Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Una hoja de ruta para añadir la ivermectina al arsenal de fármacos contra la malaria

NAVARRAINFORMACIÓN.ES

El investigador Carlos Chaccour forma parte de un grupo de expertos del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) que ha publicado una hoja de ruta para evaluar, y posteriormente implementar, la ivermectina como herramienta de control del vector de la malaria

Junto a este científico, lidera el estudio Regina Rabinovich, profesora también de la Escuela de Salud de Harvard. La ‘Ivermectin Roadmap’, publicada en el American Journal of Tropical Medicine and Hygiene, incluye un prólogo firmado por William C. Campbell, premio Nobel y codescubridor del fármaco.

Los mosquitos transmisores de la malaria se han vuelto cada vez más resistentes a los insecticidas usados para tratar las redes mosquiteras y fumigar el interior de las casas. Además, pueden picar en el exterior, donde las personas no están protegidas, o en el interior, cuando no están durmiendo bajo las mosquiteras, resultando en lo que se conoce como transmisión residual de la malaria.

“Estos desafíos han inspirado la idea de utilizar la ivermectina, un fármaco normalmente usado para tratar lombrices parasitarias, pero también capaz de reducir la vida de mosquitos que se alimentan de personas o ganado tratado con el fármaco, como herramienta complementaria de control vectorial”, explica Carlos Chaccour, investigador del Instituto de Salud Tropical de la Universidad de Navarra. La hipótesis es que, administrada a nivel comunitario, la ivermectina puede reducir la transmisión de la malaria mediante su impacto sobre la población de mosquitos.

En efecto, “los resultados de varios estudios y ensayos recientes han posicionado a la ivermectina como un fármaco único en su clase para reforzar el control del vector de la malaria,” señala Regina Rabinovich, directora de la Iniciativa de Eliminación de la Malaria en ISGlobal, centro impulsado por “la Caixa”.           La ventaja es que el fármaco tiene un mecanismo de acción diferente al de los insecticidas actualmente utilizados, y que también tendría efecto sobre los mosquitos que pican en el exterior de las casas. “Por lo tanto, la ivermectina puede sortear dos grandes retos en el control de la malaria (la resistencia a los insecticidas y la transmisión residual), ayudando así a acabar con esta enfermedad mortal”, añade Carlos Chaccour, investigador de ISGlobal y director científico del proyecto BOHEMIA, que evaluará, entre otras cosas, el impacto de la administración masiva de ivermectina a personas y ganado sobre la prevalencia de malaria en Tanzania y Mozambique.

Herramienta de control para 2024

La hoja de ruta de la ivermectina ofrece una visión integral de lo que se necesita para que pueda usarse como herramienta de control vectorial para 2024. Fue desarrollada por un grupo de expertos de diferentes disciplinas -desde la entomología médica y la modelización, hasta programas de enfermedades tropicales y medicina veterinaria- con la financiación de la Fundación Bill y Melinda Gates, y es el resultado de revisiones de literatura y discusiones con agencias regulatorias, organismos de financiación y de políticas, compañías farmacéuticas, y futuros socios implementadores.

Las diferentes acciones y pasos necesarios para esta estrategia de ‘One Health’, desde la prueba de concepto hasta su despliegue en el terreno, están cuidadosamente descritas en la hoja de ruta. Cubre aspectos que incluyen la definición de las dosis y regímenes óptimos para la administración masiva en personas y ganado, estrategias para manejar el riesgo de resistencia al fármaco, la relevancia del impacto ambiental, aspectos éticos, compromiso político y participación comunitaria, traslación de evidencia a políticas, y aspectos relacionados con la implementación a gran escala, incluyendo la coordinación con campañas que ya usan la ivermectina contra otras enfermedades tropicales desatendidas en países endémicos para la malaria.

Un aspecto central será establecer la seguridad de dosis más elevadas o repetidas del fármaco. Para William C. Campbell, “la viabilidad no solo será una cuestión de eficacia farmacodinámica o eficiencia ejecutiva. La seguridad es crítica, y no solo la seguridad humana, sino también la seguridad ecológica.”

Otro aspecto fundamental será asegurar la aceptabilidad y adherencia por parte de las comunidades y explicar que, aunque la ivermectina tiene un beneficio personal y directo contra lombrices y ectoparásitos, su utilidad en términos de malaria será indirecto, mediante la reducción de la transmisión a nivel comunitario. “Tanto las comunidades como los responsables de políticas necesitan entender bien que se trata de un impacto comunitario”, señala Chaccour.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies