Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Boceto semanal

Una semana más con vosotros y al borde de una segunda prórroga del estado de alarma otros 15 días, hasta el 26 de abril, después de que el Consejo de Ministros haya dado luz verde hoy martes al real decreto, que deberá ser convalidado por el Congreso de los Diputados, previsiblemente esta semana.

Un encierro que conlleva, como ya adelanté hace varias semanas, a un ataque a la economía, a la libertad mercado y se añade a la libertad de prensa.

Por si fuera poco, nos hablan ya de pactos de La Moncloa abocándonos, porque sí, a una II Transición en claro intento de un cambio de Régimen. Sin referéndum, sin elecciones, sin lucha. Pero sí en un confinamiento entregado a la información interesada de televisión y a la tecnología, con la inclusión de Iglesias en el CNI en el estado de alarma. El que él mismo se salta. incumpliendo la cuarentena y el QuédateEnCasa.

El Gobierno socialista/comunista parece querer volver a actitudes del pasado, que pasan por la pérdida de las libertades.

Una de ellas la libertad de prensa. Que de “nueva cesura” y “control” denunciaban más de 400 periodistas y desde La Moncloa, tras rechazarlo, dice ahora que solucionará con un nuevo sistema… (mmmm) todavía por aclarar.

Entre tanto, dos noticias en España y en Navarra. El Rey transmitía su “apoyo, gratitud y orgullo” a las Fuerzas Armadas y estas llegaban a Navarra en su labor incuestionable, cual es, la protección de los ciudadanos frente a cualquier tipo de situaciones, en este caso la del coronavirus. Y nada fuera de lo esperado, Bildu y su entorno protestaron por ello.

Desde aquí, quiero transmitir un ¡gracias! al Ejército y a todas las Policías de España.

Conocíamos, también, aquello de las “vacaciones” encubiertas en una paralización total de la economía en España. La “no esencial”, se vino a llamar. Desde el 31 de marzo hasta el día 9 de abril, los trabajadores cobraran de sus empresas sin trabajar. Y tiempo faltó a Iglesias para, saltándose la cuarentena por segunda vez, precisar su plan de ataque a la propiedad privada, expropiación oculta e intervención total de la economía haciendo uso de la Carta Magna.

Ideas que ponen los pelos de punta a cualquier economista, trabajador o emprendedor.

La realidad es que, confinados o no, este país está mostrando su hartazgo. Con aquellos que criticaban a la “casta” o la corrupción al servicio de la autoridad, autoproclamándose defensores del pueblo. Pero ya en el poder, como la “gran casta”, actúan para mantenerlo, olvidándose del resto.

Y bajo esta dirección, la gestión de la llamada crisis del coronavirus en España, ha sido nefasta y sigue siéndolo. Ahora, al mes del inicio del estado de alarma, el Gobierno empieza a distribuir el material de protección sanitario, cuando desde el 13 de marzo se conocían las donaciones de Amancio Ortega incluyendo su logística de producción al servicio del Gobierno. Las de su hija, empresas privadas y los suministros enviados de China a Italia y España.

A esto se suma la falta de Test, que ni se compraron a tiempo ni con seguridad. Mientras los sanitarios en su domicilio cuando ya no tienen sintomatología deben volver a su trabajo, sin confirmar ser negativos.

Y las Residencias de mayores olvidadas, sin Test, ni pruebas, sin hospitalización, en una inmensa mayoría, con los profesionales en casa por sintomatología positiva… Aumentando los casos, lamentando fallecimientos y sin protección.

Por cierto, ¿quién es el ministro de Derechos Sociales? Iglesias y ni rastro de él, mientras sigue el drama en las Residencias de las que prometió hacerse cargo.

El hecho es que los ciudadanos, sintiéndose engañados, están encontrando a sus gobiernos incapaces de solucionar sus problemas. El más importante el de la supervivencia.

En resumen, una crisis democrática y una peligrosa autocracia nunca antes vivida en estos últimos 40 años. En la que Sánchez y su Gobierno se encuentran como pez en el agua, pero podría acabar en un despotismo cercano a la dictadura.

En cualquier caso, deberían depurarse responsabilidades políticas, judiciales… harto imposible. Mejor dimisión en pleno y un cambio de gobierno.

Nieves Ciprés, periodista

Bocetos anteriores aquí

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies