Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Francia no ve ninguna señal de que ETA vaya a retomar los atentados

París, 18 dic (EFE).- La policía antiterrorista francesa no ve señal alguna de que ETA pueda reanudar la lucha armada, a pesar de que hay una parte de su arsenal que sigue sin requisarse tras la operación de entrega de armas y explosivos del pasado 8 de abril.

“No tenemos ninguna señal de que la organización vaya a desenterrar el hacha de guerra”, ha declarado el comandante de la Subdirección Antiterrorista (SDAT), Laurent Hury, ante el Tribunal de lo Criminal de París que desde hoy juzga a los etarras Aitzol Iriondo y Aritz Arguinzoniz.

Hury ha destacado que ETA tampoco ha dado señales de que tenga intención de disolverse, como le reclama en particular el Gobierno español.

Preguntado por el presidente del tribunal, Stéphane Duchemin, sobre la situación actual de la banda terrorista, ha reconocido no disponer de una cifra precisa sobre los activistas que siguen en la clandestinidad, aunque “a priori no son más que un pequeño número”.

Y sobre el arsenal, más allá de que ETA sostiene que entregó el que estaba en su poder en la operación de abril -cuando dio la localización de una serie de zulos en el departamento de los Pirineos Atlánticos-, el policía ha puntualizado que “si se hace un recuento, faltan en particular armas y municiones”.

Hury ha señalado que se desconoce el paradero de un 20 % de las pistolas que un comando etarra robó en Vauvert, al sureste de Francia, en octubre de 2006.

Tampoco se ha requisado todo el material susceptible de ser utilizado para fabricar artefactos explosivos o para falsificar documentos de identidad que ETA robó en las operaciones que llamaba de “aprovisionamiento”.

En cualquier caso, las últimas maniobras de ese tipo se produjeron en 2010 en Francia, cuya policía considera que el último coche robado por activistas de la organización terrorista tuvo lugar en 2013.

Precisamente, el proceso contra Iriondo y Aguinzoniz que se celebra hasta el jueves se centra en el robo de cerca de 110 kilos de un combustible para excursionistas, Esbit, que puede ser usado para fabricar artefactos explosivos, hecho que tuvo lugar en una empresa de material de montaña de las afueras de Estrasburgo.

El atraco se produjo el 26 de junio de 2006 cuando -según el juez instructor- un comando formado por dos o tres etarras (incluidos los que se sientan en el banquillo) amenazaron con armas al gerente de la empresa Horizon Vertical para sustraer el Esbit y otros artículos.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies