el presidente Sánchez sin coordinación y dirección. Cuando avanzó que habría un mando único.

No es extraño que el líder de la oposición, Pablo Casado, afirme que “esto no va bien”, en referencia al estado de alarma, declarado y gestionado por el Gobierno PSOE/Podemos.

Y no parece que vaya bien, cuando, a día de hoy, tenemos más de 17.000 muertos, según datos oficiales. Cuando un Gobierno que no gestiona, va a salto de mata, toma decisiones contradictorias y aprovecha para marcar su política, evada su responsabilidad, la traslade a la oposición y le exija su apoyo. En unos ahora… pactos de reconstrucción.

Mientras los trabajadores no esenciales (¿alguno no lo es?) comienzan a trabajar tras el período “vacacional” del Gobierno. Con un protocolo de protección y medidas precipitadas que mantienen la duda sobre su efectividad, sin test individuales para la incorporación laboral, con mascarillas de usar  y tirar.

Pero si algo es real, es la virulencia de la enfermedad en nuestros mayores. Los más perjudicados.

La realización de pruebas de detección y material de protección contra el coronavirus ha brillado por su ausencia. Cuando, según el Ministerio, desde el 10 de marzo Navarra ha recibido más de 1,3 millones de material sanitario y ahora se actúa ¿Por qué? Véase Residencia de San Adrián u Oblatas en Pamplona, por ejemplo, con fallecimientos e infectados, cómo han estado sin control ni revisión.

Y ante las preguntas sobre cuánto o qué material sanitario y tests rápidos se recibían, la tónica de respuesta era el silencio o los circunloquios.

¿Se realizarán las pruebas a los sanitarios con sintomatología que deben volver al trabajo? ¿se realizarán a las personas dadas de alta ante posible recaída demostrada? o ¿se realizarán para la confirmación post mortem? Sin respuesta.

Y, entre todo, censura. La “nueva censura” y “control” denunciada por más de 400 periodistas, ha pasado a ser una monitorización de las redes sociales que Marlaska justifica en los denominados bulos. Redes que equilibran la balanza de la información desinformada del Gobierno.

Mientras tanto, los paganos, como siempre, los ciudadanos, en confinamiento bajo sanción y multa unos, trabajando otros y muchos enfermando y muriéndose. Lo peor, ningún responsable, salvo un coronavirus.

Nieves Ciprés, periodista

Bocetos anteriores aquí 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies