Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Una herramienta de diseño con una resolución de mil millones de vóxels

Un grupo de ingenieros en Dinamarca ha desarrollado una herramienta controlada por un “superordenador” capaz de optimizar la estructura interna del ala de un avión con un nivel de detalle tridimensional sin precedentes, según revela un estudio que publica la revista Nature.

Gracias a este procedimiento, el ingeniero al frente de este proyecto, Niels Aage, y sus colegas han creado una herramienta morfogénica controlada por una “supercomputadora” que produce diseños con una resolución de giga-voxels, es decir, de más de mil millones de voxels (píxels tridimensionales).Este nivel de detalle es mucho más alto que el que ofrece cualquier técnica actual, que no superan una resolución de cinco millones de vóxeles, y permite, en consecuencia, mejorar la distribución de materiales.

La “morfogénesis computacional”, señalan, permite determinar la disponibilidad de los mejores diseños y la distribución de materiales para lograr objetivos específicos, como potenciar el rendimiento o minimizar el peso y los costes económicos.

Dentro de este campo, la “optimización topológica” implica la redistribución de materiales de acuerdo con un dominio de diseño predeterminado, el cual se asemeja, dicen, al proceso de crecimiento natural de los huesos en seres vivos.

Automoción y aeronáutica

Entre otras industrias, recuerdan, la “optimización topológica” tradicional ha estado presente en la automoción y la aeronáutica, aunque debido a su limitada resolución solo sirve para el diseño de componentes y estructuras simples.

Para demostrar el funcionamiento de esta nueva herramienta, los expertos la aplicaron al diseño de la estructura interna del ala de un avión responsable del transporte de carga.

El diseño resultante optimizado era capaz de producir un ahorro del peso de entre un 2 y un 5 % respecto a los modelos tradicionales, lo que se tradujo en una rebaja de entre 200 y 500 kilogramos por ala.

Con menos peso en las alas, cada avión podría reducir su factura anual de combustible en entre 40 y 200 toneladas.

Los autores reconocen que todavía no es posible fabricar este diseño, pero confían en que sirva como punto de partida para el desarrollo en el futuro de otras estructuras de ingeniería, como aspas de turbinas, torres eléctricas o puentes. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies