Últimas noticias

La transformación de las tradiciones navideñas

En una entrevista el antropólogo y periodista Oier Araolaza nos transmite la transformación de los ritos navideños, en la que afirma que todas las tradiciones evolucionan y se transforman con el paso del tiempo.

Nos cuenta que en muchos lugares de Europa el calendario festivo invernal arrancaba en torno a la figura de San Martin en donde alguien vestido como él realizaba una cuestación acompañado de niños y jóvenes. Muy similar es el rito de San Nicolás (6 de diciembre), que se conserva en Burgui, en donde un obispillo recurre las calles en comitiva cantando y pidiendo el aguinaldo. Es muy común desde la noche de difuntos hasta los carnavales este tipo de cuestaciones.

Estas costumbres creaban vínculos comunitarios y de cohesión intergeneracional. Las personas que participan se disfrazan y ofrecen cantos y bailes a cambio de algo de comida, bebida, dinero. En definitiva, un trueque o pago por llevar la fiesta. El paso de la economía de trueque o cambio por una economía de mercado interesada en el consumo es la que ha transformado muy rápidamente los ritos y tradiciones.

En Escandinavia hay una variante en donde el personaje es más salvaje, un hombre del bosque, que fue la que llegó a Estados Unidos y que posteriormente una conocida marca lo convierte en un icono corporativo. También había una tradición entorno al fuego vinculada al solsticio de invierno, de transición y renovación, que es donde surge la tradición del Olentzero y del escatológico Tío Nadal (Tronco de Navidad), tronco en el que en un extremo se le pinta una cara y el otro se golpea para que “cague” los juguetes.

El Olentzero ha evolucionado rápidamente y tras su personificación se ha “papanoelizado”, domesticado y transformado políticamente más correcto, incluso con la aparición, hace unos pocos años, de un referente femenino, Mari Domingi. Aunque según sus creadores la idea era dar vida a un personaje de una conocida canción navideña”. En la línea de la idea reivindicativa nos encontramos con el Olentzero de Duguna representado como una mujer.

Y concluye como los Reyes Magos tampoco han podido evitar el cambio a lo largo del tiempo pues ni eran tres, ni reyes. Aquí se acaba la entrevista.

Sólo el evangelista S. Mateo menciona a los magos, sin precisar su número y nombre. Es en un mosaico, del siglo VI, de la Basílica de San Apolinar el Nuevo en Ravena donde aparecen tres hombres vestidos a la moda persa con sus nombres escritos (Melchor, Gaspar y Baltasar) y representando distintas edades. Hemos de esperar al siglo XV para ver a Baltasar con la tez negra. Y en 1866, en Alcoy, se celebra la primera Cabalgata; convirtiendo así la noche anterior a la Epifanía en la conocida Noche de Reyes.

La religión cristiana supo unir sus creencias a las tradiciones seculares y al ciclo anual de las estaciones. Sin embargo, la deriva consumista en la que las fiestas se están convirtiendo, la carrera de los ayuntamientos por poner más luces e inaugurar el alumbrado antes que ninguno, a pesar de la huella ecológica que este genera.

Las compras por internet, menos preciando al pequeño comercio de cercanía. La búsqueda de productos y alimentos exóticos y de fuera de temporada. Los regalos el 24, 25, 1, 6 y el amigo invisible. Los viajes en avión para celebrar el fin de año en alguna ciudad europea o en algún sitio de clima cálido y luego pedimos carril bici en nuestras ciudades para contaminar menos. Son signos de nuestras incoherencias e incongruencias.

No debemos olvidar que lo que celebramos estos días es la Navidad, del latín “Nativitas” que significa nacimiento, es la fiesta en la que los cristianos (católicos, protestantes, coptos y en la mayoría de las iglesias ortodoxas a excepción de la rusa y la de Jerusalén que no aceptan el calendario gregoriano) conmemoran la natividad de Jesús, el Hijo de Dios, en Belén y su mensaje de construcción del reino de Paz y Amor. Según un informe de Pew Research (es un think tank-grupo de pensamiento- que brinda información sobre problemáticas, actitudes y tendencias que caracterizan a los Estados Unidos y el mundo, originalmente se le conoció como Times Mirror Center) es la fiesta más importante del año para 2.000 millones de personas en más de 160 países y en Estados Unidos, 9 de cada 10 personas celebra la festividad, incluso si no son cristianos.

La evolución consumista de los ritos y tradiciones seculares, así como la tergiversación del mensaje cristiano parecen indicar que ha llegado el momento de reflexionar a donde queremos llevar nuestras fiestas, valores y tradiciones antes de que nos quedemos con el superfluo envoltorio y la reivindicación mediática, y olvidemos la importancia del contenido.

¡Feliz Navidad, estimado lector!

Jesús Bodegas Frías, Ldo. en Ciencias Biológicas, con experiencia en Calidad y Producción.

Artículo anterior Sobre la cumbre del clima

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies