Últimas noticias

Bloquear una proteína podría ser útil en infecciones, Alzheimer o metástasis

El trabajo que se publica en Nature Communications, ha visto que el bloqueo de la proteasa MT4-MMP aumenta la actividad de rastreo intravascular de los monocitos patrulleros circulantes

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC), dirigidos por la Dra. Alicia G. Arroyo, han identificado una función de una proteasa que puede convertirse en una futura diana farmacológica para el tratamiento de algunas infecciones e incluso para las metástasis tumorales. El trabajo que se publica hoy en Nature Communications ha verificado que el bloqueo de la proteasa MT4-MMP aumenta la actividad de rastreo intravascular de un tipo de leucocitos de nuestro sistema circulatorio, los monocitos patrulleros circulantes, que actúan como ‘policías’ ante la presencia de elementos extraños en la sangre.

El hallazgo tiene “potenciales implicaciones clínicas, ya que podría facilitar la eliminación de agentes extraños en el torrente circulatorio, como patógenos o células tumorales”, destaca la investigadora del CNIC y directora del estudio, Alicia G. Arroyo.”.

Los glóbulos blancos o leucocitos del organismo son unas células vitales del sistema inmunológico, los defensores contra las agresiones externas e internas.

Pero hay una población de monocitos, los ‘patrulleros‘, que raramente se diseminan hacia los tejidos y que, básicamente, se encargan de “rastrear el interior de los vasos”, detalla Alicia G. Arroyo, aunque estas células han sido muy poco estudiadas.

La investigación del CNIC ha analizado la función de los monocitos patrulleros y los mecanismos que modulan su actividad de rastreo intravascular.

Los investigadores han empleado ratones genéticamente modificados con la proteasa MT4-MMP bloqueada y con aterosclerosis, una enfermedad en la que el colesterol y los lípidos del cuerpo se van acumulando en las arterias.

Cuando eso ocurre, el organismo genera una respuesta defensiva que provoca la llegada de monocitos inflamatorios y, en menor medida, también de patrulleros.

“Durante la aterosclerosis, el colesterol y otros lípidos (LDL) son ingeridos por los macrófagos, y eso hace que estos macrófagos se acumulen cada vez más en estas zonas de placa y que la placa sea cada vez mayor. Por eso, cuantos más macrófagos, peor pronóstico, generalmente”, ha explicado a Efe Cristina Clemente, investigadora del CNIC y coautora del estudio.

Por tanto, si hay poco colesterol, los monocitos son una buena defensa del organismo porque “lo captan” pero “si captan mucho, quedan retenidos, aumentan la placa y empiezan a morir dentro de ella placa, lo que genera más inflamación”, agrega Clemente.

Microscopia intravital

Los autores han identificado además que la proteasa MT4-MMP es capaz de cortar un receptor clave de adhesión leucocitaria la integrina αM; así, explican, en ausencia de la proteasa, este receptor se acumulaba en la superficie de los monocitos patrulleros. Para visualizar la actividad singular de rastreo de los monocitos patrulleros los autores colaboraron con Cristina Rius, del CNIC, quien mediante ensayos de microscopia intravital observó que el número de los mismos que rastreaba el interior del vaso inflamado estaba aumentado en los ratones que carecían de MT4-MMP. NAVARRA INFORMACIÓN/EFE

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies