Últimas noticias

Cómo afectan la alimentación, los móviles o la polución al ADN, a estudio en la Universidad de Navarra

NAVARRAINFORMACION.ES

Un centenar de expertos de 27 países celebran desde mañana martes 29, hasta el jueves 31 de agosto, la duodécima reunión bienal del grupo ICAW, que reúne a los especialistas mundiales en el llamado “ensayo del cometa”

Se trata de una técnica para analizar daños en el ADN que se está extendiendo en numerosos campos debido a su versatilidad: desde la alimentación, hasta los efectos de las tecnologías o de la exposición a contaminantes, pesticidas, etc.

El “ensayo del cometa” se utiliza para medir diferentes lesiones en el ADN y confirmar que los métodos naturales de reparación con los que cuenta el organismo están corrigiendo dichas lesiones.

Según la investigadora Ramón y Cajal y profesora de la Facultad de Farmacia y Nutrición Amaya Azqueta -una de las mayores expertas mundiales en esta técnica-, “aunque no es una herramienta nueva, lo que estamos viendo es que tiene un espectro enorme de aplicaciones, ya que se puede utilizar tanto en estudios in vitro, como en muestras de origen animal o vegetal, en estudios de biomonitorización con muestras de humanos, etc. Basta con disponer de una suspensión celular de cualquier origen para conocer si se han inducido cambios en la cadena de ADN”.

Asimismo, destaca que esta técnica se puede utilizar para evaluar los efectos de tratamientos contra enfermedades como el cáncer, “pero también, por ejemplo, para saber si algunos compuestos o alimentos nos protegen verdaderamente contra las lesiones que sufre el ADN, como los alimentos funcionales”.

Este tipo de estudios afectan directamente a nuestra vida diaria: “Aunque mucha gente lo desconozca, cualquier crema, jabón o tratamiento facial que utilizamos debe ser testado previamente, y ya no es posible hacerlo en animales desde la aprobación de la última directiva europea sobre cosméticos, de 2013. En este campo, el “ensayo cometa” puede tener un papel crucial para confirmar que los productos cosméticos o de limpieza son seguros antes de su comercialización”, añade la experta navarra.

A lo largo de las tres jornadas el edificio de Ciencias acogerá mini charlas sobre temáticas tan próximas como el papel del ejercicio aeróbico (como caminar o nadar) en la disminución de daño en el ADN; el uso de esta técnica para medir el impacto de la contaminación de mares y océanos en animales como las esponjas marinas; conocer los efectos de algunos contaminantes alimentarios (como el bisfenol, que se encontraba en biberones, chupetes o tetinas); o confirmar que las personas expuestas a sustancias dañinas, como los asbestos (amiantos, comunes en materiales de edificación pero también en componentes de los coches e incluso envases), están reparando correctamente las lesiones causadas en su genoma.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies